14 de agosto de 2016 00:00

Andrés Montaño, un ganador desde que era niño

Andrés Montaño (izq.) es considerado un luchador técnico. FOTO: ODEPA

Andrés Montaño (izq.) es considerado un luchador técnico. FOTO: ODEPA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Martha Cordova

Será el domingo que Andrés Montaño esperó durante toda su vida. Tiene 23 años y desde los 8 la lucha olímpica empezó a ser parte de su vida.

Hoy debutará de manera oficial en los Olímpicos, un evento para el “que trabajé toda mi vida”, dice el deportista, que nació en Esmeraldas pero que se fue a vivir a Portoviejo para seguir trabajando con el cubano César Ramón Carracedo.


Su especialidad es la lucha grecorromana, aquella que exige un mayor despliegue de fuerza, resistencia y agilidad en brazos y torso. Así fue como ganó el Preolímpico en Frisco, Estados Unidos, y que le otorgó el cupo para estos JJ.OO. 
Comenzó en la lucha cuando tenía 8 años.

En el barrio Venecia, de Esmeraldas, se instaló un gimnasio para dar una alternativa a los jóvenes por los problemas sociales que había en las calles de ese popular barrio.
 Lo tomó como un juego infantil, porque “me gustaba mucho luchar”.

Se inició en la modalidad libre, se entrenó cuatro años con el cubano José Rodríguez, quien retornó a su país. Este fue reemplazado por César Ramón Carracedo, con quien llegó a tener una gran conexión. Habla de él como su entrenador y tutor.
Él le pidió que cambiara de la modalidad libre a la greco-romana.

Andrés tomó el desafío como un reto y le gustó. La diferencia entre ambas especialidades está en el estilo de pelea, el estilo libre se combate mayormente en el piso, el grecorromano es más de pie.
“Me gustó el cambio, me canso menos que mis compañeros que hacen el estilo libre”, afirma. Sin embargo, destaca que trabaja con mayor énfasis en la preparación física.


Sus jornadas de entrenamiento son de tres sesiones diarias, que incluyen pesas para fortalecer la musculatura y gimnasio para perfeccionar la técnica y los movimientos.
Se entrenó y compitió en Cuba antes del Preolímpico. Allí se enfrentó a luchadores del continente.


Llegó a Río el pasado martes. Lo hizo luego de completar una preparación que lo llevó a realizar bases de entrenamiento en Brasil, Polonia, España y Cuba. En el Centro de Alto Rendimiento en Madrid logró un subtítulo en un torneo organizado con luchadores que también estuvieron entrenándose para los Olímpicos.


Dice que la preparación ha sido muy dura. Él no ha tenido feriados ni tiempo para compartir con su familia y, en especial, con sus hijos, Andrew (3 años) y Leandro (2), pero “llegar a los Olímpicos compensa todo lo que he vivido”.


Los combates de la división 59 kilogramos de la modalidad grecorromana comenzarán a las 08:00 de Ecuador, en el Arena Carioca 2. Andrés, de 130 libras, se enfrentará al chino Lumin Wang, de 25 años, quien pesa 18 libras más que el.


Pero lo más importante para Andrés es que su historia lo respalda. Su ciclo olímpico ha sido exitoso con las medallas de oro en los Bolivarianos, Sudamericanos y el año pasado en los Panamericanos.


Sus primeros títulos los alcanzó en los juegos escolares de su provincia, con 13 años, mientras a escala internacional fue en los Juegos Bolivarianos de Sucre 2009, donde logró el primer lugar. Se trata de un deportista que ha cumplido procesos. Esta mañana se presenta al mayor examen deportivo de su vida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)