6 de diciembre de 2015 00:00

Una cornada dejó a El Fandi sin su merecida puerta grande en la Belmonte

David Fandila 'El Fandi' fue embestido por el toro durante una corrida en la Plaza Belmonte de Quito. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

David Fandila quiso agradar al público, inició sentado en una silla y recibió la cornada. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 17
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 67
Gonzalo Ruiz

El torero de Granada David Fandila, ‘El Fandi’, fue empitonado al iniciar su faena de muleta en una silla en el cuarto toro de la tarde.

La cornada sacó al torero por la puerta de la enfermería cuando su quehacer había sido triunfal y ya tenía en su esportón cuatro orejas simbólicas de los toros primero y tercero.

Con un ambiente alegre y una muy buena entrada de público se lidiaron toros de Triana y Huagrahuasi, con transmisión y problemas que supo resolver con su entrega sin concesiones El Fandi, anunciado para actuar en solitario.

Una vez más ratificó en el ruedo de la Plaza Belmonte su condición de ídolo de multitudes. El Fandi banderilleó con distinta suerte y lucimiento a los cuatro toros con cuarteos, quiebros y pares al violín.

En el primero se lució con chicuelinas y talaveranas. Se fue con la muleta de rodillas y ligó varios derechazos seguidos de otra tanda de pie. Toreó al natural y a fase final, con molinetes de rodillas, ya arrancó los primeros estallidos de ovaciones. Dos orejas.

El segundo fue tardo y probón y El Fandi desenfundó su capacidad y entrega aun en el toreo al natural por donde el toro embestía con resabios.

El tercero fue un toro de motor inagotable que David dejó crudo en el caballo para construir un trasteo vibrante y de alta energía para comunicar la entrega total del diestro en una faena variada por ambos pitones y adornos floridos con muletazos en circular que provocaron entusiasmo general. Otras dos orejas y vuelta triunfal.

En el cuarto el recibo fue por verónicas atadas a chicuelinas y un quite de apretadas lopecinas. Sentado en una silla inició la faena de muleta y llegó la cornada.

El sobresaliente de espadas Óscar Conrado acabó con la lidia del toro mientras El Fandi era trasladado al quirófano de Novaclínica en ambulancia donde se le halló una cornada con destrozos musculares, de 15 cm.

Hoy finaliza la feria en la plaza con la corrida de los toreros ecuatorianos. Esta empieza a las 12:30.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (3)