28 de December de 2010 00:00

Tres obras viales de trascendencia se iniciarán en el próximo mes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

La rehabilitación de las avs. Simón Bolívar y Mariscal Sucre y el acceso a la Pisulí serán los tres primeros proyectos viales que se iniciarán en enero del 2011. Así lo confirmó Germánico Pinto, gerente de la Empresa Pública de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

De los 14 proyectos incluidos en el plan de infraestructura vial del Municipio, nueve ya cuentan con el financiamiento para su construcción.

Según el cronograma, la primera obra en ejecutarse será la ampliación a cuatro carriles de la av. Rumihurco y beneficiará a los barrios del noroccidente. El proyecto tendrá un costo de USD 10 millones.

La rehabilitación de la av. Simón Bolívar se hará en tres etapas. La primera comenzará con la repavimentación del tramo sur, entre la av. Morán Valverde y el intercambiador de la autopista General Rumiñahui. El plan incluye la construcción de seis intercambiadores. La intervención de esta vía tendrá un costo de USD 32 millones.

El tercer proyecto que se pondrá en marcha el próximo mes será la intervención de la av. Mariscal Sucre, entre San Juan y el intercambiador de Carcelén. La obra incluye la construcción de un intercambiador en El Condado. Se invertirán USD 43 millones. Los tres proyectos están financiados por el Bede.

Pinto dijo que cuando empiecen los trabajos se implementará un operativo para reducir el impacto que tendrá la ejecución de los trabajos en la circulación.

Estas obras de infraestructura vial son parte de los objetivos propuestos por el alcalde Augusto Barrera, en el nuevo modelo de movilidad presentado a inicios de este año.

La implementación del pico y placa, la rehabilitación de los 13 km de los túneles que van por la av. Mariscal Sucre y el inicio de las operaciones del Corredor Sur Oriental fueron los proyectos más destacados de la gestión municipal en este año.

Cuando Ricardo Ayala tiene que dejar su carro porque le toca pico y placa prefiere tomar un taxi desde Guajaló hasta la Gaspar de Villarroel. Para él, el servicio de los buses es malo.

Cristóbal Buendía, presidente del Observatorio de Movilidad, aseguró que el principal problema es la falta de un modelo de gestión del transporte público.

Para el experto es necesario que se mejore el nivel de servicio sobre la base de estudios técnicos de oferta y demanda, que se controlen los horarios del servicio, la regulación de los sistemas de recaudo y que se aplique una reorganización de las rutas y frecuencias en toda la ciudad.

Ayala aseguró que sí se notan los efectos positivos del pico y placa, pero no está de acuerdo con la posibilidad de que se amplíe el horario. El taxista Nelson Quinga, sí está de acuerdo con una extensión del tiempo de restricción. “Luego de que termina el pico y placa, las calles de la ciudad se vuelven a congestionar”.

Para Buendía, el punto de partida para mejorar la movilidad en la ciudad sería la operación e integración de todos los sistemas troncales de transporte. Según el Plan Maestro de Movilidad, hasta el 2013 deberán estar funcionando al menos 12 corredores.

Con el inicio de la operación provisional del Corredor Sur Oriental, entre Quitumbe y La Marín, actualmente hay cuatro corredores en funcionamiento.

Está previsto que en abril empiecen a llegar los primeros buses articulados, que reemplazarán a los 35 buses tipo que circulan por el nuevo corredor.

Luego se iniciará un proceso de reordenamiento de las rutas y frecuencias que aún operan por este eje vial. La operación del Corredor Sur Occidental, que atraviesa la av. Mariscal Sucre, aún está pendiente.

Isabel Cocha es usuaria del Corredor Sur Oriental. Ahorra hasta 20 minutos de viaje. Además, la interconexión con el Trolebús le permite ahorrar hasta dos pasajes diarios. Para esta vecina de Quitumbe, al Municipio le hace falta trabajar en el mejoramiento de las aceras, parques y otros espacio públicos.

Según datos de la Gerencia de Espacio Público, este año se invirtieron USD 6 millones en el mantenimiento de áreas verdes, en la siembra de 60 000 árboles nativos, en la rehabilitación de 43 piletas y en el mantenimiento de 42 puentes peatonales, entre las obras más importantes.

Karina Gallegos, de la Asociación de Peatones, aseguró que este año no se ha ejecutado ninguna obra relevante para los peatones. “En la planificación de obras aún se da prioridad a la circulación de vehículos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)