12 de abril de 2017 16:10

Atlético de Madrid gana 1-0 al Leicester y queda a un paso de otra semifinal

El delantero del Atlético de Madrid Fernando Torres (der.) remata de cabeza junto al francés Yohan Benalouane, defensa del Leicester,  en el estadio Vicente Calderón en Madrid. Foto: Ballesteros/ EFE

El delantero del Atlético de Madrid Fernando Torres (der.) remata de cabeza junto al francés Yohan Benalouane, defensa del Leicester, en el estadio Vicente Calderón en Madrid. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA

El Atlético de Madrid cumplió con su papel de favorito ante el Leicester y ganó 1-0 en el Vicente Calderón en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de fútbol para quedarse a un paso de su tercera semifinal europea en cuatro años.

El francés Antoine Griezmann, la estrella rojiblanca, anotó en el minuto 28 el único gol del encuentro al convertir un penal muy discutido por los jugadores del campeón de la Premier League.

Subcampeones de la Champions en 2014 y 2016, los dirigidos por el argentino Diego Simeone viajarán la próxima semana a Inglaterra para sellar el billete el martes 18 en el King Power Stadium de Leicester.

El Atlético sumó así su vigésimo novena victoria en el Vicente Calderón en sus últimos 35 partidos europeos. Su estadio es un fortín: no recibe un gol en un encuentro de eliminatoria continental desde el 11 de marzo de 2014. Desde entonces jugó siete partidos y no sufrió ni un tanto. Y eso que por su césped desfilaron equipos como el Barcelona, el Bayern Múnich, el Chelsea o el Real Madrid.

Simeone alineó al mismo once que el sábado empató 1-1 en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, con Griezmann acompañado en la delantera por Fernando Torres y Yannick Carrasco.

El Atlético se hizo dueño del balón desde el minuto uno y el Leicester se limitó a hacer lo que mejor sabe: defender, defender, defender y lanzar balones largos a Jamie Vardy.

El delantero inglés, sin embargo, no cazó ninguno y el portero rojiblanco Jan Oblak se fue al descanso sin hacer ni una sola parada. Mucho más trabajo tuvo Kasper Schmeichel en la meta contraria. Eso sí, las principales ocasiones del Atlético llegaron desde fuera del área. Ante el orden defensivo de los ingleses, los de Simeone bombardearon desde lejos.

Koke avisó en el minuto 4 con un tiro lejano que se fue al poste. Saúl Ñíguez buscó fortuna también desde fuera del área en el 16' y Koke lo volvió a intentar en el 37'. Para entonces, el Vicente Calderón ya había festejado dos goles pese a que el marcador únicamente reflejaba el 1-0. La primera alegría llegó en el minuto 25. Fue por un gol a 2.000 kilómetros, pero los hinchas rojiblancos estallaron de felicidad. Fue el tanto del chileno Arturo Vidal para el Bayern Múnich en su duelo ante el Real Madrid, rival ciudadano del Atlético. Y apenas dos minutos después llegó el gol de verdad, el del Atlético.

Griezmann agarró una pelota en su campo y lanzó un contragolpe fulminante -justo el mejor arma del Leicester- por la banda izquierda que acabó en el penal del gol. El francés fue derribado por Albrighton justo antes de entrar en el área -cayó dentro- y los jugadores del Leicester se quejaron al árbitro por entender que no era penal sino falta. De nada sirvieron sus protestas: Griezmann agarró la pelota y engañó a Schmeichel para poner el 1-0 con su quinto gol en esta Champions.

El dominio del Atlético en la primera mitad fue aplastante. Cuatro tiros al arco por ninguno de su rival y 64 por ciento de la posesión de balón. Era el guión que se esperaba: que el equipo de Craig Shakespeare entregara la iniciativa al Atlético y esperara su oportunidad. La segunda mitad arrancó con el mismo guión, pero con el paso de los minutos el Leicester se quitó el corset y empezó a tocar con más peligro en el campo rival. Ello, lógicamente, conllevaba tomar más riesgos en defensa y el Atlético estuvo a punto de aprovecharlo.

Fernando Torres tuvo el 2-0 en sus botas en el minuto 61 tras una contra, pero cuando estaba solo delante del portero se resbaló y envió la pelota a la grada. Y el argentino Ángel Correa, que salió de refresco, disfrutó de otra gran oportunidad tras una gran jugada entre Torres y Griezmann. Buscó con insistencia el segundo gol el Atlético, consciente de que un 2-0 dejaría prácticamente sentenciada la eliminatoria. No lo encontró y el Leicester llegará con vida a la vuelta. El 1-0 del Calderón dejó contentos a todos. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)