28 de agosto de 2016 00:00

Arajuno recordó los juegos ancestrales de Pastaza

El lanzamiento de flecha con la cerbatana fue una de las actividades con que participaron en el barrio San Camilo.

El lanzamiento de flecha con la cerbatana fue una de las actividades con que participaron en el barrio San Camilo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 2
Fabián Maisanche
Redactor (F - Contenido Intercultural)

Los juegos ancestrales indígenas se practican en las siete nacionalidades de Pastaza. La demostración de estos eventos deportivos se realizan en las fiestas de fundación de los pueblos, parroquias o de los cantones.

La última celebración fue por el primer año de fundación del barrio San Camilo, al sur del cantón Arajuno, al norte de la provincia de Pastaza. Allí un grupo de habitantes demostró sus habilidades en el lanzamiento de la lanza, en la encendida de las fogatas frotando una vara y el campeonato de fútbol para hombres y mujeres.

También se realizaron la puntería con la cerbatana y el lanzamiento de la lanza. La exhibición se realizó en las canchas de arena del barrio.

Fausto Shiguango, presidente del Comité de Fiestas de San Camilo, indicó que los juegos requieren de velocidad, fortaleza y puntería. El dirigente kichwa comentó que la nacionalidad Waorani tiene buenos cazadores en la selva.

Las habilidades de los indígenas se ponen en práctica con la utilización de la cerbatana. Los cazadores utilizan un tubo por donde soplan una fina flecha, elaborada con madera de chonta.

“Los jóvenes del barrio que practicaron este deporte tuvieron dificultades al sostener el tubo y al soplar. La concentración es un pilar fundamental para hacer esta actividad y eso quedó demostrado al momento de practicar”, indicó Shiguando.

Los grupos de jóvenes de San Camilo formaron grupos para representar a las nacionalidades de los kichwas, shuar, achuar, shiwiar, andoa, waorani y zápara. Los muchachos participaron en las prácticas autóctonas de cada lugar, como prender las fogatas frotando una vara.

Para eso, trajeron maderos y arbustos de la selva para realizar esta actividad. Tomás Nihua fue uno de los ganadores y expertos en esta técnica. Según Edwin Aguirre, museólogo de Pastaza, las actividades de caza se aprenden desde niños en las diferentes comunidades que están en el interior de la selva.

Los menores aprenden a elaborar sus propias flechas y a envolverla con la lana de ceibo que es recolectado en la selva. Los infantes se inician cazando aves y cuando llegan a su juventud van por animales más grandes como los monos chorongos, tapires, dantas y otros.

La carne es empleada en la alimentación de las familias. “Los adultos frotan en la punta un veneno que es extraído de plantas nativas. Los niños deben tener una puntería certera y ser pacientes para poder soplar y obtener su recompensa”, aseguró Aguirre.

Otra de las demostraciones en el barrio fue encender fuego frotando una vara de madera sobre una pequeña tabla. La fuerza es la principal arma.

El vecino José Vargas fue el ganador de esta actividad al lograr que en menos de dos minutos se encienda la llama.

Aguirre explicó que en los últimos juegos ancestrales, desarrollados por el Día de las siete Nacionalidades, fue el ganador un representante de la nacionalidad Shuar.

La celebración de los pueblos amazónicos se realizó en la comunidad kichwa Unión Base, ubicada a 15 minutos de Pastaza, en mayo pasado.

“Recuerdo que el joven tenía fuerza en sus brazos para frotar el madero. Pero previamente traspaso un madero de un centímetro y medio de espesor para lograr hacer el fuego”, contó Aguirre.

Otra de las actividades que participaron los colonos fue el lanzamiento de las flechas con cerbatanas. Los organizadores usaron una cerbatana redonda y preparan la flecha con el matiri (una especie de botella redonda donde se guarda el ceibo).

En la selva utilizan el biruti donde se ubican las flechas con el veneno para luego ir a la caza. Según Leydi Grefa, tesorera del barrio San Camilo, estas actividades se realizaron para conservar la cultura y los juegos ancestrales de las nacionalidades de Pastaza.

La colona, de 45 años, indicó que los juegos ancestrales son algo novedoso para conocer, compartir con ellos y conocer su forma de vida.

“Estamos gustosos de haber celebrado unos juegos que también se hicieron por los 20 años de cantonización de Arajuno. El propósito fue compartir sus tradiciones y habilidades en la caza, danza y más habilidades bajo nuestra visión”, aseguró Grefa.

Otra de las actividades por la fundación de San Camilo fue un torneo de fútbol. En la actividad participaron los clubes de los barrios de Arajuno. Los partidos se jugaron en el estadio de arena. Los ganadores recibieron medallas y un trofeo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (2)