17 de July de 2011 00:01

Las secuelas del cambio climático en Ecuador...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 13
Contento 2

Por años, Ecuador ha experimentado síntomas de cambio climático, como el derretimiento de sus glaciares, sin que los gobiernos de turno tomen medidas preventivas suficientes para enfrentarlo desde varios frentes y con acciones a mediano y largos plazos.

Las secuelas que el país sufre por este fenómeno mundial son analizadas en el cable 151251, que el 24 de abril del 2008 envió la embajadora Linda Jewell.

El informe detalla, con base en diversas fuentes científicas, nacionales e internacionales, así como instituciones estatales, el deterioro ambiental, y las zonas más afectadas del país. Lo hace en el contexto de las inundaciones que se produjeron el 2008 en Ecuador, como una manifestación evidente de la alteración climática.

Estudios de los glaciares muestran una reducción del 28%, los últimos 10 años. Los científicos están preocupados -agrega el documento- debido a que estos glaciares proveen la mayor cantidad de agua para la agricultura de las montañas, el poder hidroeléctrico, y las necesidades municipales. Mientras Ecuador enfrenta altos costos por reparar las inundaciones, los cambios de clima se han vuelto particularmente relevantes, pero son difíciles de manejar por el Gobierno.

La mayoría de ONG y la comunidad científica ecuatoriana están preocupados por el derretimiento de los glaciares, que es el resultado del calentamiento global. El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) y la Agencia Nacional del Clima del Ministerio de Energía y Minas estiman que los glaciares cubrían aproximadamente 70 kilómetros cuadrados en el 2006, registrando un 28% de disminución desde 1998. Estos datos coinciden con otros estudios previos, según los cuales, entre 1976 y 1997, hubo una disminución del 30% de los glaciares del Cotopaxi, una de las fuentes primarias de agua para el consumo humano de Quito.

Estudios del Cotopaxi indican que hay una disminución de 50 metros por año. La Empresa Eléctrica Quito estima que la cantidad de agua que llega a la planta hidroeléctrica de Guangopolo de los ríos alimentados por los glaciares del Cotopaxi ha decrecido entre un 40 y 50%, los últimos 30 años. El Departamento de Energía de EE.UU., la organización Internacional de Energía y el Panel intergubernamental del Cambio Climático de la Organización Meteorológica Mundial (IPCC), predicen que la emisión de gases fósiles, que produce el efecto invernadero, seguirá provocando la disminución de las nieves andinas (se estima que llegará al 55% en el 2100) y que la temperatura subirá 3 grados celsius en la Amazonia, entre el 2050 y el 2100 (la agencia espacial brasileña estima un aumento de 4 a 8 grados), con implicaciones graves para la deforestación y el abastecimiento de agua a todo nivel.

En este contexto, la necesidad de aumentar el entrenamiento y la asistencia técnica todavía es muy grande, destaca el cable.

El Ministerio de Ambiente, con un bajo financiamiento, y ante la ausencia de iniciativas políticas sustanciales, hace lo que puede para desarrollar conexiones con agencias técnicas en todo el mundo. No obstante, los últimos 10 años, los gobiernos han ayudado a conservar la biodiversidad de 1.2 millones de hectáreas en Ecuador. Este año (2008) solamente, la agencia estadounidense Usaid proveerá USD 800 000 para el manejo de la biodiversidad.

El Gobierno de EE.UU. también ha donado USD 2 millones en asistencia para las inundaciones. “Probablemente, la más grande contribución de EE.UU. es aquella que se realizó a través de NOAA, con las boyas de alerta de tsunamis, que mantiene la información disponible para Ecuador. La EPA, la entidad Geológica de EE.UU. y el Departamento de Energía también han cooperado regularmente, aunque de manera informal, con las agencias científicas ecuatorianas”.

Agencias científicas consultadas por la Embajada indican que sus presupuestos están restringidos: Existen recursos que no son bien coordinados entre las agencias, y los datos científicos no son regularmente publicados.

Muchas organizaciones científicas se han formado en los últimos 10 años, mientras la ley ambiental era escrita y la necesidad de información ha aumentado. “El Consejo Nacional de Recursos Hidrológicos del Ministerio de Ambiente (encargado de manejar los contratos para el abastecimiento de agua potable a las municipalidades) nos dijo que no comparte información especializada con el Inamhi y que este patrón es similar en casi todos los campos científicos”.

Los miembros del Gobierno y el público en general continuamente expresan su interés en combatir el cambio climático, señala el telegrama. Como muchos países, Ecuador aún está en el proceso de definir cómo direccionar este tema. La administración de Correa ha dado señales simbólicas para proteger el ambiente, particularmente a través de la iniciativa ITT, pero en general se ha enfocado más en los temas sociales y políticos sensibles. Este año el clima se convirtió en una emergencia. Mientras la mayor parte de los fondos del Gobierno y del exterior serán direccionados a sofocar los esfuerzos en lugar de a la prevención, la necesidad imperiosa de experticia científica permanecerá sin desarrollarse. “La Embajada buscará formas para apoyar a la comunidad científica, particularmente para promover las relaciones bilaterales entre agencias científicas y el programa internacional de visitantes, y el programa de socios científicos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)