Negocios

Emelnorte, entre las tres primeras empresas eléctricas de la región

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte
7 de November de 2010 00:00

La Empresa Eléctrica Regional Norte (Emelnorte) se llevó la medalla de bronce entre las 54 mejores compañías distribuidoras de energía de 14 países de América Latina, España y el Caribe.

Este reconocimiento lo otorga la Comisión de Integración Energética Regional y evalúa la calidad y la satisfacción de los clientes de las compañías.Para esta medición, se dividió a las empresas en dos grupos: las que tienen más de 500 000 clientes y las que tienen menos que este número. Emelnorte se ubicó en el segundo grupo, pues atiende a 180 000 personas.

Este año, Emelnorte fue la única compañía del país en ganar una mención. Desde el 2001, la eléctrica participa en este proceso y en los dos últimos años logró escalar y ubicarse entre los primeros lugares.

Desde el 2008, la proveedora de energía hizo una alianza estratégica con la Empresa Eléctrica Quito (EEQ) y logró optimizar los sistemas informáticos.

Ello facilitó el pago de facturas a los clientes, redujo el tiempo de facturación y efectivizó el cobro de cartera vencida.

La empresa incorporó, además, máquinas electrónicas con pantalla táctil para que los usuarios obtengan duplicados de las facturas, consulten el estado de su trámite y conozcan sobre nuevos servicios.

Otra de las innovaciones fue la creación de Centros Autorizados de Recaudación (CAR) para dar opciones de pago al usuario; asimismo, se instaló el sistema de Respuesta de Voz Inmediata (VIR). A través del VIR, el cliente conoce el monto de su consumo vía telefónica. Esta tecnología tuvo un costo de USD 240 000.

El sistema comercial integral fue clave para que Emelnorte mejorara el índice de calidad y satisfacción de sus clientes y se hiciera acreedora al reconocimiento internacional.

Aunque los usuarios no conocen detalladamente el cambio interno que ha tenido la empresa, han visto mejoras en los servicios.

Patricio Toapanta se demoró cinco minutos en cancelar el valor de su factura de consumo eléctrico. El ibarreño pagó USD 19,73 en la agencia de Emelnorte de Ibarra. “La atención ha mejorado, las cajeras atienden con rapidez”, dijo Toapanta.

Con él coincide Gabriela Guamán. La usuaria reside en Prio-rato y afirma que hace dos años los cambios en la empresa son notorios. “Antes ni siquiera me iban a dejar las planillas. Ahora las recibo cada mes”.

Los clientes identifican también un avance en cuanto al tiempo de respuesta frente a daños.

“Es bueno que haya una oficina para los reclamos”, afirma María Salas. Las quejas más comunes son los desperfectos, cambios de medidores y fallas en la lectura.

“El premio es un estímulo para reforzar los puntos positivos y corregir los errores”, señaló Marcelo Moreno, presidente ejecutivo de Emelnorte.

Recordó que la eléctrica no mantiene ningún contacto con la encuestadora y que las mediciones se realizan una vez cada año.

Otro punto a favor fue la implementación de la tarifa de la dignidad. Esta iniciativa es aplaudida por la ciudadanía y beneficia al 75% de los abonados de Emelnorte. Los que consumen menos de 130 kilovatios hora (kW/h) al mes se benefician con el pago de USD 0,04 por kW/h.

El premio otorgado por la Comisión de Integración Energética Regional será entregado el 17 de noviembre próximo en Asunción, Paraguay. La concesionaria recibirá una presea de bronce.

Más datos sobre la Empresa Eléctrica Regional Norte

Emelnorte se constituyó en 1976, como resultado de la fusión de las empresas eléctricas de Ibarra y Tulcán.

El nivel de cobertura  es del 80% de la población del área en concesión, que abarca las provincias de Carchi e Imbabura y los cantones de Cayambe y Pedro Moncayo, de Pichincha.

El presupuesto llegó este año  a USD 92 millones,  de los cuales se han  invertido USD 50 millones en infraestructura y tecnología.  Los USD 42 millones restantes van a gastos corrientes.

En este año, una de las principales obras de ejecutadas fue la línea de transmisión de 40 km entre el Chota y la Carolina.

Otras obras concluidas este año fueron las subestaciones en Otavalo, Cayambe e Ibarra, que reemplazaron a infraestructuras que llevaban varios años sin remodelarse.

Los principales accionistas de Emelnorte son el Ministerio de Electricidad, los gobiernos provinciales de Carchi,  Imbabura, Pichincha y Sucumbíos y varios municipios de estas zonas.

El nivel de pérdidas está entre los seis más bajos del país

Emelnorte registró entre enero y agosto de este año un índice de pérdidas energéticas del 10,36%, por debajo del promedio nacional que llega al 16,64%.

Este indicador  se determina al comparar la energía  que reciben las empresas distribuidoras de las generadoras con lo que facturan de sus usuarios.

Por ejemplo, si una distribuidora recibió 100 megavatios hora (Mw/h) y solo facturó 8,  tiene un nivel de pérdidas del 15%.

Estas se presentan en dos categorías: las pérdidas técnicas y las llamadas “pérdidas negras” o comerciales.

Las primeras son inherentes al sistema eléctrico y se verifican en las redes de transmisión en forma  de calor que se disipa en el ambiente o por la antigüedad de circuitos, cables y equipos de recepción. Y nunca podrán eliminarse por completo, pero tampoco pueden ser mayores al 7%.

En cambio, las pérdidas comerciales se provocan por la ineficiencia en la gestión de las empresas cuando hay problemas de falta de medición del consumo de los usuarios, dificultades en el cobro o simplemente robo de energía.

Por ello, este tipo de pérdidas no pueden superar el 2%, con lo que el índice total no debería ir más allá del 9%.

El índice de pérdidas de Emelnorte se encuentra entre los seis menores que registran las empresas de distribución de energía en el Ecuador.

La empresa con menores pérdidas es la eléctrica Azogues (4,86%) mientras que la que mayores pérdidas registra es CNEL Manabí (34,79%).

El presidente de Emelnorte, Marcelo Moreno, indicó que para la reducción del nivel de pérdidas se han implementado programas se control con la reconexión y reubicación de medidores de luz para los consumidores.

También se ha instalado un cableado más resistente para reducir el robo de energía.

 

Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (0)
No (0)