20 de junio de 2016 00:00

Proponen más rutas de buses para Calderón y Simón Bolívar

Los alimentadores que salen desde Carcelén, son una de las opciones que tienen los moradores de Calderón. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los alimentadores que salen desde Carcelén, son una de las opciones que tienen los moradores de Calderón. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 8
Isabel Alarcón

La presencia de transporte informal en la parroquia de Calderón y en la avenida Simón Bolívar se ha convertido en un problema constante. 
Camionetas, furgonetas y taxis (autos particulares) se ubican todos los días en puntos que ya son conocidos por los usuarios para llevarlos a sus destinos, y todo con diferentes costos.

Es la tierra de nadie.
Esta semana se discutirá nuevamente una propuesta en la Comisión de Movilidad del Concejo Metropolitano que busca terminar con esta situación en dos zonas agobiadas por la falta de transporte.
 Calderón se ha convertido en una zona con una densidad poblacional intensa que cada vez demanda un servicio más amplio de transporte.

A pesar de que cuenta con un sistema público integrado a través de alimentadores y sistemas convencionales de rutas, la demanda de los moradores ha dado paso al crecimiento de la oferta informal, dice Darío Tapia, secretario de Movilidad.


Según el informe presentado por esta entidad, existen 231 unidades reguladas que operan en esta parroquia y 59 que trabajan informalmente. Estos resultados han llevado a pensar no solo en el hipercentro, dice Tapia, sino también en estas zonas donde es necesaria una reestructuración de rutas.


Para Calderón se propone implementar un servicio de transporte público interno con la creación de tres rutas que serían: Carapungo-San José de Morán-Luz y Vida; Carapungo-San José de Morán- Pomasqui; y Carapungo-Calderón-Jardines de Babilonia.


Johana Castro, moradora de Calderón, dice que esta última ruta le beneficiaría ya que, actualmente, hasta Jardines de Babilonia solo llegan las furgonetas informales. Además, siempre tiene que esperar por lo menos media hora para que llegue uno de estos transportes y a las 07:00 están llenos.


Para Castro, es necesario que se añadan más unidades al sistema porque juntando las legales e ilegales no es suficiente. 
Para el corredor Simón Bolívar también se ha pensado en la implementación de tres recorridos que serían: Carapungo-Quitumbe; Carapungo-Cumbayá y Quitumbe-Cumbayá. Esto permitiría que las personas no ingresen necesariamente al hipercentro.


Para la Simón Bolívar se planifica una flota de 128 minibuses con capacidad de 35 pasajeros, todos sentados. Se calcula que la demanda diaria de las tres rutas es de aproximadamente 34 751 pasajeros. La ruta Quitumbe-Cumbayá tendría más flotas (60) por la demanda. Para la zona de Calderón, aún no se ha establecido cuántos buses son necesarios.


Según Tapia, esta planificación puede variar cuando se apruebe la ordenanza, dependiendo de las observaciones que realicen los concejales.
 El tamaño de los minibuses es uno de los temas que preocupa a Carlos Páez, concejal de Alianza País, quien expresó sus dudas en la sesión del Concejo del 16 de junio. 


La implementación de microbuses puede causar inseguridad porque van más rápido. Por eso, Páez propone la utilización de transportes más grandes que reduzcan el parque vehicular y brinden mejores condiciones a los usuarios. 
El consultor de movilidad César Arias considera que “la miniaturización del transporte no es conveniente”.

Por eso, también recomienda que se utilicen buses con capacidad de 70 a 90 pasajeros. 
Tapia explica que quienes deseen acceder al proceso de regularización deben conformarse como operadoras de transporte público intracantonal o adherirse a una legalmente constituida.

Las nuevas operadoras de transporte deben regirse al marco jurídico de la Ley de Tránsito y de las ordenanzas vigentes.
El proceso se abrirá para las operadoras que ya prestan actualmente el servicio en esta zona. En el caso de los informales, algunas de las exigencias que deberán cumplir para ser tomados en cuenta son: demostrar que son históricos en el servicio, constar en el inventario realizado por la Secretaría de Movilidad y no tener otro transporte.

El proceso será gratuito. 
Después de 60 días de la sanción de la ordenanza se efectúa la convocatoria para la legalización y en 180 días se tendrá definido el informe técnico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)