Los tampones por sí mismos no son dañinos, afirma el ginecólogo Luis Suárez.

Los tampones por sí mismos no son dañinos, afirma el ginecólogo Luis Suárez.

#retroviral

Los tampones son seguros, a pesar de su mala fama

Ana Cristina Alvarado
Redactora (I)

El caso de la modelo que está demandando a una compañía de tampones después de perder su pierna, a causa del síndrome de choque tóxico (SCT), levantó el temor en las redes sociales.

El SCT, una afección muy fuerte pero muy rara, es una descompensación del cuerpo por toxinas causadas por cierto tipo de bacterias, como el estafilococo. Este no es un padecimiento exclusivo de las mujeres, es una infección que también puede afectar a hombres y a niños, causando abscesos o amigdalitis.

Luis Fernando Suárez, ginecólogo y profesor en la Universidad San Francisco de Quito, asegura que los tampones no son considerados peligrosos o dañinos.

La mala fama de este producto nació en los años 80, cuando los tampones súper absorbentes se crearon. Esta característica permitía usar un mismo tampón por sobre ocho horas.

Estos artefactos no tenían preservantes que limiten el crecimiento de bacterias, convirtiéndose en "placas de cultivo" para la proliferación de bacterias.
Fue así que se creó una fuerte relación entre los tampones y el SCT. Los súper absorbentes disminuyeron su popularidad en el mercado y actualmente los casos de SCT relacionados al uso de tampones son muy raros.

Suárez asegura que el uso de estos artefactos no es el causante de esta afección, sino eventos como cuando no se ha cambiando un tampón por más de 10 horas o cuando se olvida este producto dentro de la vagina hasta por semanas.

A pesar de que estos son los principales causantes de SCT, este padecimiento es tan poco común que Suárez incluso ha tenido pacientes que se han olvidado por meses un tampón dentro de la vagina y no han tenido problemas.

Para evitar el SCT, se aconseja mantener una buena higiene femenina y elegir productos de alta calidad y de acuerdo al flujo de la paciente.

El ginecólogo recomienda acabar con la paranoia generada en la web y buscar información en sitios seguros, como la Food and Drugs Administration (FDA). Este ente también es el encargado de regular este tipo de productos en EE.UU.

La modelo Lauren Wasser perdió su pierna al contraer síndrome de choque tóxico (SCT) y culpa a una compañía de tampones. Foto: Jennifer Rovero / Camraface

La modelo Lauren Wasser perdió su pierna al contraer síndrome de choque tóxico (SCT) y culpa a una compañía de tampones. Foto: Jennifer Rovero / Camraface

Lauren Wasser exige transparencia

La mujer que perdió su pierna debido al SCT ocasionado por el uso de tampones busca que las empresas dejen de usar materiales sintéticos en la fabricación de tampones. Si fueran 100% de algodón, el riesgo de padecer SCT se disminuiría radicalmente. Así lo afirma en una entrevista con Vice, el Dr. Philip M. Tierno, experto en microbiología y patología.

Wasser también promoverá un acta que establezca un programa de investigación sobre los riesgos ocasionados por el uso de fibras sintéticas y otros componentes en los productos de higiene femenina.

Además, la modelo exige que las advertencias en las cajas sean más grandes -similares a las de las cajas de cigarrillos-, para que las mujeres estén al tanto de los peligros que pueden tener.