Los modelos actuales se transforman con solo bajar el espaldar hacia atrás. Predominan las formas simples. Fotos: cortesía Loft Noa.

Los modelos actuales se transforman con solo bajar el espaldar hacia atrás. Predominan las formas simples. Fotos: cortesía Loft Noa.

Los sofás cama esconden su doble función en el buen diseño

Yadira Trujillo Mina. Redactora (I)

Departamentos pequeños con espacios reducidos se imponen en diferentes partes de la ciudad. Por eso, los elementos que lo conforman deben responder a esa realidad, con estética y funcionalidad.

Una de las soluciones de mobiliario para esos casos es el sofá cama, ideal para crear un dormitorio extra en cualquier sitio de la casa.

Las alternativas modernas son versátiles, con diseños de diferentes estilos y materiales amigables con la decoración y las necesidades de la familia. Atrás quedaron los modelos estándares y pesados.

Sara Chiriboga, de Studio Noa, asegura que los muebles con doble propósito son una respuesta ideal para los espacios pequeños, que generalmente son utilizados por mileniales. “Ellos viven con menos de lo que antes se requería. Los muebles grandes no son necesarios”.

Se acompañan con mesas de centro y alfombras.

Se acompañan con mesas de centro y alfombras.

Según Chiriboga, los sofás cama para este ‘target’ deberían introducirse en la tendencia decorativa moderna.

Recomienda diseños sencillos, con líneas rectas y, sobre todo, livianos, para que se los pueda mover con facilidad de un ambiente o otro.

A diferencia de los antiguos modelos, en los que la cama se sacaba desde adentro del sofá, los diseños actuales facilitan la transformación: el espaldar del sofá baja hacia atrás y forma la cama de forma sencilla. Eso también es gracias al uso de herrajes versátiles y livianos en su composición.

La representante del estudio de diseño comenta que, por sus características, los actuales sofás no son solo un mueble opcional, sino que se usan como elemento central de cualquier ambiente, incluida la sala principal.

Eso, debido a que los pequeños departamentos carecen de una sala de TV o habitación para visitas. “Así, cualquier espacio se transforma para acoger a un invitado”.

El contexto mundialista es una buena oportunidad para probar con un sofá cama, asegura Chiriboga. “Se puede ver el fútbol en la sala principal y luego dar hospedaje a algún amigo que lo necesite”.

Su doble función pasa totalmente desapercibida.

Su doble función pasa totalmente desapercibida.

Esas bondades también destaca Carolina Zambrano, de Cazzart Design, y se pregunta, ¿qué pasa si alguien que vive en un ‘loft’ tiene una visita en la noche?
Su respuesta es que el sofá cama permitirá acoger a esa visita y también será el sofá principal de la sala, evitando así un doble gasto.

“Ahora son mucho más estéticos, no son secundarios, sino que están como el centro de ambientes principales”.

Para el uso de este elemento de mobiliario también hay que tomar en cuenta la armonía en el ambiente.

Zambrano destaca la importancia de que el sofá cama se adapte al estilo de la vivienda, en combinación con los otros elementos. Asimismo, la interiorista recomienda que se ­tome en cuenta la comodidad en cualquier ambiente que se use el sofá cama. “La posición del sofá abierto no debe dificultar el tránsito. Son necesarios al menos de 60 cm entre el sofá y otro mueble”.

Los tamaños se acoplan a  los diversos ambientes.

Los tamaños se acoplan a los diversos ambientes.

El material es otro aspecto fundamental. Zambrano recomienda la tela, ya que los cueros y cuerinas resultan incómodos para dormir.

En el ambiente, los interioristas sugieren que el sofá cama se acompañe con una mesa de centro, una butaca liviana, un puf o una otomana en uno de los costados y una alfombra bajo la mesa.

Un ambiente armónico se completa con los accesorios decorativos utilizados en el espacio, donde el sofá cama es protagonista por su diseño y su doble función.