Negocios

Cinco tipos de cebollas se ofertan

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
21 de May de 2011 00:02

Esta hortaliza es uno de los productos que más se emplea en la alimentación. Sus variedades son de mucha utilidad al momento de preparar las recetas.

En Ecuador, esta planta se cultiva en la Costa y en la Sierra. Por ejemplo, la cebolla blanca (en rama) es una de variedad que se produce en la Serranía.

En Guamote, Chimborazo, el costo de producción de una hectárea de cebolla blanca es USD 3 290, valor que, a pesar de ser alto, es rentable, según Washington Duque, técnico de la Subsecretaría de Fomento Agrícola.

Otra zona de gran producción de esta variedad es Huambaló, Tungurahua. Aquí se dan dos tipos de esta cebolla: la negra, de las zonas altas y la palma, de las partes bajas. Se las cultiva todo el año y cada dos meses se cosecha.

Según Isaac Villegas, presidente de la Junta Parroquial de Huambaló, el precio depende de la oferta y la demanda. Cuando existe sobreproducción, sus costos caen en el mercado.

Normalmente, el productor vende el atado de 1 kilo entre USD 0,90 y 1. En la actualidad, se cotiza entre USD 0,35 y 0,40.

En la Costa y la Sierra se siembra la cebolla paiteña, la más buscada por los compradores.

Se caracteriza por su color morado y fuerte sabor. La paiteña de la Costa dura más que la de la Sierra. Según Julio Cueva, presidente de la Asociación de Productores Hortifrutículos de la Costa (Asofuco), esta dura entre 3 y 4 meses porque es sometida al proceso de curado. Este consiste en tapar la cebolla con su follaje, el cual se seca y la hortaliza se endura. En la Sierra el clima no permite curar la cebolla.

Duque indica que la paiteña se cultiva en climas de entre 18 y 30 grados. Su producción es para el consumo nacional, a diferencia de la perla, el cebollín y el puerro, que son para exportar.

Las propiedades

La cebolla contiene vitaminas: A, B1,C y E. Esta última es un potente antioxidante, que evita la degeneración de las células del cuerpo.

Contiene varios minerales, entre ellos están el calcio, magnesio, yodo, cobalto, cobre, hierro, fósforo, cloro, níquel, potasio, silicio, zinc, azufre y bromo.

La cebolla también contiene ácido fólico, elemento recomendado para las mujeres embarazadas, para el desarrollo del bebé.

La cebolla puerro es recomendada para la digestión, ya que tiene altos contenidos de fibra que ayudan al organismo.

Este alimento es recomendado como diurético, para la gripe y la tos. También se la emplea para el cutis, dando un masaje facial con el jugo que se extrae.

César Salazar, homeópata, indica que los beneficios de la cebolla en los remedios caseros como jarabes o mascarillas, se potencializan si a esta se la tritura en piedra de moler y no en licuadora, ya que al licuarla su energía cambia.

Al igual que el ajo, la cebolla es ingrediente principal de varios platos típicos. Por ejemplo: los cebiches, el encebollado, la salsa de maní o de queso, etc.

Para quienes no gustan de esta, se recomienda picarla en pedazos muy pequeños para no sentirla al comer pero beneficiarse de sus vitaminas.

En el campo

Uno de los problemas que más afronta el cultivo de la cebolla perla es el de las enfermedades y el ataque de plagas como los nemátodos, que producen nodulaciones en la raíz y no le permiten la absorción de nutrientes a la planta, por lo que la cebolla no crece
y se deforma.

La cebolla blanca o en rama se puede cultivar en zonas altas. Esta variedad se da en climas fríos entre 12 y 18 grados.

En años anteriores el Ministerio de Agricultura brindaba asistencia técnica y semillas. Este programa desapareció, ya que lo que se hacía era entregar semillas híbridas.

Según Washington Duque, técnico del Ministerio de Agricultura, las semillas híbridas desaparecen, es decir, a estas solo se las puede usar una vez. Esto hizo que los agricultores importaran otro tipo de semillas de Perú y Colombia.

El problema de esta importación, indica el técnico del Ministerio, es que las semillas llegaron con enfermedades y su control genera gastos mayores de producción.

La cebolla también suele ser utilizada para preparar insecticidas orgánicos que ayudan a combatir algunas plagas.

Una receta muy empleada para combatir los pulgones en las plantas es colocar en un recipiente la piel de tres cebollas (capas secas) y añadir un litro de agua hirviendo. Se deja reposar un día y se rocía las plantas con este líquido.

Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (0)
No (0)