17 de febrero de 2016 14:46

Plan de emergencia se activa por la muerte de monos aulladores

Este es el remolque que se ha dispuesto para poner en cuarentena a los animales que se encuentren en Manabí. Cortesía: Ministerio del Ambiente

Este es el remolque que se ha dispuesto para poner en cuarentena a los animales que se encuentren en Manabí. Cortesía: Ministerio del Ambiente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 33
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Andrés Jaramillo

La muerte de al menos 44 monos aulladores motivó ayer una reunión en la provincia de Manabí. Autoridades del Ministerio del Ambiente, Salud, Agricultura, gobiernos locales y especialistas analizaron la información recabada hasta el momento.

Los cuerpos de los primates fueron encontrados en dos zonas boscosas de la provincia: La Solita y Pacoche, que son parte de una reserva protegida.

No se ha podido determinar las causas de las muertes. Por eso, una de las acciones que se adoptaron en la reunión fue instalar un remolque que funcionará como una suerte de laboratorio de observación.

El lugar está dividido en cuatro compartimentos tipo jaulas donde se espera colocar a los monos aulladores sanos de la zona. Hoy está previsto realizar un recorrido con los biólogos y especialistas en primates para aislarlos.

Los animales estarán en cuarentena mientras avanzan las investigaciones. Se espera que del estudio a los animales salgan pistas que orienten a los científicos.

La muerte de monos aulladores parecía un hecho aislado. Pero conforme pasaron los días, incluso despertó la preocupación de los pobladores y guías turísticos.

Rolando Chávez, vicepresidente de la comuna La Solita, dijo que hace apenas tres meses se podía identificar grupos de hasta 30 monos en los árboles. Sin embargo, ahora la población se ha reducido. Se visualizan entre 3 y 10 monos en cada árbol.

“Nosotros hacemos recorridos para los turistas. Y cada vez hay más animales muertos. Nos preocupa que el río Garrapata, que usan los animales para abastecerse, se contamine. De ahí se obtiene el agua para nuestro ganado y también la beben los monos”.

El 3 de febrero pasado, el Ministerio del Ambiente (MAE) difundió un comunicado en el que ya se alertaba de la muerte de un grupo de monos aulladores. En el documento se detalla que tras la alerta generada por el director del Ambiente del Municipio de Montecristi, los técnicos del MAE acudieron a la La Solita.

Ahí estaban los cuerpos de nueve primates de esa especie en estado de descomposición y uno vivo, pero débil.

“El animal sobreviviente fue trasladado de forma inmediata al Parque Nacional Machalilla, para que reciba atención del veterinario especialista en vida silvestre. Pese a los esfuerzos por salvar su vida, el animal murió”, reza en el documento.

Durante la necropsia, el veterinario halló lesiones hemorrágicas en el sistema digestivo y tomó muestras biológicas que han sido enviadas a un laboratorio para someterlas a análisis y determinar la causa de la muerte.

En Panamá y Nicaragua también se han registrado muertes de esa especie de primates en las zonas boscosas.

Los científicos no han descartado entre sus hipótesis que las muertes puedan estar relacionadas con el virus del zika, transmitido por el mosquito del género Aedes o la fiebre amarilla.

Pero Patricio Ponce, docente e investigador del Centro de Investigación Transnacional de la Universidad de las Américas, UDLA, aclara que no existen aún evidencias científicas de que el zika pueda ser mortal en primates.

“La fiebre amarilla sí puede ser letal, pero tampoco existe evidencia que sea este el que está atacando a estos monos de Manabí”. El especialista recuerda que la fiebre amarilla fue controlada hace varios años en el país. Incluso existe una vacuna. “Sí ha habido caso de fiebre amarilla en primates, pero en selváticos, y que no han afectado en absoluto al ser humano”, aseguró Ponce.

“Hay que tener absolutamente claro que no está comprobado que el zika sea la causa de la muerte de estos primates y tampoco la fiebre amarilla, porque la sintomatología observada en algunos de los primates no es la de esta enfermedad”.

El Ministerio de Salud también confirmó ayer a este Diario que la hipótesis del zika en los monos está descartada. El Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi) se encargó de analizar las muestras que se encontraron.

11 de las 14 especies existentes de monos aulladores se encuentran en la lista roja de las especies amenazadas de la la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN; en inglés: IUCN).

En el Ecuador, el más común es el mono aullador negro seguido del rojo, llamado mono congo. En ambas especies, el estado de conservación está en categoría Preocupación Menor, según la lista de la UICN.

Se han convertido en unos de los atractivos de la reserva Pacoche, en Manabí. Los monos habitan en árboles conocidos como Mata Palo e Higuerón.

En contexto
Desde que se conoció sobre las primeras muertes de monos aulladores en la provincia de Manabí, a inicios de febrero, se ha establecido un equipo interinstitucional para analizar la situación. Especialistas en primates asesoran a las autoridades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)