Pocas cosas pueden arruinar el apetito tanto como encontrar la cabeza de una rata en tu hamburguesa. Foto: Peexels.

Pocas cosas pueden arruinar el apetito tanto como encontrar la cabeza de una rata en tu hamburguesa. Foto: Peexels.

#LaCHISTOSA

Esas ‘sorpresas’ que aparecen en la comida…

Redacción Afull (I)

Imagínate estar comiendo una riquísima hamburguesa cuando de repente te encuentras con la cabeza de un ratón. Puede parecer una broma- de esas que se vuelven virales en la Web- pero lo cierto es que en México el pasado 9 de noviembre de 2015 fue clausurado un local de comida rápida luego de que una clienta encontrara una cabeza de rata en su hamburguesa y difundiera en las redes sociales las imágenes.

Si bien la empresa calificó esta denuncia como un intento de extorsión, no es la primera vez que se sabe de pequeñas ‘sorpresas’ que las personas encuentran en su comida. No, no son solo pelos que aunque también pueden arruinarte el almuerzo no se comparan con los siguientes descubrimientos.

Desde animales hasta dientes han amargado el placer de comer de personas en todo el mundo. Y si no nos crees, aquí te presentamos una lista.

Papas fritas y un ¿diente?

En agosto de 2014, una mujer encontró en una orden de papas fritas un diente humano. Las autoridades no pudieron determinar de dónde salió. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. En agosto de 2014, una mujer encontró en una orden de papas fritas un diente humano. Las autoridades no pudieron determinar de dónde salió. Foto: Wikicommons.

En Agosto de 2014, una mujer acudió a un restaurante de comida rápida internacional en Osaka (Japón). Obviamente quiso acompañar su orden con unas deliciosas papas fritas en las que, por razones que quizás nunca se sepan, encontró un diente humano.

Según informa el Wall Street Journal, una empresa externa a la compañía de comida rápida analizó el caso del diente y no pudo determinar cómo se mezcló en el paquete de papas fritas. “No habían rastros de que el diente se haya freído, ninguno de los empleados del restaurante reportó haber perdido un diente y los trabajadores de la planta siempre usan máscaras”.

El administrador del local ofreció disculpas a la mujer afectada quien, según declaraciones recogidas por el diario Inquisitr aseguró que el hombre “no le explicó cómo se metió el diente en las papas fritas ni que acciones tomarán a futuro. Tengo un hijo pequeño y me aterra pensar que se pudo haber comido el diente y ahogado”.

Una cabeza de pollo frita

Imagen referencial. Luego de comprar la merienda de sus hijos, una mujer descubrió una cabeza de pollo frita en la caja. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. Luego de comprar la merienda de sus hijos, una mujer descubrió una cabeza de pollo frita en la caja. Foto: Wikicommons.

Una mujer residente en Newport News (Virginia) acudió a una cadena de comida rápida para comprar la merienda de sus hijos. Ordenó una porción de nuggets que le incluyeron una sorpresa que le arruinó el apetito, una cabeza de pollo.

Según informó el portal ABC news la mujer recibió en su caja de pollo la cabeza del animal completa: el pico, los ojos y la cresta del animal habían sido apanados y guardados con el resto de pechugas. Cuando llamó a realizar el reclamo, el restaurante le ofreció cambiar la caja de pollo por una nueva y sin cabeza, pero ella se negó. Recibió una compensación económica de USD 100 000 por esta ‘sorpresa’.

Un ratón en un molde de pan

Imagen referencial. En un molde de pan, un hombre descubrió el cuerpo de un ratón mientras se disponía a preparar sánduches para sus hijos. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. En un molde de pan, un hombre descubrió el cuerpo de un ratón mientras se disponía a preparar sánduches para sus hijos. Foto: Wikicommons.

Corría el año 2010 cuando un hombre de 41 años se disponía a preparar sánduches para sus hijos. Observó en la esquina del pan algo oscuro, “pensé que era un poco de masa que no se había mezclado correctamente”, contó al diario The Telegraph. Sin embargo, se dio cuenta que tenía un pelaje y era un ratón.

Luego de descubrirlo, notó otra cosa, el ratón ya no tenía su cola lo que hizo que tema que la familia ya se la haya comido sin darse cuenta. La empresa encargada de producir el pan fue multada con USD 25 000 luego de que se determinara que no seguía los protocolos de sanidad.

Un dedo en el helado

Imagen referencial. El pedazo de dedo le pertenecía a un trabajador de la fábrica que había tenido un accidente laboral. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. El pedazo de dedo le pertenecía a un trabajador de la fábrica que había tenido un accidente laboral. Foto: Wikicommons.

En el 2005, Clarence Stowers compró un paquete de helado en Estados Unidos. Ya en casa lo abrió para disfrutarlo cuando notó un objeto que, pensó, era una galleta. Cuando lo metió en su boca se dio cuenta de que no era así. Lo escupió y lo llevó a su cocina para enjuagarlo. Fue entonces cuando se dio cuenta que era un dedo humano.

Las autoridades determinaron que el pedazo de dedo le pertenecía a Brandon Fizer, un trabajador de la firma que había tenido un accidente en el sitio de trabajo cuando accidentalmente metió su mano en una mezcladora lo que le ocasionó la pérdida de una parte de su dedo índice.

Una lagartija en la ensalada

Imagen referencial. En medio de una ensalada, una mujer descubrió parte de la cabeza de una lagartija. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. En medio de una ensalada, una mujer descubrió parte de la cabeza de una lagartija. Foto: Wikicommons.

Robin Sandusky estaba disfrutando de una ensalada que compró en una cafetería de Nueva York cuando descubrió en ella algo que no había ordenado: la cabeza de una lagartija.

Cuando estaba lista para degustar el plato que había ordenado sacó la cabeza del reptil, según contó al diario NY Daily news en el 2014. “Me dio asco, pensé que era un pedazo de espárrago, pero luego vi el ojo”, dijo.

Cuando presentó el reclamo, el administrador del local ofreció cambiar el platillo, pero ya era tarde, el apetito de Sandusky se había arruinado y ella pidió la devolución de los USD 4,25 que había pagado por la ensalada.