4 de septiembre de 2015 07:14

Miles de niños agotados y muchos sin padres marchan como refugiados

Una familia de refugiados es trasladada en un tren serbio al borde entre Grecia y Macedonia. Foto: AFP

Una familia de refugiados es trasladada en un tren serbio al borde entre Grecia y Macedonia. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 23
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Entre la quinta y la cuarta parte de las decenas de miles de refugiados que llegan a Serbia de zonas en conflicto en Oriente Medio y continúan viaje hacia el oeste de Europa son mujeres y niños, muchos de los cuales emigran sin sus padres, según diversas organizaciones que intentan ayudarles.

"Entre 15 280 niños que han pasado por este centro, 4 114 viajaban sin sus padres", dijo a Efe por teléfono el director del Centro de protección de Asilantes de Belgrado, Rados Djurovic.

Djurovic aseguró que todos están en malas condiciones higiénicas y muy agotados. Además, muchos padecen de lesiones adquiridas en el largo camino.

"Hay cada vez más bebés debilitados, resfriados, con insolación, diarrea y otros problemas de salud, que podrían agravarse mucho con la llegada de las lluvias y el frío", advirtió el experto.
Respecto a los menores que viajan sin padres, se trata en su mayoría de adolescentes de alrededor de 15 años de edad.

"En algunos casos, los niños van solos porque en el camino han perdido a sus padres. Luego también hay grupos enteros de adolescentes que partieron de sus aldeas para hallar trabajo en Occidente y enviar dinero a casa", explicó Djurovic.

Apuntó también a la existencia de redes de trata de personas que, una vez llegados los menores a Alemania u otro país occidental, los obligan a mendigar, robar, o los explotan de otras formas.

"Se trata de un grupo muy vulnerable, meta fácil de traficantes de personas. Los niños que hemos tratado no nos han confesado ser víctimas de traficantes, pero tenemos indicios de que en algunos casos es así", explicó.

Dragan Rolovic, director del Instituto de la Juventud de Belgrado que mantiene un Centro de alojamiento de extranjeros menores de edad sin acompañamiento de padres, ha tenido recientemente la suerte de poder reunir a tres hermanos afganos con su padre.

"Después de un agotador viaje de seis meses desde Afganistán, esos tres hermanos, de 8, 10 y 12 años, perdieron a sus padres en la frontera macedonio-serbia al irrumpir la policía en la frontera que estaban cruzando. Los refugiados huyeron y se dispersaron y los niños se perdieron", contó a Efe Rolovic.

La policía halló a los niños, desesperados y asustados, y los llevó al citado instituto, que después de una intensa búsqueda de 10 días logró hallar al padre de los niños y reunificar la familia.

Los adolescentes que viajan en grupo, sin padres, suelen tener a alguien que los espera en el país de destino y están bien informados de la ruta que deben usar, explicó.

Pese a ello, Rolovic dijo que también son susceptibles de caer en las redes de trata de personas.

Un total de 106 172 refugiados, mayormente de Siria, Afganistán e Irak, han sido registrados al entrar en Serbia en lo que va de año (hasta el 2 de septiembre), según la oficina del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Serbia.

"Estimamos que casi un mismo número de inmigrantes han entrado también, pero sin ser registrado", dijo a Efe la portavoz de la citada oficina, Mirjana Milenkovic.

La afluencia de refugiados ha ido aumentando de forma casi exponencial desde mayo, cuando se registraban 200 inmigrantes al día, hasta los últimos días, cuando ha llegado a superar 3 000 diarios, según los datos de ACNUR.

Aunque en Serbia existen varios centros de acogida, son pocos los refugiados que permanecen más de tres a cinco días en ellos, pues todos quieren seguir camino a Hungría, y de allí al oeste de Europa.

Pero tanto Djurovic como Rolovic consideran que las crecientes trabas que pone Budapest a las personas que quieren entrar en territorio húngaro, incluidas dos vallas en la frontera, una de metro y medio de altura ya construida, y otra de cuatro metros que se está elevando, podría llevar a que muchos refugiados permanezcan en Serbia por más tiempo del que desean.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)