26 de October de 2012 21:52

Rafael Correa plantea la moneda común en América Latina para competir en economía global

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó hoy en Chile la conveniencia de crear una moneda común en América Latina para no perder competitividad en el actual contexto de globalización económica.

Correa dijo que la "moneda regional" sería una salida "a mediano o largo plazo" en una etapa más avanzada de la integración en la región para proteger a los países pequeños con economías abiertas, como es el caso de varias naciones latinoamericanas.

El gobernante ecuatoriano expuso sus planteamientos durante la presentación de su libro "Ecuador: De Banana Republic a la no República", escrito en 2009, en la Feria del Libro de Santiago, que este jueves inauguró junto a su homólogo chileno, Sebastián Piñera.

Con esta actividad Correa finalizó una visita oficial de dos días a Chile, en la que también dictó una conferencia en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y visitó la tumba del fallecido presidente chileno Salvador Allende.

El político y embajador Gonzalo Martner y la secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, tomaron el papel de moderadores en la presentación del libro de Correa.

El mandatario comentó algunos pasajes de la obra, en la que ofrece su visión de la historia económica reciente de su país, y dio su opinión sobre los pasos que debe dar Latinoamérica para alcanzar el desarrollo socioeconómico.

Sobre la idea de la moneda común en la región, Correa auguró que los países pequeños tendrán muchas dificultades para manejar sus finanzas en medio "del vendaval de la globalización neoliberal y la especulación financiera".

"Se requerirá crear bloques monetarios de mayor tamaño, por ejemplo a nivel andino. Una salida que veo a mediano o largo plazo, es una moneda regional", indicó.

Correa consideró que una divisa común en la región sería una buena alternativa para su país, cuya economía se dolarizó a finales del siglo pasado tras una profunda crisis bancaria.

El presidente se mostró muy crítico con el proceso de dolarización que, a su juicio, subyugó la política monetaria de Ecuador a la de Estados Unidos.
"Unos tecnócratas y las élites nacionales llegaron a la conclusión de que los ecuatorianos somos genéticamente inferiores al resto de países y no podemos tener moneda nacional y adoptan una moneda extranjera", dijo irónicamente Correa.

"Tenemos que prender velas a todos los santos para que la política monetaria de Estados Unidos coincida con las necesidades de Ecuador", agregó.
Correa criticó también la importancia que se ha dado en los países latinoamericanos a la inversión extranjera, que se presentó "como la última Coca Cola en el desierto".

El líder ecuatoriano recalcó que la inversión extranjera puede contribuir al empobrecimiento del país que la recibe si no cumple una serie de condiciones.
"La buena inversión es la que crea activos, no la que capta activos ya creados", precisó.

Correa señaló que si cada país de la región negocia en solitario las condiciones financieras con las grandes potencias económicas será "el capital trasnacional el que ponga las condiciones".

"Si toda la región adopta políticas de salarios mínimos regionales y se pone de acuerdo para ponerle las condiciones al capital trasnacional, será América Latina la que someta al capital", razonó.

"Con la integración regional podemos sacar mucho mayor beneficio a la inversión extranjera para nuestros pueblos", resumió Correa.
El gobernante insistió en la idea de que la principal prioridad para la región es erradicar la pobreza, tal y como planteó unas horas antes durante su intervención en la Cepal.

"La pobreza en nuestra América no es por la escasez de recursos, es por la mala distribución de estos recursos", aseveró.

El gobernante argumentó que para revertir esta situación se deben modificar "las relaciones de poder" actuales mediante la toma del poder político para actuar en favor de las "grandes mayorías".

Correa trató tema de  Assange, Bachlete y reelección en entrevista para CNN Chile

Respecto al gobierno de Sebastián Piñera señaló que existen diferencias ideológicas pero independientemente de esa posición ideológica "hay denominadores comunes y consensos mínimos en los cuales nos basamos como por ejemplo al amor por la democracia, la vocación integracionista”.

Sobre una pregunta que el periodista de CNN le realizó sobre otros presidentes a los que sigue en Twitter respondió que después de Hugo Chávez y Cristina Fernández también pedirá que le incluyan a Sebastian Piñera.

Considera a Michelle Bachelet un orgullo para la Nación y considera una buena noticia que Bachelet regrese a la Presidencia chilena.

Sobre la decisión de La Haya el Presidente señaló que ambos países Chile y Perú tienen que estar dispuestos a aceptar cualquier decisión. "Es una buena noticia que ahora estas diferencias se procesen en tribunales internacionales".

Además indicó que en el caso de Ecuador la decisión no le afectaría porque los límites marítimos con Perú se refieren a un tema pesquero no limítrofe.

Respecto al asilo de Julián Assange Correa  señaló que están preparando argumentos fuertes para que Gran Bretaña le otorgue un salvoconducto. No descartó un pedido humanitario aunque no es una de sus principales estrategias aclaró.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)