6 de agosto de 2017   00:00

Delator de Odebrecht estaba al tanto de las negociaciones fallidas en Refinería del Pacífico

En el 2015, Odebrecht concluyó la remoción de tierras en El Aromo, una zona rural de Manta, en Manabí. Foto: Archivo particular

En el 2015, Odebrecht concluyó la remoción de tierras en El Aromo, una zona rural de Manta, en Manabí. Foto: Archivo particular

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 168
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 6
Gabriela Quiroz y Javier Ortega (I)

La Refinería del Pacífico fue uno de los temas que José Conceição Santos, exsuperintendente de Odebrecht-Ecuador trató con Alexis Arellano, exgerente de la petrolera venezolana Pdvsa en el país.

Esta conversación fue grabada clandestinamente el 28 de junio del 2016, en las oficinas de la constructora, en el World Trade Center, en Quito. Según la transcripción de los audios a la que este Diario tuvo acceso, Arellano habló entonces de los problemas para conseguir financiamiento para levantar la planta refinadora, y sobre la reducción de acciones de Pdvsa, en la empresa de economía mixta Refinería del Pacífico.

A través de esta compañía, conformada en el 2008 entre Petroecuador y Pdvsa, se buscaba que Ecuador fuera autosuficiente en la producción de combustibles. El objetivo era procesar 300 000 barriles de crudo diarios, una parte provista por la estatal venezolana. Arellano le comenta a Santos: “El Presidente creó un embajador. Le dio título de embajador. (...) Están trabajando en dos líneas, con China y Corea, y tienen avanzadas algunas cosas. El Presidente les dio dos meses para conseguir financiamiento”.

El 31 de mayo, Rafael Correa nombró a Horacio Yépez como embajador itinerante para temas estratégicos. Debía buscar recursos en China, Corea del Sur, India y Europa. Esta búsqueda de financiamiento y de un nuevo socio se debió a las divergencias sobre el papel de Pdvsa dentro del proyecto, al que el exministro de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, calificó de “pasivo”, en junio del 2016. “Desde hace casi tres años hemos acordado con ellos que reducirían su participación…”.

Según informes de la Contraloría, entre 2012 y 2013, Pdvsa, que registra 49% de participación accionaria, incumplió los aportes de capital. Esto se cubrió con aportaciones de Petroecuador, que tiene 51% del paquete accionarial. En el audio, Arellano afirmó que el embajador itinerante es hombre del Vicepresidente (Jorge Glas), “ha trabajado con él durante un tiempo”. También mencionó que Glas le pidió que ceda parte del 49% de acciones, porque estaba negociando la entrada de los chinos, como socios.

Fuentes: Odebrecht/Refinería del Pacífico/EL COMERCIO DATA/JCH

Fuentes: Odebrecht/Refinería del Pacífico/EL COMERCIO DATA/JCH

A partir de febrero del 2013 se comenzó a negociar con la Empresa China National Petroleum Corporation (CNPC) para incorporarla como tercer socio y con la banca de ese país, el Industrial Comercial Bank of China (CBC), para lograr el financiamiento del proyecto. Para junio de ese año se firmó un convenio con CNPC para que sea socia con 30% de acciones y que Pdvsa tenga el 19%. Este acuerdo no ha prosperado hasta hoy. Por estos hechos, Arellano había viajado a Venezuela para explicarle al presidente Nicolás Maduro y al ministro Rafael Ramírez. “...Se arrecharon y me mandaron a sacar todo de aquí, que cierre la oficina”.

Recordó que cuando llegó al Ecuador con Freddy Salas, a quien nombró gerente técnico del proyecto, no había empleados, solo la figura jurídica. Tras su arribo se dio cuenta de que los ecuatorianos “se volvían locos”, porque pensaban que en este negocio podían tomar comisiones. “...El negocio aquí de las comisiones es muy grato”. Pero, en el audio explica que la Controlaría entró y se complicó el panorama. Como parte del proyecto se contrataron estudios de ingeniería con la coreana SK E&C, en 2010, que fueron observados por el órgano de control.

Millonarias obras con Odebrecht

A la constructora brasileña Odebrecht se le adjudicaron dos obras, en 2012 y 2013, que hoy están siendo indagadas por la Fiscalía. Se trata de la remoción de tierras, en El Aromo (Manabí), y la construcción del acueducto La Esperanza, que son parte de los trabajos previos. En la delación de Santos a la que el diario brasileño O Globo accedió, él reconoce que, tras el regreso de Odebrecht al país (2010), el excontralor, Carlos Pólit fue decisivo para que la empresa ganara grandes proyectos. Entre ellos menciona a la hidroeléctrica Manduriacu, el poliducto Pascuales Cuenca y las obras previas de la refinería del Pacífico.

Unos días antes de que se adjudicara a Odebrecht la remoción de tierras, el consorcio Aromo del Pacífico, uno de los oferentes del concurso, impugnó el proceso. Argumentó que se entregó la obra a una sucursal extranjera, que registró pérdidas en 2010 y 2011, que superaban el 50% del capital asignado a la firma y consideró que difícilmente podría ejecutar el contrato. Pedro Merizalde, exgerente de la Refinería, negó el reclamo y adjudicó el proyecto a Odebrecht.

El exfuncionario está indagado por presunto perjurio. En exámenes especiales de la Contraloría se auditaron USD 510,74 millones. Sin embargo, no se establecieron indicios de responsabilidad penal; solamente se fijaron glosas civiles y administrativas por USD 83 556. La Comisión Anticorrupción, en cambio, identificó que el terreno de El Aromo fue adquirido supuestamente en USD 6,7 millones, pero su avalúo era de apenas 121 275.

También denunció que el Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) cuestionó la idoneidad del sitio porque es altamente poblado y una refinería constituiría una bomba de tiempo, por el impacto ambiental. En el audio, Arellano enfatiza que el Ecuador no ha logrado tener una refinería desde hace una década. Según el gobierno de Correa se necesitaban USD 13 000 millones, pero la actual administración calcula una inversión máxima de 10 000 millones.

Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos, aclaró que esto no significa que existió sobreprecio en la planificación. Considera que el proyecto debe ajustarse a las necesidades de los inversionistas. Su idea es reanudar la obra sin endeudamiento público. Hasta noviembre del 2016 se invirtieron USD 1 503 millones.

En este último monto se incluye estudios de ingeniería, ambientales, la adquisición de tierras, la administración del proyecto, salarios, asesorías, responsabilidad social, etc. Arellano remató el diálogo con Santos diciendo que Pdvsa tenía seis bancos dispuestos a financiar la obra y el 80% del dinero ya se había conseguido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (35)
No (7)