30 de julio de 2014 00:00

La línea de frontera con Colombia, bajo la mira de 13 cámaras

El puente de Rumichaca es uno de los puntos en los cuales se instaló cámaras de seguridad para monitorear la zona. Foto: José Mafla / EL COMERCIO

El puente de Rumichaca es uno de los puntos en los cuales se instaló cámaras de seguridad para monitorear la zona. Foto: José Mafla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 0
Ricardo Cabezas.  Redactor

La frontera entre Ecuador y Colombia tiene 62 pasos clandestinos que son utilizados para el tráfico de drogas, pertrechos militares, medicinas, cemento, armas de fuego, químicos, mercaderías y el contrabando de combustibles y tanques de gas.

Así lo han determinado los militares en sus investigaciones. En los poblados fronterizos de El Carmelo, Chical, Maldonado y Tufiño, en Carchi, se vive un aparente ambiente de tranquilidad. Pero, la gente de esos lugares sabe que por allí se trasladan los productos de contrabando en burros o caballos. A este sistema se le conoce como la hormiga, según el jefe de la Policía Judicial del Carchi, el coronel Vladimir Báez.

Ante estos problemas, el Sistema Integrado ECU 911 instalará 13 cámaras de video en los puntos considerados sensibles de la línea de frontera con Colombia. El objetivo de la medida es monitorear esas zonas para evitar el tráfico de sustancias ilegales y otros ilícitos.

César Navas, director del ECU 911, confirmó que otros 137 dispositivos más serán instalados en los seis cantones del Carchi. En total serán 150.

Las primeras pruebas iniciarán la próxima semana con la activación de 50 aparatos. En esta semana, una comisión técnica operativa integrada por expertos de las Fuerzas Armadas y expertos del ECU 911 recorre los 13 puntos fronterizos para verificar el fluido de electricidad y fibra óptica.

Marlon López, gerente del ECU 911 de Tulcán, explicó que los 13 puntos fronterizos son considerados neurálgicos porque en la mayoría de estos existe vías para la circulación de automotores.

En los restantes, en cambio, hay puentes artesanales o ríos por los cuales circulan personas o caballos movilizando productos de contrabando. Un morador de Tufiño comenta que una videocámara ya opera en esa población, a pocos metros del puente binacional que se comunica con Chiles (Colombia), desde hace algunos meses.

El funcionario señala que cinco aparatos ya operaban anteriormente en la frontera. Uno se encuentra en Tufiño, otro en Urbina y tres en el Puente de Rumichaca. Estos eran manejados desde el ECU 911 de Samborondón (Guayas) desde hace dos años. Agrega que los equipos se integrarán luego al ECU 911 de Tulcán para funcionar con 19 videocámaras.

Uno de los problemas que causan mayor preocupación en la frontera es el contrabando de cilindros de gas. De hecho, la Policía se ha incautado de 652 tanques desde enero del año pasado hasta junio del 2014.

A esto se suma que desde Colombia ingresa en forma irregular una diversidad de mercadería: electrodomésticos, equipos informáticos, celulares, papas, medicinas... Estos productos son decomisados frecuentemente por el Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador en colaboración con las Fuerzas Armadas.

Los paneles solares

Uno de los objetivos del proyecto de cámaras es apoyar los controles en frontera. Se trata de una política para fortalecer la seguridad. En la zona norte, las cámaras operarán con los centros de Esmeraldas, Lago Agrio, Tulcán e Ibarra.

“No todos los 62 pasos serán observados, pero sí las vías de acceso vehicular que conducen a esos lugares, donde serán instalados equipos especiales ”, manifiesta César Navas.

En el noroccidente del Carchi se implementarán paneles solares de energía eléctrica, como en el caso de la parroquia Tobar Donoso, en el cual no hay fluido eléctrico y es uno de los lugares a los que se accede por vía aérea o fluvial desde territorio colombiano.

René Noguera, presidente de la Junta Parroquial El Carmelo cree que la propuesta intensificará la vigilancia y garantizará la convivencia pacífica de los habitantes de la frontera.

Aclara que en los últimos 18 meses no se han registrado hechos delictivos en esta población fronteriza. En el 2011, allí se denunció el supuesto reclutamiento forzado de adolescentes por parte de la guerrilla colombiana de las FARC.

Según moradores del noroccidente del Carchi, que solicitaron la reserva de sus nombres, la vía Chical - El Carmen es usada también por supuestos milicianos extranjeros, que ingresan al país, pero sin uniformes, ni armas de fuego.

El 23 de enero pasado, un operativo militar de rutina, en el km 4 de la vía Chical – El Carmen – Gualchán, en el noroccidente de Tulcán, por ejemplo, permitió la incautación de piezas que son utilizadas para la fabricación de armas y municiones militares. Los materiales estaban escondidos bajo sacos de papas, en un camión. En esa ocasión, dos personas fueron detenidas.

De los operativos en ese sitio se encarga la Brigada de Infantería 31 Andes. Para el comandante de este grupo, coronel Patricio Trujillo, las nuevas cámaras ayudarán a custodiar los sectores fronterizos que no cuentan con puestos fijos militares o policiales. “Las Fuerzas Armadas realizan patrullajes esporádicos o retenes militares en sitios inaccesibles, debido a que la frontera es porosa y resulta difícil mantener una cobertura durante las 24 horas del día”, comenta el oficial.

En el 2013 se destruyeron los pasos de los ríos Carchi y El Carmelo, pero inmediatamente fueron rehabilitados por los moradores de ese sector. “No cumplimos con el objetivo, debido a que Colombia no intervino esas vías en su territorio. El objetivo fue impedir el tránsito de automotores por esos lugares”, manifestó Trujillo.

El control a vehículos
La Agencia Nacional de Tránsito (ANT) dispone de un módulo especial que hará un seguimiento en las carreteras y vías de los centros poblados.

Yadira Pozo, de la ANT Carchi, indicó que se activará el sistema de cámaras que han sido colocadas en taxis, buses urbanos e interprovinciales y tractocamiones. Los taxistas ven como positiva la iniciativa, pues no quieren que continúen los asaltos a sus unidades.

Para José Gordón, comandante policial del Carchi, centralizar la información y denuncias en un solo lugar dinamizará la capacidad de respuesta tanto de los organismos de socorro como de control. En Tulcán están instaladas las cámaras en la Terminal Terrestre, el Centro de Rehabilitación Social y otros sectores de la urbe considerados conflictivos.

El costo de la implementación de los equipos en la zona fronteriza del Carchi asciende a USD 9,8 millones. Esto incluye cámaras, radares satelitales GPS, fibra óptica, entre otros dispositivos electrónicos para instalar en la frotnera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)