11 de octubre de 2016 00:00

Partidos se enfocan en que las mujeres refuercen sus listas

La lista de asambleístas nacionales de la Izquierda Democrática estará encabezada por Wilma Andrade, su presidenta nacional. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La lista de asambleístas nacionales de la Izquierda Democrática estará encabezada por Wilma Andrade, su presidenta nacional. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Ana María Carvajal
politica@elcomercio.com

El sistema electoral, según lo determina el Código de la Democracia, debe regirse en los principios de proporcionalidad, igualdad del voto, equidad, paridad y alternabilidad entre mujeres y hombres. Y como parte de ese mandato, las listas para asambleístas nacionales y distritales deben intercalar hombres y mujeres en sus cuadros para las elecciones.

Los partidos y movimientos políticos tienen tres caminos para conformar estas listas: recurrir a las mujeres conocidas dentro de sus filas, reclutar a nuevas figuras y, finalmente, decidir si las postularán en solitario o a través de alianzas con otras tiendas políticas afines.

En el Acuerdo Nacional por el Cambio tomaron la opción de ir en solitario para asambleístas nacionales y conformar alianzas para asambleístas provinciales.

La lista de asambleístas nacionales de la Izquierda Democrática, por ejemplo, estará encabezada por Wilma Andrade, su presidenta nacional. Su nombre fue anunciado en la convención del partido en donde también se anunció la postulación de Paco Moncayo a Carondelet.

Otra de las tiendas de esta alianza de centro-izquierda, Unidad Popular, buscará nombres entre sus filas, pero también ha abierto las puertas para líderes sociales que quieran sumarse. Entre sus filas está Natasha Rojas y Mery Zamora . El movimiento también está mirando a figuras como Cristina Cachaguay, de la plataforma Mujeres por el Cambio; Rosana Palacios, de la UNE; o defensoras de los derechos humanos y de género como Silvia Buendía.

Además de Solanda Goyes, quien está en Nosotras por la Democracia.

Según Geovanni Atarihuana, presidente de Unidad Popular, las conversaciones avanzan con el fin de ofrecer listas que salgan de las bases sociales y se orienten por las propuestas de izquierda. En provincias, en cambio, se está buscando alianzas locales para lograr la mayor cantidad de escaños en el Pleno.

En el oficialismo hay hasta el momento 890 precandidatos, mitad hombres y mitad mujeres, que están recibiendo capacitación, según Doris Soliz, secretaria ejecutiva de Alianza País, para luego ser oficialmente nominados.

Tanto ella como Javier Serrano, presidente de la Comisión Electoral del movimiento, afirman que aún no es momento de anunciar nombres pero aceptan que en el bloque de asambleístas en funciones hay quienes pueden optar por la reelección.

Aún no se ha confirmado ninguno, pero entre ellos suenan los de la presidenta del Legislativo, Gabriela Rivadeneira; la vicepresidenta Marcela Aguiñaga o las asambleístas María José Carrión y Alexandra Ocles.

Los oficialistas afirman que han sido los principales impulsores de la paridad de género en elecciones y por ello las tres cabezas de la Asamblea actual son mujeres. “Qué bueno que ciertos espacios que han sido machistas ahora estén proponiendo candidata a la Presidencia de la República (Partido Social Cristiano (PSC) a Cynthia Viteri)”, agrega.

Al respecto, el asambleísta Henry Cucalón, del PSC, explicó que no es la primera vez que su tienda política da un lugar de importancia a una mujer. La misma Viteri corrió ya por la Presidencia hace 10 años, encabezó la lista de asambleístas nacionales en los anteriores comicios y Cristina Reyes también encabezó su distrito y así ambas llegaron al Legislativo actualmente en funciones.

Cucalón adelantó que en las listas que el PSC conformará como parte de la Convergencia Democrática por la Unidad tiene ya algunos nombres en agenda. Entre ellos están los de Reyes, para la reelección, o Paola Vintimilla, exreina de Quito, quien se sumó a sus filas.

Además, Cucalón recuerda que no solo en el PSC hay figuras fuertes sino también en Avanza, por ejemplo, donde se destaca la joven Gabriela Díaz Coka, actual presidenta de ese bloque.
Esta alianza también se optó por conformar mesas provinciales. Javier Orti, de Avanza Pichincha, ha mantenido al menos cuatro reuniones con Santiago Guarderas, del PSC, y Fanny Reyes, por Concertación.

Ellos están en la tarea de proponer nombres para estructurar el orden de las candidaturas. Cada tienda debe proponer sus parejas. Entre las mujeres por Avanza, hasta el momento, se ha definido a Jessica Jaramillo para el Distrito Sur de Pichincha.

La definición de listas está prevista entre fines de octubre e inicios de noviembre.

Natalia Sierra: ‘Hay una política machista’

Natalia Sierra es socióloga y docente de la U. Católica. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Natalia Sierra es socióloga y docente de la U. Católica. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Natalia Sierra
Socióloga y docente de la U. Católica.


La ley abre posibilidades de participación a las mujeres, porque obliga a que los partidos tomen en cuenta la paridad. Pero no necesariamente esto acaba con la cultura política machista y esto se puede ver con estas expresiones violentas del Presidente en contra de las mujeres, en el caso de Cynthia Viteri. En el Gobierno hay una contradicción, porque hay un conjunto de leyes frente a una política de Estado marcadamente machista. No es cualquier persona la que afirma estos prejuicios, sino el Presidente. Debiera haber un rechazo generalizado. No se puede permitir que en la campaña electoral se degrade de ninguna manera a ningún candidato. Eso debería ser sancionado.

En contexto
Las listas deben estructurarse intercalando hombres y mujeres. Así se cumple con el principio constitucional de que el Estado debe promover la representación paritaria de mujeres y hombres en los cargos de elección popular y otros públicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)