11 de mayo de 2017 00:00

Petroecuador litiga con Caminosca por obras en poliducto Pascuales-Cuenca

El segundo tramo de esta infraestructura finaliza en la terminal de Chaullabamba, en el norte de la capital azuaya. Foto: Xavier Caivinagua/PARA EL COMERCIO

El segundo tramo de esta infraestructura finaliza en la terminal de Chaullabamba, en el norte de la capital azuaya. Foto: Xavier Caivinagua/PARA EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 61
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Adriana Bucheli
y Giovanni Astudillo (I)

Petroecuador mantiene un litigio legal por USD 150 millones en contra de Caminos y Canales (Caminosca) por el incremento en el costo del poliducto Pascuales-Cuenca.

La causa se tramita desde octubre del 2015 en el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo Nº1, en Quito.

La firma Caminosca elaboró el “Estudio de Ingeniería Básica y de Detalle” de este poliducto. Este documento se firmó por USD 10,1 millones más IVA. La obra transportará gasolinas súper y extra, diésel y gas de uso doméstico al Austro, según la ficha informativa del proyecto de Petroecuador, disponible en su página web. Además, eliminar el transporte en tanques y reducir el desgaste de las vías.

En el proceso judicial, Petroecuador señala que hubo un aumento en el costo de la obra de USD 126,6 millones “atribuibles a la responsabilidad de Caminosca” por “deficiencias en los estudios de ingeniería”. Además de este monto, reclama otros USD 23,4 millones por el pago de daños y perjuicios, incluidos rubros por daño emergente y lucro cesante.

La demanda fue firmada por Carlos Pareja Yannuzzelli, en ese entonces representante legal de Petroecuador y hoy prófugo de la justicia.

Caminosca entregó el estudio de ingeniería definitivo el 21 de agosto del 2013 y, luego, Petroecuador convocó a un concurso para la construcción cuyo ganador fue la firma brasileña Norberto Odebrecht.

El contrato con esta empresa fue firmado en octubre del 2013 con una inversión prevista de USD 369,9 millones sin IVA y con un plazo de 700 días (un año y 11 meses), es decir, vencía a finales del 2015, pero aún no ha sido inaugurado.

De acuerdo con la ficha informativa del proyecto elaborada por Petroecuador, la obra física finalizó en marzo pasado, aunque aún había 24 procesos pendientes por la adquisición de terrenos.
El proyecto no solo que tuvo retrasos sino también incrementos en el precio.

El reclamo de Petroecuador en contra de Caminosca se sustenta en un informe de Aumento de Cantidades del Poliducto realizado por la empresa Egis, que fue contratada por Petroecuador en febrero del 2014 para hacerse cargo de la fiscalización de la obra por USD 20,6 millones.

En ese estudio, que también es parte del proceso legal, se exponen los justificativos técnicos para crear nuevos rubros y aumentos de cantidad . Todo esto para proceder con la “correcta ejecución de los trabajos de acuerdo con especificaciones técnicas de diseño y construcción con normas tanto técnicas como de seguridad y medioambiente”.

En la documentación elaborada por esta consultora y que consta en el proceso se especifican los cambios que se realizaron para la ejecución y que “fueron omitidos en la Ingeniería Básica y de Detalle”.

El poliducto, de 210 kilómetros (ver infografía), arranca en Pascuales (Guayas) y termina en Cuenca (Azuay). En el proyecto se contempló la construcción de las terminales de La Troncal (Cañar) y Chaullabamba (norte de Cuenca) y las estaciones de bombeo de Pascuales, El Chorillo, La Delicia, Ducur y Charcay.

Entre otros aspectos, Egis asegura que la ruta propuesta por Caminosca en el proyecto original no consideraba la presencia de zonas de deslizamiento y laderas con pendientes muy pronunciadas que imposibilitaban la construcción y tendido de la tubería bajo condiciones normales. Esos problemas obligaron, según la demanda, a realizar variantes a la ruta en cinco tramos.

El documento también señala que el proyecto original no consideraba la norma de carreteras para la construcción de la estación de bombeo de La Delicia, que ordena dejar libre de obras una franja de 30 metros de cada lado de la vía.

Con ello, la estación debía ser desplazada a una “localización no adecuada e imposible en la práctica, al quedar al borde de una pendiente muy pronunciada”. Además, construir esa parte del proyecto en esa zona habría implicado un costo de expropiación, pues los terrenos eran privados. Por todo esto, La Delicia fue cambiada a otra zona, donde incluso Petroecuador tiene un terreno.

Sobre la estación de bombeo Charcay se indica que los problemas surgen por la falta de estudios de suelos y niveles freáticos del proyecto original. La estación también fue desplazada debido a la norma de carreteras.

Adicionalmente, aseguró Egis, el trazado atraviesa por sitios de extrema complejidad constructiva, “lo que ha generado obras especiales que permitan y aseguren la protección mecánica, que permita asegurar las condiciones de estabilidad del ducto…”.
Este Diario consultó a Quevedo y Ponce, abogados del demandado, sobre el tema. En un correo señalaron que no darán más información de la que se encuentra en el proceso.

Ahí, entre otros descargos, se señala que entre Petroecuador y Caminosca se firmó un acta de terminación de mutuo acuerdo donde las partes declararon que daban a ese convenio “el valor de sentencia ejecutoriada de última instancia pasada por autoridad de cosa juzgada válida como tal ante jueces competentes...”.

Además, argumentó que “se pretende atribuir a Caminosca responsabilidades sobre los efectos de un contrato del cual no es parte” porque en el contrato firmado entre Petroecuador y Odebrecht se determinó que parte de las obligaciones de la constructora era “la revisión, modificación y complementación de la ingeniería de detalle”. También en ese contrato se señaló que era responsable de “completar, corregir y actualizar toda la información antes de realizar su propio alcance de trabajo”.

Este Diario también buscó la versión de Petroecuador y Odebrecht, a través de correos electrónicos enviados el 28 de marzo y 7 de mayo, respectivamente, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo una respuesta.

Cronología de la obra

2008
Petroecuador firmó un contrato con Caminosca para que realice los estudios de ingeniería básica y de detalle, gerenciamiento y fiscalización de la obra.

2013
Se inició la construcción del Poliducto Pascuales-Cuenca y, para ello, Petroecuador firmó un contrato con Odebrecht por USD 369,9 millones.

2016

El 26 de febrero del 2016 se iniciaron las pruebas de carga y despacho de combustibles en uno de sus principales terminales ubicado en el cantón La Troncal.

2017
De acuerdo a la ficha informativa del proyecto, publicada por Petroecuador y actualizada al 6 de abril, se prevé que el año de culminación de la obra sea el 2017.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)