15 de agosto de 2017  00:00

61 hombres están señalados por femicidio entre enero y el 20 julio de este año

El 17 de julio, un hombre se suicidó tras segar las vidas de tres mujeres en El Quinche. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El 17 de julio, un hombre se suicidó tras segar las vidas de tres mujeres en El Quinche. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Fernando Medina

El cuerpo de Yadira fue hallado hace 21 días en un lote baldío de Conocoto, una parroquia del oriente de Quito. No tenía sus brazos y en su cuello había signos de estrangulamiento.

El principal sospechoso de lo sucedido es su pareja. Por eso fue detenido dos días después, en una playa de Esmeraldas. Los agentes que lo arrestaron dijeron que huyó a esa provincia luego de cometer el ataque.

Ahora enfrenta un proceso penal por femicidio.

El Ministerio de Justicia dice que entre el 1 de enero y el 20 de julio del 2017 se han contabilizado 61 responsables. De ellos, once se suicidaron, ocho están prófugos, cuatro sentenciados y 38 procesados judicialmente.

La pareja de Diana, una mujer de 25 años que murió en abril, también está detenido y espera una sentencia.

Durante las primeras diligencias judiciales, el procesado reveló que fue él quien le quitó la vida a la joven. Contó que la estranguló y que luego le cortó los dedos de las manos.

En el expediente judicial también se lee que luego del crimen, el hombre la escondió en una maleta y la abandonó en un lote baldío del sur de Quito.

Hasta julio había cuatro sentenciados por las muertes de mujeres que se reportaron este año (70 hasta el 29 de ese mes).

Las condenas oscilan entre 25 y 30 años de prisión.

Las investigaciones se complican cuando los responsables se fugan, pues el proceso tarda en iniciarse hasta que el sospechoso sea encontrado.

En ese estado, los expedientes pueden permanecer parados meses o años.

Eso sucedió con Daniel, esposo de Elsa, quien falleció en junio del 2015. Tras su muerte, él escapó y estuvo prófugo hasta el 27 de julio del 2017.

Ese día, agentes del bloque de búsqueda de la Policía Judicial lo arrestaron en Santo Domingo de los Tsáchilas. Allí fue donde se refugió tras el crimen, ocurrido en Sucumbíos.

Su captura se dio a través del programa Más Buscados por Violencia de Género. Esta iniciativa fue creada en mayo. La idea es que se coloquen los datos de presuntos responsables de delitos como la trata de ­personas, violencia intrafamiliar y femicidios.

En el tiempo que funciona el programa ya se ha detenido a seis sospechosos. En esa lista también estuvo Jeony Eduardo, un hombre acusado por la muerte de dos mujeres. La Policía lo detuvo el 29 de junio en el barrio Lucha de los Pobres, en el sur Quito.

El arresto se produjo cuando conducía un taxi con docu­mentos falsos. Ahora está dete­nido y enfrenta dos procesos.

Un expediente se abrió por la muerte de Teresa, ocurrida el 12 de abril del 2012, en Guayas. Luego de ser abusada sexualmente, la mujer recibió 38 puñaladas. Otro juicio se inició por el crimen de Rosa María, una mujer de 35 años, que falleció en mayo del 2017 tras recibir 35 machetazos. El hecho ocurrió en Manabí.

Según datos del Ministerio de Justicia, hasta el 20 de julio del 2017 ocho sospechosos de crímenes de mujeres, que ocurrieron este año, seguían prófugos y por ende los trámites judiciales estaban paralizados.

Dentro de estos hechos también hay personas que tras atacar a la mujer se quitan la vida.

De hecho, este año ya se contabilizan 11 suicidios de sospechosos. Cuando sucede eso, la justicia extingue el proceso judicial y los deudos no tienen derecho ni a una indemnización ni reparación integral.

Uno de estos casos sucedió el 19 de junio, en Santa Elena. Un hombre llegó a la escuela de Policía Atahualpa.

Se identificó como cabo de la institución y buscó a Giomara, otra uniformada. Cuando la encontró conversaron media hora, luego sacó un arma y le disparó. Enseguida corrió por la maleza del sector y se escuchó otra detonación.

Los dos cuerpos fueron levantados el mismo día.

Algo similar sucedió el 17 de agosto en la parroquia El Quinche, en Pichincha. Un hombre atentó contra la vida de su exnovia, a quien apuñaló tras una discusión. La madre y hermana de la víctima intentaron auxiliarla, pero también fueron atacadas con un cuchillo.

Las tres fallecieron y minutos después el sospechoso se lanzó de un segundo piso.

La Comisión Ecuménica de DD.HH. (Cedhu) da seguimiento al femicidio. En un estudio realizado sobre los casos reportados en el 2015, señala que el 80% de victimarios tenía entre 18 y 29 años.
Según ese estudio, el 71% de las mujeres murió en manos de sus esposos, novios o exparejas. Ese informe será presentado el martes en la Corte.

En contexto

El último informe del Ministerio del Interior dice que de enero a julio de este año van 70 víctimas de femicidio. Esto significa un 60% más en comparación con el mismo período del 2016. Los derechos humanos también han analizado la violencia machista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (3)