5 de febrero de 2018 00:00

Fiscal recibe a Rafael Correa por caso Petrochina

El fiscal Fabián Salazar tomó la versión libre y voluntaria del empresario Enrique Cadena Marín, como como parte de la investigación abierta por el denominado caso Petrochina. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El fiscal Fabián Salazar ha recopilado información sobre la venta de crudo desde el 2016. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 12
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 105
Javier Ortega
Reds. Seguridad y Negocios (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El expediente abierto por el denominado caso Petrochina tiene más de 3 500 páginas. Desde el 2016, el fiscal Fabián Salazar ha recopilado información sobre la venta de crudo, pero en el último mes ha acelerado la investigación y ya ha tomado dos versiones.

La primera fue a Enrique Cadena Marín, un empresario ecuatoriano señalado como posible intermediario en el transporte del petróleo que sale del país. Y la otra declaración se tomó al exsindicalista petrolero Fernando Villavicencio, uno de los denunciantes de este caso.

Expresidente Rafael Correa está citado para este lunes, 5 de febrero del 2018, a las 09:30. Según la Fiscalía, la diligencia se realizará en Guayaquil. Será la primera vez que el exjefe de Estado rinda una versión voluntaria sobre un presunto caso de corrupción.

Correa dijo el miércoles pasado (31 de enero) que sí asistiría. “Siempre cumpliré con mi deber como ciudadano, pese a todo seguiré confiando en la justicia”, dijo en Quinindé, en Esmeraldas.

El expresidente señaló que él solo firmó un acuerdo en el 2010. “Pero de ahí en adelante cambió la ley. Yo no he firmado más. Me acusan de unas preventas petroleras del 2016, pero tendrán que demostrar” .

Bajo el período de Correa, Ecuador suscribió siete contratos de preventa de crudo con Petrochina. El primer acuerdo se firmó en julio del 2009, a cambio de un anticipo de USD 1 000 millones.
Mediante esta figura, que no se había usado antes, el Fisco obtuvo recursos para su presupuesto con la condición de comprometer la venta de su producción futura de petróleo.

Tras este primer contrato, la aplicación de esta modalidad de financiamiento se volvió recurrente. Hasta el 2016, Ecuador firmó 13 preventas (incluye las siete con Petrochina, dos con Petrotailandia y el resto con Unipec).

El país se comprometió a vender a Petrochina 763,8 millones de barriles de crudo hasta el 2024. A cambio recibió USD 9 970 millones en créditos y anticipos.

Contrato sin concurso


La firma de estos acuerdos fue directa y sin concurso y se amparó en las alianzas estratégicas entre empresas estatales.

En el caso de los préstamos otorgados por bancos chinos se firmaron, además, convenios especiales, donde participaron los delegados del Ministerio de Finanzas y Petroecuador, así como de bancos y empresas chinas.

Precisamente, la investigación por el caso Petrochina abarca a otros funcionarios que participaron en la firma de los contratos. Uno de ellos es Nilsen Arias, exgerente de Comercio Internacional de Petroecuador y quien lideró las negociaciones con Petrochina.

El fiscal Salazar convocó al exfuncionario para las 15:00 de hoy. Una hora antes deberá presentarse Bayardo Poveda Camacho, primo hermano de Rafael Poveda, ministro de los Sectores Estratégicos en el gobierno de Correa.

En la Fiscalía todavía no se determina el delito que pudo haber detrás de la preventa. “Puede haber uno o concurrencia delictual”, ha dicho Salazar.

Según la denuncia de Villavicencio y del Colegio de Abogados de Pichincha, el perjuicio sería de al menos 2 200 millones. Y han asegurado que las condiciones de las preventas fueron cada vez menos favorables para el Estado.

Por ejemplo, el premio que paga Petrochina a favor del Ecuador por cada barril de petróleo descendió de manera progresiva y sin sustento técnico, según informes de la Contraloría. Ecuador deberá entregar crudo hasta el 2024 con un valor extra por barril de USD 0,25. En los primeros contratos se acordaron premios de entre USD 1,25 y 1,30 por barril.

En el 2014, Petroecuador dejó de hacer concursos públicos para la venta de su petróleo. Eso hizo difícil saber cuánto estaba pagando el mercado por el crudo ecuatoriano.

El Gobierno actual revisa los acuerdos

De acuerdo con informes de la Contraloría, Petrochina propuso una fórmula compleja, que contempla 13 factores y que fue aceptada por el Gobierno anterior. El Régimen actual ha cuestionado este mecanismo y ahora los acuerdos están en revisión.

En el costo que el Ecuador reconoce a China por el transporte de petróleo también se han advertido inconsistencias. Para calcular este rubro se contempló el promedio del costo de las rutas Esmeraldas-Houston y Esmeraldas-Los Ángeles; en buques Panamax de 360 000 barriles.

Según un informe de la firma Arthur D. Litlle del 13 de junio del 2014, elaborado para Petroecuador, el valor promedio del flete de ambas rutas, a junio del 2014, fue de USD 3,28 por barril. Pero en los contratos no se contempla una liquidación con el valor real de los embarques de las contratistas, que no solo tienen como destino Houston y Los Ángeles, sino Perú, Chile y Panamá. Además, el crudo se transporta en buques de mayor capacidad.

Aunque aún no se conoce cuánto pierde el país por este tema, el Ministerio de Hidrocarburos ha detectado que el perjuicio, en algunos casos, es de 60 centavos por cada barril.

Otro elemento que preocupa al Gobierno es que Ecuador entrega a China hasta cuatro veces más crudo de lo que correspondería en función del crédito o anticipo concedido.

En octubre del 2017 el Régimen planteó una renegociación de las preventas. En caso de que no haya acuerdo, no se descarta la posibilidad de precancelar los contratos.

Ecuador aún debe entregar por estos compromisos 288,8 millones de barriles de petróleo a Petrochina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (2)