30 de mayo de 2016 17:07

¿Cuáles son los riesgos de subir al Everest sin oxígeno?

Imagen de Ed Viesturs, tomada de la cuenta First Ascent Eddie Bauer

Imagen de Ed Viesturs, tomada de la cuenta First Ascent Eddie Bauer

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 7
Redacción Elcomercio.com

"Dar un paso. Detenerse. Inhalar, exhalar... 15 veces. Dar otro paso. Detenerse". Esta es la descripción que hizo Ed Viesturs, al diario The Washington Post, uno de los alpinistas norteamericanos en ascender a la cima del Everest sin la ayuda de oxígeno embotellado.

Ed Viesturs se destaca por ser el único alpinista norteamericano que ha conseguido llegar a la cima de las 14 montañas que tienen
8 000 metros de altura y sin el uso de oxígeno complementario.  

"Literalmente, tengo que forzarme a mí mismo a dar el siguiente paso después de la respiración número 15" dijo Ed Viesturs a The Washington Post. "Allá arriba, se hace algo que es demasiado aeróbico, de repente, y usted está allí por 10 minutos tratando de recuperar el aliento" añadió.

En su versión digital, The Washington Post explica que la mayoría de las personas que escalan el Everest  utilizan oxígeno suplementario - sólo "oxígeno", en términos de escalada -  alrededor de los 23 000 pies de altura (alrededor de 7 000 metros). Por encima de 7 924 metros, casi todo el mundo lo usa, incluyendo la mayoría de las guías 'sherpas' añade The Washington Post.

El pequeño subconjunto de los escaladores que no utilizan oxígeno embotellado se estima en aproximadamente el 3% del total de las cumbres, pero existe un 22% de las 111 muertes que se han producido por encima de 7 924 metros, según lo señala Richard Salisbury de la base de datos del Himalaya.

El diario estadounidense señala que hasta el mes de mayo, nadie había estado en la cima del Everest durante dos años; debido al terremoto catastrófico en Nepal y que provocó una avalancha que sepultó a 24 alpinistas en 2015 y poniendo fin a la temporada de ascenso.

Durante el mes de mayo varios cientos de escaladores han intentado llegar a la cima del Everest, pero al menos cuatro han fallecido. Sin embargo, son muy pocos los alpinistas que llegan a la cima sin máscaras de oxígeno que bloquean su vista. The Washington Post asegura que al menos dos escaladores estadounidenses han tenido éxito durante la semana pasada.

El lunes 23 de mayo, la deportista ecuatoriana Carla Pérez consiguió la proeza de alcanzar la cumbre del Everest, sin la ayuda de oxígeno complementario. En el portal Ochomilismo.info se indicó que también llegaron a la cima de la montaña más alta del mundo, los argentinos Alejandra Ulehla, Facundo Arana, Juan Manuel Boselli y Ulises Corvalán. También el mexicano Aldo Valencia y el ecuatoriano Esteban Mena, quien acompañó a la quiteña en la expedición.

Durante la madrugada y la mañana del 23 de mayo se esperó que los deportistas bajaran, una tarea tan difícil como subir al monte de 8 848 metros de altura sobre el nivel del mar en la cordillera asiática del Himalaya.  

La andinista ecuatoriana logró la hazaña de subir y bajar del Everest sin el complemento de oxígeno adicional. Eso es algo que solo cinco mujeres han conseguido anteriormente. Ninguna de ellas latinoamericana.

Ese mismo día, la guía profesional Melissa Arnot de Ketchum, Idaho, se convirtió en la primera mujer estadounidense en lograr la hazaña y sobrevivir el descenso, de acuerdo con la revista Outside y patrocinar Eddie Bauer.

Fue su sexta cumbre del Everest. Había intentado y han fracasado previamente a hacerlo sin oxígeno y había mantenido este intento un secreto. (Una mujer de Hawai hizo cumbre sin oxígeno en 1998, pero falleció en el camino hacia abajo.)

El fotógrafo geográfico nacional de Cory Richards, de Boulder, Colo., llegó a la cumbre sin oxígeno en la mañana del martes. Subía con el guía de la expedición, el veterano Adrian Ballinger de Squaw Valley, California., que también esperaba llegar a la cima sin oxígeno, pero volvió de nuevo cerca de 365 metros verticales de la parte superior porque según él, hizo demasiado frío, uno de los muchos peligros al intentar la proeza con bajos niveles de oxígeno.

En la delgada atmósfera en el pico del Everest, a 8 848 metros de altura, cada respiración provee menos de una tercera parte del oxígeno que al nivel del mar.

The Washington Post asegura que muchos profesionales médicos al igual que científicos aseguran que intentar el ascenso sin oxígeno embotellado era suicida hasta 1978, cuando Reinhold Messner y Peter Habeler lo hicieron. Messner más tarde escribió que se sentía como "nada más que un jadeante pulmón,   flotando sobre las nieblas y cumbres" durante su desesperado avance hacia la cumbre.

