28 de mayo de 2016 18:09

Figuras de arena rinden homenaje víctima del terremoto en Manta

Eduardo Sánchez elabora una figura de arena como homenaje a víctimas del terremoto del 16 de abril. Foto: Sofía Ramírez / EL COMERCIO

Eduardo Sánchez elabora una figura de arena como homenaje a víctimas del terremoto del 16 de abril. Foto: Sofía Ramírez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 5
Sofía Ramírez

La consigna del feriado es levantar a Manta de la tristeza que dejó el terremoto del 16 de abril dice Eduardo Sánchez, artesano de Manta. Por eso, en el ingreso principal a la playa El Murciélago, el artesano diseña una escultura de arena, que rinde homenaje a las víctimas del desastre natural que golpeó al sur de Esmeraldas y Manabí en abril pasado.

"No vale la pena recordar el miedo y la impotencia de ver la fuerza destructiva de la naturaleza" dice Sánchez mientras sus manos y una espátula dan forma a la frase escrita sobre la arena del mar "Manta se levanta". El viernes pasado, primer día de feriado, el artesano de 47 años decidió darle un recibimiento especial a los turistas que vencieron el miedo para visitar Manta: elaborar una escultura de arena, con la silueta de un rescatista mientras salva una vida entre los escombros.

Para este trabajo, Sánchez quien desde el 2010 elabora figuras de arena, consiguió dos volquetas llenas de este material para esculpir el diseño.

Para dar forma y consistencia a la arena, la clave es humedecer la arena constantemente. Ayer, toda la mañana el escultor realizó este proceso bajo una carpa que evita que el calor del sol seque el material.

Y luego hay que ejercer presión para darle resistencia. Y para moldear la brazos, cabezas o manos, se utiliza brochas, espátula e incluso una cuchara.

Mientras Eduardo Sánchez afina detalles sobre la escultura, su hijo de 15 años y quien lleva el mismo nombre de su padre, humedece la arena con una manguera: "desde que tengo 10 años ayudo a mi padre a humedecer la arena; es mi oficio preferido" dice el joven.

Luego de algunas horas y de tener la escultura finalizada, Sánchez le da un toque final al diseño con la cuchara: "esta herramienta ayuda afinar partes del rostro, de las manos", sostiene.

Mientras tanto, bañistas locales y extranjeros toman fotos y se detienen para ver la rapidez con la que el artesano termina de esculpir la figura.

Andrea Arteaga, oriunda de Manta, señala que esto le motiva a seguir adelante después del miedo que le dejó el terremoto.

Eduardo Sánchez espera que su artesanía dure mínimo una semana. Para esto, rociará constantemente de agua a la figura ubicado bajo la carpa proporcionada por el Municipio; con la consigna de levantar a Manta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)