22 de agosto de 2016 17:17

El último feriado por el 10 de Agosto se dinamizó con USD 46 millones en el país

Atacames es uno de los destinos playeros más visitados por los turistas. El alojamiento en el balneario se llenó desde el inicio del feriado del 10 de Agosto. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Se estima que en Atacames, la cantidad de turistas sobrepasó los 40 000 visitantes. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 20
Varias redacciones (I)

Las provincias costeras de Guayas, Santa Elena y Manabí fueron las que más turistas locales recibieron durante el último feriado de tres días, en conmemoración del Primer Grito de la Independencia, que se vivió desde el 12 al 14 de agosto del 2016 en el país.

Según las autoridades turísticas de las tres provincias, el balance fue positivo durante los tres días de asueto gracias a la llegada de viajeros del austro ecuatoriano, principalmente, y de Guayaquil y Quito.

Según el Ministerio de Turismo, en todo el país se registraron un total de 939 000 viajes a los diferentes destinos en las cuatro regiones del Ecuador, lo que a su vez generó una ganancia de USD 46 millones, por un gasto promedio de USD 49 por persona. Para esta Cartera de Estado, la región Costa fue la que más visitantes locales recibió, con un 58.6% del total de viajes solo en las provincias de esta zona.

La provincia más visitada fue Guayas con el 17.7% de llegadas de turistas, seguida de Santa Elena con el 16.3% y Manabí, con un 15.1%.

En este feriado se realizó una mayor cantidad de viajes a diferencia del anterior, a finales de mayo pasado, en conmemoración de la Batalla de Pichincha (24 de mayo de 1822). En esa ocasión, se registraron apenas 505 000 viajes en todo el país y una dinamización de USD 26 millones.

Guayas y Santa Elena, las más visitadas

A los balnearios de Playas (en Guayas) la llegada de turistas cubrió las expectativas, según Esperanza de Saltos, presidenta de la Cámara de Turismo de esa localidad. Informó que se cubrió el 100% de la oferta disponible en los 60 hoteles, hosterías y hostales del cantón.

Según Saltos, los turistas llegaron en mayor proporción desde las provincias de Azuay y Cañar. “Desde Guayaquil vino una menor cantidad de turistas en relación con el año pasado, pero el Austro impulsó el turismo. Este feriado fue mejor que el de Carnaval, cuando la ocupación hotelera alcanzó el 40%”, afirmó.

En el cantón Salinas (Santa Elena), algunos hoteleros habían proyectado llegar al 50% de ocupación. “En los feriados anteriores habían sido muy bajos, así que pensábamos estar entre el 40 y 50%. Pero hemos llegado al 95 y 100%”, explicó Ottón Arboleda, presidente de la Cámara de Turismo del cantón peninsular.

Salinas cuenta con unas 3 000 plazas hoteleras formales y llega a las 15 000 si se suma al sector informal. Además de playas, el cantón cuenta con otros atractivos como el avistamiento de ballenas en esta época del año y la reserva La Chocolatera, que concentra unas 100 000 visitas por semana.

Arboleda asegura que han recibido a turistas de la Sierra, principalmente. Y aunque para los hoteleros los resultados han sido positivos, otros negocios no se dinamizaron tanto. “Los restaurantes, por ejemplo, estuvieron a menos del 50%”.

Una situación similar se vivió en las playas del cantón Santa Elena, en la reconocida Ruta del Spondylus. Douglas Dillon, coordinador de la Ruta del Sol, cuenta que llegaron sobre el 70% de ocupación hotelera.

Manabí se recupera con las últimas visitas

En la provincia de Manabí se ocupó el 90% de las 15 000 plazas disponibles, afirmó Gema Ceballos, coordinadora zonal 4 de Turismo. Aseguró que todas las playas “estuvieron llenas” y que la jornada se amenizó con los 15 eventos programados para esos días. Entre ellos, festivales gastronómicos, de deportes extremos y conciertos.

El balneario de San Clemente fue el escenario del festival de la pinchagua; en San Vicente se realizó el festival de la langosta; en Pedernales se efectuó un enorme ceviche de camarón y en Olmedo optaron por hacer un homenaje a la tonga, un platillo muy popular en las zonas rurales manabitas.

Sara Fernández, directora de Turismo de Portoviejo, dijo que llegaron un promedio de 3 500 asistentes en los diferentes eventos.

En los balnearios de Pedernales, Crucita y Puerto López, están satisfechos por la afluencia turística. Los operadores consideran que el ritmo de visitantes mejoró con respecto a los tres meses anteriores, cuando todavía se reponían de los efectos del terremoto del 16 de abril. En los hoteles de los tres sitios turísticos reportaron un 30% más de huéspedes entre el viernes 12 y domingo 14 de agosto. La diferencia la marcó Pedernales, la zona del epicentro del terremoto.