Un escalador mexicano alcanzó la cima del Everest sin oxígeno el pasado 12 de mayo y antes de este suceso, el más reciente deceso ocurrió con cuatro días de diferencia en mayo de 2013.

Peter Hackett, fundador del Instituto de Medicina de Altitud en Telluride, Colorado, señaló para The Washington Post: "Aún si tienes oxígeno en una altitud extrema, no puedes tener el suficiente oxígeno para sentirte bien o estar completamente a salvo"". "Sin oxígeno, el cuerpo se está muriendo poco a poco". Esa marcada falta de oxígeno, llamada hipoxia, provoca una cascada de efectos físicos, agregó Hackett.

La frecuencia de la respiración aumenta de manera proporcional a medida que el cuerpo trata de conseguir más oxígeno. Los problemas médicos se acrecientan porque los músculos necesitan oxígeno y al respirar y requiere mucho esfuerzo extra.

El apetito disminuye y la comida no es absorbida de manera eficiente y en consecuencia, el déficit de calorías resultante empeora la fatiga. Los escaladores muy cansados se deshidratan. Además, la sangre se espesa cuando el cuerpo produce más glóbulos rojos que transportan oxígeno y la congelación es mucho más probable a medida que el cuerpo desvía la sangre rica en oxígeno hacia su núcleo y lejos de las extremidades. Dormir también resulta difícil porque llega menos oxígeno a los centros del sueño del cerebro. La falta de sueño y la falta de oxígeno se combinan para afectar el pensamiento y el buen juicio.

Las personas pueden tener alucinaciones, o tomar decisiones riesgosas que no deberían, o simplemente llegar a sentir demasiado cansado, sentarse y no levantarse nunca más. Estos son todos los síntomas que ocurren con las personas que en realidad no se enferman, agrega The Washington Post.

El llamado 'mal de montaña' inicia como una resaca con jaqueca y náuseas, y puede empeorar el control motor, provocar confusión, inflamación del cerebro, líquido en los pulmones, coma y la posterior muerte. Incluso algunos escaladores que descendieron descubrieron que han sufrido daño cerebral permanente.

Lo que lleva a una pregunta: ¿Por qué alguien intenta subir el Everest sin oxígeno? Es el desafío, dicen los alpinistas, pero también es una cuestión de honor.

"Si voy a ir a una montaña de más de 8 000 metros como el Everest, quiero subir esos 8 000 metros a pie", dice Viesturs, de
56 años, quien escaló ese monte por última vez en 2009 y quien aún guía expediciones en Mount Rainier en el estado de Washington. "Por respeto a la montaña, trato de treparla bajo sus términos... no es un desafío bajar la montaña". Psicológicamente, algunos montañistas creen que usar oxígeno es hacer trampa.

El biólogo Thomas F. Hornbein, quien escaló el Everest en 1963, calculó que la cumbre se siente a la mitad de lo que en verdad es si una persona toma oxígeno tres veces por minuto. Aún si esa persona trabaja duro -y respira duro- en lugar de descansar, la montaña parecería estar un kilómetro y medio más baja de lo que en verdad es.

"La gente siempre dice que te sientes como Superman, y que puedes ir más rápido y estás cálido", expresó Viesturs quien agregó que el oxígeno no sólo lo hizo sentir más despabilado cuando trató de escalar con oxígeno, sino que la máscara le hizo sentir claustrofobia.

Antes de que el viaje comenzara, Ballinger dijoq ue después de dos temporadas opacadas por avalanchas mortales y un devastador terremoto, quiere que la gente recuerde que la montaña es especial. Él y Richards insisten en que no son temerarios. Pasaron semanas aclimatándose a la altitud y Ballinger durmió incluso en una tienda de hipoxia para imitar la altitud antes de viajar al Everest. Están en permanente contacto con personal médico a través de internet satelital y con casi todos a través de Instagram, Snapchat, Facebook y otras redes sociales en #EverestNoFilter (#EverestSinFiltro). Tienen un tanque de oxígeno suplementario en caso de que cambien de parecer a los
8 000 metros.

Pero no hay forma de saber cómo tolerarán la muerte de oxígeno cuando lleguen a esa altura.

Ballinger ha hecho cumbre en el Everest seis veces, todas ellas usando oxígeno. Richards intentó subir sin oxígeno en su previa expedición de 2012, pero se enfermó y debió ser evacuado de la montaña por medios aéreos.

"Lo que me asusta es cómo caminaré esa delgada línea entre éxito y muerte", manifestó Ballinger antes de subir. "Quiero tratar de encontrar esa línea y estar en el lado correcto". Lo que fuera que haga no dependerá de él, indica Hackett, quien explica la tolerancia a la altitud extrema depende más de una cuestión genética que de fitness o preparación. Muchos experimentados, bien entrenados han fallado.

"Sin oxígeno", dijo Viesturs, "el 99 por ciento de la gente que ha escalado el Everest no hubieran escalado el Everest".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)