13 de February de 2010 00:00

La sombra de Abdalá Bucaram lo persigue

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Política

Una carta escrita en un computador revivió políticamente el caso   Bucaram, 13 años después. El autor de la misiva fue el general (r), Paco Moncayo, uno de los principales actores  de las jornadas del 5, 6 y 7 de febrero de 1997, que terminaron con la presidencia de Abdalá Bucaram, el líder del PRE.

Este militar, héroe del Cenepa, ex Alcalde de Quito y actual asambleísta,  intentó esta semana explicar que fue la justa demanda de un hijo por saber los hechos que precipitaron el fin de la Presidencia de su padre, lo que le motivo a caminar  por los recovecos de la historia.

Sin embargo, la carta que deliberadamente se divulgó ante la opinión pública, se ha convertido en una de las armas de defensa, con la cual la nueva era del roldosismo busca impulsar una  amnistía para el ex Mandatario, quien tiene  dos juicios penales en suspenso por peculado.   
 
Por más de una década, Bucaram culpó a Moncayo de haberlo traicionado. Incluso,  mencionó que él fue el artífice del   denominado plan ‘Zorro’ para sacarlo de la Presidencia, como finalmente  ocurrió transcurridos  apenas seis meses de  su llegada al poder.
 
Durante estos años, la distancia entre Moncayo y Bucaram fue la tónica. Desde Panamá, el ex Mandatario no dudaba en calificar a su Jefe del Comando Conjunto, como el principal golpista que tiene  Ecuador.

Pero  el legislador, Abdalá Bucaram Pulley, hijo del ex Presidente, zanjó un enfrentamiento que, a estas alturas de las trayectorias  de ambos personajes, lucía  políticamente irrelevante.
De no saludarse, Bucaram hijo y Moncayo terminaron estrechándose la mano. El joven legislador pidió al General (r), a inicios de enero,  que le contara  cómo fue la caída del  poder de su padre y si él llegó a  observar las  bolsas llenas de dinero que se supone salieron de  Carondelet de manera clandestina. La respuesta de Moncayo no pudo ser más reconfortante para la familia Bucaram. Él no vio que aquello sucediera.

 Y aunque Moncayo deja entrever en su misiva que tampoco tiene elementos para suponer que ese delito jamás se cometió, con esta ambigua declaración,  el ex Presidente cambió su parecer frente al papel del entonces militar. Hoy  Bucaram dice que Moncayo es un “caballero”.

Si la reconciliación permaneciera en el terreno de lo anecdótico, el corolario de esta historia sería que dos enemigos sí pueden llegar a  la paz. Sin embargo, los efectos políticos que se han suscitado luego de esta carta son más delicados para la convulsionada institucionalidad del Ecuador.

La ex vicepresidenta Rosalía Arteaga encuentra una explicación sobre la “repentina” carta de Moncayo. A su  juicio, él busca un respaldo político para evitarse problemas legales por la suscripción de los contratos para la construcción y operación del nuevo aeropuerto  de Quito.

Según la   fugaz ex Mandataria, los votos que controla el PRE, que no son más de cinco, le serían útiles para garantizarse la inmunidad y que el juicio penal no prospere. El caso se  investiga en la Fiscalía Provincial de Pichincha.

Para Moncayo esta lectura no es sostenible, pues asegura que él mismo renunció a la inmunidad apenas estallaron las acusaciones en su contra por el caso del aeropuerto. En
conclusión, Moncayo se acerca a Bucaram pero se gana las críticas de Arteaga.

El ahora asambleísta  insiste en que  su argumento para escribir la misiva fue que era necesario  conocer la verdad y  limpiar su nombre democrático. Él no solo ha sido llamado golpista por la caída de Bucaram, sino que  fue duramente criticado por su abierto apoyo a los derrocamientos de   Jamil Mahuad (2000)  y Lucio Gutiérrez (2005). Asimismo, reconoció como  legítimo que un hijo luche por reivindicar el nombre de su padre. Bucaram se ha hecho llamar el único perseguido político que tiene el país.

Moncayo  dice que ahora vive una situación similar y que su esposa e hijos también sufren por las injustas acusaciones que, a su juicio, ha recibido por las investigaciones  del aeropuerto.

Por esos motivos, señala que al  escribir la carta, quiere que se conozca la verdad y que él tiene los documentos para demostrar y desmentir las versiones que se han dado sobre su  actuación en la caída del líder del PRE

De inmediato tomó fuerza la idea de una comisión de la verdad. ‘Dalo’ Bucaram la propone. Sin embargo, el ex Alcalde asegura que esa es una responsabilidad del Gobierno y de los actores interesado en impulsarla.

De esta manera, Moncayo quiere que la versión de sus hechos se mantenga, por el momento, bajo el contexto de la emotiva carta de nueve páginas. Su posición terminó siendo ambigua.

Lo que hizo
El 19 de enero envió una carta a  su colega asambleísta Abdalá ‘Dalo’ Bucaram, en la que relató los hechos de febrero de 1997. Aseguró que él no vio  que sacaron sacos de dinero de la Presidencia el 7 de febrero.

Lo que dijo
Sostiene que el Gobierno  debería crear una comisión especial que investigue los hechos de 1997. Sin embargo, dice que él no promoverá esa investigación para que se conozca esa parte de la historia.

Quién es
Paco Moncayo Gallegos fue el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas durante la crisis política  que terminó con la salida de Abdalá Bucaram del poder, el 7 de febrero de 1997.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)