Según la directora de Turismo del Municipio de este cantón, Indira Puertas, las 1 300 plazas de hospedaje estuvieron al límite. Incluso, hubo turistas que montaron carpas en la arena. Puertas recordó que antes del terremoto tenían 1 900 plazas entre Pedernales y Cojimíes, pero 600 se perdieron en el evento telúrico. Uno de los ganchos que atrajo a turistas fueron los programas típicos de esta zona, como el noveno festival de la Langosta y Langostino, en la comunidad La Chorrera.

También los encuentros gastronómicos y la noche cultural de Danza y Chigualos y Amorfinos. En Crucita también se sienten favorecidos por las visitas. Las 1500 plazas de alojamiento fueron copadas por turistas de la Sierra y en la playa se observaron a muchas personas que disfrutaron de los paseos en lanchas y los juegos en el mar.

En el balneario de Puerto López, apenas 810 de las 2700 plazas se llenaron en el feriado. El director de Turismo del Cabildo, Ángel Pincay, señaló que las reservaciones fueron pocas. Sin embargo, considera que fue un despunte importante porque después del terremoto eran esporádicas las afluencias de turistas (10% de visitantes).

La coordinadora de Turismo de la Prefectura de Manabí, María de los Ángeles Gómez, asegura que los turistas respondieron a los llamados de solidaridad que se hacen para reactivar la economía de la provincia que fuera afectada por el terremoto. “La gente empieza a perder ese miedo que hasta hace pocos meses tenían por las réplicas que hubieron”.

Los turistas regresaron a Esmeraldas

Los hoteleros de Atacames, en la costa norte del país, creen que el lleno total de las plazas de hospedaje en los balnearios del sur se debió al mejor estado de la infraestructura hotelera. Se estima que la cantidad de turistas sobrepasó los 40 000 visitantes, lo que obligó a que muchos viajeros durmieran en sus vehículos y en casas de atacameños que habitan cerca del balneario.

Según la presidente de la Cámara de Turismo, Sara Moyano, este año llegaron más turistas que el anterior cuando acudieron entre 30 000 y 35 000 turistas, por el feriado de agosto. La mayor infraestructura hotelera y condominios se ubican en Tonsupa, que no sufrieron daños con los últimos sismos y réplicas, lo que dio mayor seguridad a los viajeros, explica Jorge Estupiñán, exdirector provincial de turismo en Esmeraldas.

Otro de los factores fue la promoción que se hizo en ocho radios de Quito, en donde se invitaba a las playas de Esmeraldas con descuentos de hospedaje. Más del 70% de los que llegaron fueron turistas quiteños, según la Cámara de Turismo de Atacames.

“Lo que ocurre es que Atacames sigue siendo la playa preferida de los quiteños”, dijo Analía Ledesma, una de las empresarias hoteleras de Tonsupa, que tenía el 60% de ocupación en su hotel. Hasta la semana pasada, en los hoteles de Atacames se registraban reservaciones de hasta del 60%.

Los hoteles han registrado un ocupación de hasta el 50%, de turistas en su mayoría de la ciudad de Quito, que pasan sus vacaciones en Atacames y Tonsupa.

Un mejor feriado para el sector hotelero de Imbabura

A diferencia del año anterior, cuando los turistas que llegaron a la provincia de Imbabura coparon las 7 423 plazas que disponen los hoteles, hosterías, hostales, en el último feriado se calcula que hubo una ocupación del 65%. Ese el balance que hizo Luis Carlos Ruiz, presidente de la Asociación de Hoteleros de Imbabura, con respecto al último asueto.

La mayoría de visitantes llegó desde Quito. Aunque también recibieron viajeros de Ambato, Cuenca, Guayaquil y Loja. “Creo que el 98% tenía como destino final Ipiales, en el sur de Colombia”, afirma Ruiz.

En hoteles como Royal Ruiz de la capital de Imbabura, el nivel ocupacional fue del 50%. De las 30 habitaciones que disponen, 15 permanecieron con huéspedes durante el feriado.

Aunque la cifra de visitantes se redujo, el nivel de ocupación de los centros de hospedaje durante esta jornada festiva sirvió para suplir algunos gastos de operación de los establecimientos.

En la Terminal Terrestre de Ibarra también se registró un mayor número de pasajeros. El último día de feriado, 200 buses de transporte interprovincial salieron desde ese sitio hacia la capital de República. En un fin de semana normal van 160.

Fernando Basantes, comandante de Policía de Imbabura, señala que en los tres días de descanso se registraron alrededor de 20 000 vehículos, que circularon por la Panamericana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (1)