6 de septiembre de 2017 00:00

La inversión privada se reactiva en Esmeraldas

El edificio CostArenys tiene 18 pisos y se levanta en la zona de Huertos Familiares. Foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO

El edificio CostArenys tiene 18 pisos y se levanta en la zona de Huertos Familiares. Foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Marcel Bonilla
Redactor (I)
[email protected]

Tres nuevos edificios tipo condominio, de más de ocho pisos, se
construirán en el cantón Atacames. Así, se reactiva la inversión en la construcción en esta zona turística de la provincia de Esmeraldas.

A través del Departamento de Planificación del Municipio de Atacames, los inversionistas tramitaron sus autorizaciones y han empezado a vender departamentos en planos.

El interés por levantar nuevas edificaciones reapareció tras el cese de los movimientos sísmicos, que alejaron la inversión económica desde abril del 2016. Además, 40 dueños vendieron sus departamentos en Tonsupa y en Atacames por temor, según
un informe del Cabildo.

Las nuevas obras se levantarán en el sector conocido como Huertos Familiares, de la parroquia Tonsupa, y en Playa Azul, del cantón Atacames, áreas consideradas de mayor plusvalía por su ubicación geográfica, cerca al mar.

En Huertos Familiares también se han aprobado cinco proyectos de viviendas menores a tres pisos. Uno de ellos es el proyecto Vista Gaviota, donde se construyen 33 casas y 60 departamentos en tres etapas.

Marcelo Icaza, dueño de ese proyecto, asegura que la inversión será de USD 11,4 millones y se hará en cinco años; hasta el momento se ha invertido USD 1 millón en el terreno y en las primeras casas.

También en Atacames se construyen 760 casas a través del proyecto Juan Pablo, con una duración de cuatro años, y se hará en ocho etapas, de las que tres ya están vendidas.
La inversión privada asciende a USD 35 millones. Se han edificado las primeras 50 viviendas, que fueron vendidas en USD 46 000 cada una.

Pablo Rodríguez, gerente general de la empresa RG Constructora, señala que este proyecto de capital nacional está dirigido a la zona afectada por el terremoto, y por eso ese costo de las viviendas.

“La obtención de permisos de construcción es una muestra del interés de las inmobiliarias por seguir invirtiendo en un sector que era muy dinámico hasta antes del terremoto y de los sismos del año pasado”, asegura el director de planificación del Municipio, Patricio Espinosa.

Entre enero y junio de este año, se registró la aprobación de 21 permisos de construcción. Por ejemplo, tres son para edificios de entre 6 y 10 pisos; una urbanización de 80 viviendas y un proyecto turístico de cuatro pisos. Todos son con inversión privada.

En el 2015, el Municipio aprobó 89 permisos de construcción en Atacames. En el 2016 se redujo un 27%, es decir, hubo solo 65 permisos, debido a los sismos y a la caída del precio del petróleo que desaceleró la inversión, según un diagnóstico del propio Municipio.

Con el sismo del 29 de diciembre del 2016, la emisión de permisos bajó hasta abril del 2017 (dos permisos en promedio, al mes). Entre mayo y junio de este año aumentaron a 13, lo que muestra una recuperación, explica Espinosa.

Una firma de inversionistas, cuyos directivos pidieron no ser mencionados, indicó que tiene el interés en invertir USD 60 millones en este año y el 2018 en la construcción de dos edificios que superen los 20 pisos en Playa Azul.

Los inversionistas solo hacen un pedido al alcalde de Atacames, Byron Aparicio: el mejoramiento de los accesos hacia ese balneario y la construcción del sistema de alcantarillado, que no hay en Tonsupa. El Alcalde insiste en que no cuentan con presupuesto para ejecutar esas obras básicas.

Para el constructor César Muzo, la zona de Tonsupa experimenta una leve mejoría en materia de construcción. Ese sector es el cuarto rubro más fuerte de acuerdo con la población económicamente activa (PEA) de Atacames, después de la agricultura, el comercio, alojamiento y servicios hoteleros.

El expresidente de la Cámara de la Construcción de la provincia de Esmeraldas, Alberto Valencia, cree que las nuevas inversiones en Tonsupa van a dinamizar el sector y a mover la economía local.

Actualmente, la infraestructura hotelera de Atacames está compuesta por 465 edificios, de los cuales 56 fueron afectados por el terremoto y 10 deben ser intervenidos.

Esa infraestructura es relativamente nueva, pues los edificios grandes tienen entre 5 y 10 años; pocos alcanzan los 25 años de construcción.

Según el catastro, existen 367 hoteles en buen estado, que están categorizados para dar el servicio de hospedaje y son regularizados por la Dirección de Turismo municipal.

Esa entidad también indica que existen 82 establecimientos que dan hospedaje, pero no son de categoría turística, y están bajo la regularización del Ministerio del Interior.

En contexto

La infraestructura hotelera y de viviendas de Tonsupa y Atacames fue una de las más golpeadas por el terremoto del 16 de abril del 2016 y los sismos posteriores, de diciembre de ese año. Desde entonces, las inversiones se redujeron por temor a nuevos movimientos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)