24 de July de 2011 00:04

El cobro del parqueo tuvo su efecto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde el año pasado, varios centros comerciales de Quito pusieron en marcha el sistema de cobro de parqueadero tarifado.

El tiempo establecido para la gratuidad del estacionamiento y el costo de este depende de la estrategia de cada centro; no está regulado de manera oficial.

Según los voceros de estos negocios, la aplicación de este sistema fue pedido por el Municipio, como una medida necesaria para evitar que personas que trabajan en edificios aledaños utilicen estos estacionamientos, y que sus clientes no cuenten con un lugar dónde parquearse.

Carlos Páez, secretario de Movilidad, explicó que los centros comerciales generan un conflicto de tráfico. “Referimos un manejo adecuado de los establecimientos, cobro de parqueadero, aunque no sugerimos tarifas”.

El cobro de parqueadero ha dividido las opiniones de los clientes. Algunos consideran que este sistema brinda a los usuarios un lugar seguro donde estacionarse.

Mientras otros ven esta medida como abusiva y poco coherente, ya que consideran que este servicio debería ser gratuito, pues ya realizan una compra y debería ser parte de un adecuado trato.

Quicentro
La tarifa al cliente tuvo que cambiar

El Centro Comercial Quicentro Norte empezó a cobrar  parqueadero tarifado desde marzo del 2011. Al inicio, el cliente debía presentar una factura mínima de USD 5, para no pagar por la hora de parqueadero.

Hoy, el cliente debe mostrar  una factura mínima de USD 2 para no cancelar el parqueadero de la primera hora. Si no presenta este comprobante, debe cancelar  USD 2 por los 60 minutos. A partir de la segunda hora debe cancelar USD 0,50,  pero solo si presenta  su comprobante de compra.

El cobro afectó al negocio del centro comercial. “Los dos primeros meses descendieron  las ventas en los locales  entre un 10 y 15%. Y tuvimos que reducir  la tarifa”, explicó   el gerente del ‘mall’,  Miguel Chiriboga.

Pero los dueños de 25  locales aseguran que el impacto fue mayor. Por ejemplo, Javier Garcés,  de Artesa, aseguró  que las ventas  cayeron   en un 40%, pues en febrero vendieron USD 20 000, y  luego de la medida   han comercializado solo USD  5  000 al mes.

Vendedores como  Eddy Incapie, administrador de OnaSáenz, explicaron que para vender han realizado estrategias de publicidad que antes no eran necesarias.


El Jardín
El tiempo de adaptación sí ayudó

La transición en el Mall  El Jardín fue paulatina. Por  más de un mes, se enseñó al cliente a utilizar el parqueadero tarifario. Durante ese tiempo no se les cobraba nada.

Actualmente, el cliente puede acceder a  dos horas gratis sea comprador  o no. A partir de la tercera hora debe cancelar   USD 1.
Pese a ello, cuando entró en vigencia el sistema, en mayo, se sintió el impacto.

Daysi Loor,  de Almacenes  Pinto, recuerda que el cobro sí afectó al inicio el tráfico de clientes, pero  que a medida que pasó el tiempo los clientes ya se acoplaron  y las ventas se han normalizado.

Para algunos clientes, el malestar persiste.  Alejandra Loor, dijo,  “es un abuso, ya que aparte de venir a  comprar nos cobran el parqueadero. Si pudiera dejar de venir,    créame que lo haría”.

Y la incomodidad también es de  los administradores y vendedores de los  locales. “Tenemos que pagar USD 6 diarios por lo menos por el parqueadero o comprar la tarjeta  que cuesta  USD 80 al mes, que nos permite estacionarnos todo el tiempo que uno quiere. Y esto no es poco para nosotros”, señaló Katherine Aguirre, vendedora de Lacoste.


CCI
El primero en utilizar el sistema

El Centro Comercial Iñaquito (CCI) comenzó a aplicar el sistema de parqueadero tarifado desde mayo del 2010.

En este lugar, con la presentación de una factura de cualquier valor, el cliente cuenta con  dos horas gratis de parqueo.

A partir de  la tercera hora debe cancelar USD  0,50 y en   la cuarta hora    1. Mientras que las personas que no son clientes pueden gozar de una hora gratis.

De los centros comerciales consultados, el CCI fue el que menos impacto sintió en la adopción de la medida de pago.

Este cobro ha afectado muy poco el volumen de  las ventas.  Myrian Mena, vendedora de Sock Shop, explica que al principio los compradores se quejaban por el cobro de parqueadero, pero que ahora ya se han acostumbrado.

Clientes de este centro comercial se sienten molestos por esta medida. Para Glenda Ponce, funcionaria pública, esta medida es absurda pues considera que este monto no debería ser asumido  por los clientes

En cambio, Ana Lucía Grijalva dijo que prefiere comprar en el CCI  ya que el cobro del estacionamiento es más barato y tiene más tiempo  para “vitrinear”.


Plaza de las Américas
La gratuidad ayudó a las ventas

En la Plaza de Las Américas el cliente puede acceder  a tres horas gratis, siempre y cuando su cupón  de parqueadero esté sellado por un local que funcione dentro. A partir de la cuarta hora debe cancelar USD 1.

El cobro del parqueadero, que se inició en febrero de este año, ha hecho que la  afluencia de clientes al centro comercial crezca en  un  6% y el consumo promedio en un 10%. Así lo asegura María Bastidas, directora de Comunicación del centro comercial.

Jorge Naveda, gerente de Metro Café, comenta que las ventas no han disminuido, precisamente porque que el cliente cuenta con tres horas de parqueadero gratis, tiempo suficiente para comprar.

Con esto coincide Marx Villalba, empleado del Banco de Fomento y cliente:  “Tres horas son suficientes para pasear, comer y comprar tranquilamente”.

Aunque este cobro ha creado un poco de malestar en los empleados del complejo, quienes tienen  que parquear en  la zona verde (parqueadero Veracruz),  lugar  que  se encuentra fuera del local, resaltándoles  incómodo y peligroso. Además, comentan que cuando tienen turno en la tarde no encuentran parqueadero.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)