23 de marzo de 2018 00:00

El plátano abunda y el precio disminuye

En la empacadora Cedeño (izq.) en El Carmen, Stalyn Zambrano alista 30 cajas para exportar a Colombia. Foto: Juan Carlos Pérez  / EL COMERCIO

En la empacadora Cedeño (izq.) en El Carmen, Stalyn Zambrano alista 30 cajas para exportar a Colombia. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
María Victoria Espinosa

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los productores de plátano barraganete de exportación de El Carmen (Manabí) y de Santo Domingo de los Tsáchilas se sienten afectados por la caída del precio del producto y por las enfermedades como la sigatoka, que ataca a las plantaciones.

Los agricultores señalaron que el precio de la caja de barraganete se mantuvo en USD 8,30 el año pasado, pero desde enero disminuyó a USD 3 y 5; cada caja contiene 52 libras.

Según la Federación Nacional de Productores de Plátano del Ecuador (Fenaprope), el precio oficial es de USD 7, 30.

Pero los exportadores e intermediarios compran al agricultor a un precio más bajo.“En invierno, la cosecha rinde más que en verano. Por eso el productor vende a menos precio para que la sobreproducción no se dañe”, señaló Luis Loor, presidente de Fenaprope.

Los agricultores sostienen que al vender a menos de USD 6 solo les deja pérdidas.

Felipe Zambrano, por ejemplo, produce 100 cajas semanales en 10 hectáreas cultivadas en el recinto rural El Porvenir, del cantón El Carmen.

La caja de barraganete de exportación se cotiza en USD 3 y 5, cuando el precio oficial es 7,30. La sobreproducción incide en la caída. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

La caja de barraganete de exportación se cotiza en USD 3 y 5, cuando el precio oficial es 7,30. La sobreproducción incide en la caída. Foto: Juan Carlos Pérez para EL COMERCIO

El agricultor dice que invierte semanalmente al menos USD 300 en fletes, fertilizantes, cinco trabajadores, entre otros rubros. Además, debe combatir a la sigatoka, una plaga que deja vetas negras en el plátano. “En plagas gasto USD 100 y en fertilizantes, fletes y trabajadores son 200 más. Pero solo me pagan USD 315”. Eso hizo que tuviera que despedir a los empleados y pedir a su familia que ayudara en el cultivo.

Situaciones similares atraviesan unos 8 000 productores de esas dos provincias, las mayores productoras del país.

Ellos se paralizaron la semana anterior en El Carmen, para pedir a las autoridades que se respetara el precio oficial.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Rubén Flores, se reunió la semana anterior con los productores en El Carmen y se comprometió a organizar una comisión para realizar controles en los centros de acopio, en las tiendas de intermediarios y a los exportadores. “Ellos tendrán que facturar con el precio oficial, que calculó el MAG”, dijo el funcionario.

Se tiene previsto que los operativos inicien la próxima semana (última de marzo), liderados por técnicos del Servicio de Rentas Internas, Superintendencia de Control del Poder de Mercado, Intendencia y Agrocalidad.

Los comerciantes y exportadores señalaron que también pedirán una reunión con el MAG, para que se analice el precio de acuerdo con el mercado internacional.

El exportador Víctor Granda señaló que envía menos producto a Colombia. Semanalmente exportaba 100 000 cajas, pero desde este año, solo se envían 60 000. “Por la calidad del producto ecuatoriano, Colombia lo reexportaba a Venezuela, pero ese destino se cerró por la crisis económica”.

El ministro Flores aseguró en esa reunión que se trabajará en un estudio de factibilidad para la instalación de una planta procesadora de chifles, patacones y otros derivados.

Pero en Manabí ya funcionan seis plantas más de ese tipo, desarrolladas por la Prefectura. Además, existen 66 talleres privados que elaboran chifles y patacones, y 33 talleres que hacen harina de plátano, con el apoyo de la Prefectura.

Pero según el productor Limber Cedeño, no sería una solución definitiva, porque hay excedente en la producción destinada para exportar.

En el país se cosecha para exportar a EE.UU. y al mercado colombiano, y otra parte se queda para el consumo nacional. “En las plantas nos compran el de consumo local, que tiene buena calidad, pero la sobreproducción está en el plátano destinado a la exportación”.

De las 433 000 toneladas que se produjeron en el 2016, solo el 10% fue para consumo nacional, según el Banco Central. De ese rubro, solo el 2% se procesa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)