17 de March de 2012 00:57

Un relato vivo en el San Juan de Dios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1

A sus 20 años, Alfonso Castro recorría a diario los zaguanes, patios y habitaciones donde funcionaba el Hospital San Juan de Dios. Los mismos que alguna vez cruzó Eugenio Espejo, mientras desarrollaba sus investigaciones y prácticas médicas.

Castro cursaba el segundo año de la carrera de Medicina cuando inició sus prácticas profesionales. “Fue un proceso de transición entre la práctica de la medicina antigua y la moderna”. 62 años después, la recuperación y mantenimiento del conjunto patrimonial reviven los recuerdos de Castro.

Vestido con batas blancas, guantes y mascarillas, el médico quiteño fue testigo y personaje de la transición de la medicina tradicional a la medicina aséptica. “Antes, los médicos usaban trajes elegantes para operar. Luego se implementó el uso de mandiles, guantes y la desinfección de las salas de cirugía”.

[[OBJECT]]

El edificio, donde hoy funciona el Museo de la Ciudad, es la construcción civil más antigua del Ecuador. Edificado por encargo del rey Felipe II, el primer hospital de la ciudad recibió el nombre de Hospital de la Santa Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo de Real Patrocinio, en 1565.

Jorge Moreno, docente de la Escuela de Ciencias Históricas de la Universidad Católica, explica que en sus inicios, el oficio de la medicina era ejercido por el boticario, asistido por manuales de la farmacopea occidental y combinados con los saberes locales sobre medicina natural. Donde hoy se ubica el patio trasero figuran unas urnas de cristal con imágenes de las plantas medicinales que se sembraban para preparar las diferentes recetas.

La muestra La vida y la muerte es parte del testimonio histórico que hace referencia a los usos y funciones de las diferentes áreas del viejo hospital. Una escena cotidiana fue recreada en las habitaciones, donde unas figuras de cerámica representan a los pacientes que convalecían en unos nichos cavados en las gruesas paredes de adobe. Entre los personajes está una Hermana de la Caridad, cofradía que asistía en la atención a los pacientes. En 1706, la administración estuvo a cargo de la Orden Betlemita.

Por el Hospital San Juan de Dios pasaron 162 promociones de jóvenes médicos que se convertirían en su mayor legado, en los 409 años en los cuales funcionó como casa de salud. Castro se graduó de médico en 1954. La consulta general costaba dos sucres.

Fotos en blanco y negro, instrumentos médicos, objetos antiguos, testimonios orales y escritos completan uno de los últimos capítulos del hospital, antes del cierre, en 1974. En ese año, Castro ocupaba la dirección de esa casa de salud.

[[OBJECT]]

El conjunto arquitectónico entró en un proceso de restauración en 1995. Iván Durán, restaurador y museólogo, aseguró que para la reconstrucción de las áreas más deterioradas se utilizó el mismo material de la infraestructura original. Las centenarias piedras aún cubren los zaguanes y los patios por donde pasan cientos de turistas nacionales y extranjeros. Las columnas dóricas, las de ocho lados y las de cuatro son parte de los elementos que dan cuenta de la evolución arquitectónica del acléctico conjunto.

Desde 1998, el Museo de la Ciudad funciona en un área de 10 200 m², ubicado en la Calle de las Siete Cruces (García Moreno, entre Morales y Rocafuerte).

Los cuatro museos del sitio, las 10 salas de exhibición, los talleres y oficinas se distribuyen alrededor de cuatro patios, comunicados por fríos zaguanes de piedra. En el 2011, el Museo de la Ciudad recibió la visita de 77 229 personas. La mayoría (34 653), estudiantes y niños entre 3 y 12 años.

En las salas que rodean el patio norte se exhibe una muestra permanente, la cual ofrece un recorrido por las costumbres, tradiciones y personajes de Quito, a través de su historia. El cobrador de tributos del siglo XVI, el estudiante del siglo XVIII y la telegrafista del siglo XIX son los personajes que guían a los visitantes. Representados por cinco guías, ellos ofrecen una experiencia didáctica y vivencial a los turistas.

Sobre el museo

El Museo  de la Ciudad se ubica en la calle García Moreno S 147 y Rocafuerte. Los horarios de atención al público son de martes a domingo, de 09:30 a 17:30.

El costo de la entrada  es de USD 3 para el público en general, USD 2 para estudiantes a partir de los 12 años, USD  1 para niños de 3 a 11 años y adultos mayores de 65 años.  

La entrada  es gratuita para personas con discapacidad, entidades de asistencia social, instituciones de rehabilitación social o voluntariado, guías de turismo  y empleados municipales.

El último sábado  de cada mes, la entrada es gratuita. Para reservaciones puede comunicarse al teléfono: 228 3883.
Hay dos muestras  permanentes y dos itinerantes que recorren Quito y Guayaquil.

Con la comunidad

Un archivo testimonial.   Entre noviembre del 2010 y septiembre del 2011, el Museo de la Ciudad desarrolló un proyecto para recoger el testimonio y donaciones de las personas que tuvieron alguna relación con el Hospital San Juan de Dios. Victoria Novillo, jefa de museografía, explicó que el propósito es que la comunidad participe en la reconstrucción de la historia.



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)