29 de abril de 2016 00:00

Hogar de Cristo busca recaudar más de USD 20 millones para donar casas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 63
Ronald Ladines
Redactor (I)

Cristian Mendieta, jefe de la fábrica de Hogar de Cristo, ordenó que sus trabajadores incrementaran la producción de viviendas, debido a la destrucción que dejó el terremoto en la zona norte de Manabí y sur de Esmeraldas.

De lunes a sábado Mendieta llega a las 08:00 a la planta ubicada en Monte Sinaí, una de las zonas más pobres, en el noroeste de Guayaquil. Es el encargado de coordinar con 26 personas, que trabajan durante ocho horas diarias, en el área de producción y logística.

Antes de la tragedia del 16 de abril se producían 14 casas al día y ahora se hacen 26 viviendas, de 4,80 por 4,90 metros. La intención de Mendieta es aumentar la cuota a 50 casas por día, para lo cual se contratará a diez obreros más.

La fábrica es una estructura de nueve galpones donde están las áreas de almacenamiento y producción. Hogar de Cristo es una organización sin fines de lucre que construye casas para sectores marginales, desde hace 45 años.

En la zona de producción hay mucho ruido en estos días. Hay dos montacargas para trasladar la madera y la caña, además de martillos y sierras eléctricas para producir en serie las nuevas casas. Un obrero puede armar una vivienda en dos horas aproximadamente.

La meta de la organización es colaborar con 10 000 casas de emergencia de dos modelos. Una tradicional, de caña y madera de pino y, la otra, de MDP (un aglomerado especial resistente a la humedad). Según Mendieta, son viviendas provisionales y prefabricadas.

Para cumplir con esa meta la organización pretende recaudar por lo menos USD 20 millones para financiar las casas. Para eso abrieron cuentas en los bancos de Guayaquil y Pacífico y en la Cooperativa Viviendas Hogar de Cristo. También gestionarán aportes con entidades internacionales.

A partir de la próxima semana Hogar de Cristo enviará a un grupo de voluntarios a Manabí y Esmeraldas, para hacer los estudios con los cuales determinarán las ciudades a donde llevarán la donación.

Hasta completar la recaudación, las casas son almacenadas -por paneles- en las ocho bodegas de la fábrica. Cada galpón mide 10 metros de ancho por 15 metros de largo.

Antes de ejecutar su plan de acción deben llegar a acuerdos con las autoridades locales y nacionales, según Jéssica Maridueña, representante de comunicación del organismo. “No podemos llegar de forma arbitraria y ubicar las casas”.

Está previsto que desde la próxima semana se realicen las reuniones con delegados del Ministerio de Vivienda, Ministerio de Inclusión Económica y Social, Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y con los municipios.

Además de las casas que se pretenden entregar por cuenta de la organización, ellos también han recibido pedidos de empresas privadas para la construcción de soluciones habitacionales para los damnificados.

En esos casos construirán campamentos provisionales que contarán con 11 casas, espacios para baterías sanitarias comunes y un galpón para utilizarlo como comedor, de 4,80 por 7,50 metros. El complejo será construido de MDP, a un costo de USD 27 000.

Hasta el momento, la Universidad Santa María, Unilever, Colegio Javier y Electroquil ya compraron los campamentos y están a la espera de los permisos para su construcción. Personal de la organización es el encargado de armar los campamentos.

Hogar de Cristo es parte de la Compañía de Jesús y ha trabajado por etapas luego del terremoto. Sus fundaciones recaudaron fondos y víveres para llevar a zonas afectadas. Mientras Hogar de Cristo trabajará en una segunda fase, denominada “reconstrucción”.

El organismo pretende ayudar integralmente a los damnificados. Además de las viviendas y víveres, ellos llevarán ayuda académica y psicológica a los afectados, en una tercera fase de su plan, que busca fortalecer el tejido social de los sectores destruidos.

Desde el día del terremoto, recibieron más de 5 000 correos electrónicos de personas que ofrecieron ser voluntarios para el traslado y construcción de viviendas en los cantones devastados. Sus redes sociales también se saturaron.

Sin embargo, Maridueña explicó que no puede aceptar toda esa ayuda porque el lugar se tornaría caótico.

Desde la próxima semana se iniciará un proceso de escogitamiento para voluntarios, que luego deberán pasar por una capacitación de cuatro días. Los cupos son limitados.

En contexto 

Hogar de Cristo, fundada en 1971, forma parte de la Compañía de Jesús que realiza labor social. Trabaja en conjunto con otras entidades, como fundación Fe y Alegría, Colegio Javier de Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)