17 de diciembre de 2015 11:01

5 efectos tras el alza de la tasa en EE.UU.

Reacción de los corredores en la bolsa de Chicago ante la subida de los tipos de interés. Foto: AFP

Reacción de los corredores en la bolsa de Chicago ante la subida de los tipos de interés. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 7
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 27
Mónica Orozco
Coordinadora  
morozco@elcomercio.com (I)

E l país debe lidiar desde ayer, 16 de diciembre del 2015, con un nuevo factor en contra en el 2016: el incremento de las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed), máxima autoridad monetaria de los EE.UU.

El ente decidió subir ayer la tasa de interés desde un rango entre 0 y 0,25% a otro que oscila entre 0,25 y 0,5%. Aunque por ahora la variación ha sido mínima (0,25 puntos porcentuales), la atención de analistas se centra en saber con qué velocidad la FED seguirá subiendo la tasa a lo largo del 2016.

Para quienes tienen dineros en EE.UU., la medida se traducirá en un mayor beneficio de su inversión. Otro punto positivo es que la medida refleja que la economía estadounidense se seguirá robusteciendo en los próximos años, lo cual implica que las exportaciones del Ecuador hacia ese gran mercado deberían mantener cierto dinamismo y crecimiento, dice el titular de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE ), Julio José Prado.

Pero también tiene un lado negativo. Para el director de Análisis Semanal, Walter Spurrier, si bien este aumento no es “un gran golpe”, contribuye a deteriorar más las condiciones económicas del país en un escenario adverso como el 2016.

Analistas y gremios identifican, al menos, tres impactos negativos para el Ecuador. El primero es que se encarece el acceso a crédito para el país en momentos en que la caída de ingresos ha golpeado a la Caja Fiscal. Una mejor tasa de la Fed atraerá a inversionistas que buscan colocar sus dineros en bonos seguros como los estadounidenses y se espera que alejen su mirada de países latinoamericanos como Ecuador.

“Ya que alguien más está pagando una mejor tasa y con menos riesgo que nosotros, tendremos que pagar una mejor tasa de interés si vamos a emitir bonos”, dice el catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, Sebastián Oleas.

Tras realizar por primera vez el pago puntual de un tramo de su deuda (los bonos 2015), el país esperaba reducir su nivel de riesgo país, un factor que también incide en el encarecimiento del financiamiento.

Pero el indicador varió poco. El martes pasado, cuando los tenedores recibieron su pago, el riesgo país se ubicó en 1 210 puntos, ligeramente por debajo de los 1 260 del día previo.

El segundo impacto será a nivel competitivo. Spurrier indica que la migración de más capitales a los EE.UU. fortalecerá aún más el dólar.Ydado que el Ecuador tiene el dólar como moneda, esto significa que “los productos ecuatorianos serán más caros que los de nuestros vecinos”.

Si bien una moneda más fuerte permite adquirir bienes más baratos del exterior, el alza de tasas del Fed dejó con más dudas al sector importador acerca de las decisiones que pueda tomar el Gobierno para limitar las compras foráneas como ha ocurrido en este año. “No sabemos cómo lo van a hacer. Si se toma, por ejemplo, la medida del timbre cambiario, eso afecta al importador”, dice Patricio Alarcón, titular de la Cámara de Comercio de Quito.

Para el sector exportador, lo más fuerte ya pasó. “Un incremento de la tasa de la Fed no va a generar mayor impacto sobre el dólar, porque este ya se fortaleció antes”, explica Daniel Legarda, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

Pero, en cambio, cree que el costo del dinero se encarecerá para el exportador y para todo el país “que va a tener que fondearse en el exterior a una tasa 0,25% más cara”.

Sobre este tercer impacto, Prado anota que esto “no es bueno” para el Ecuador en un momento en el que necesitamos conseguir mayores líneas de créditos tanto para el sector público como financiero.

Además, señala que este encarecimiento no será temporal sino permanente a medida que la Fed vaya subiendo las tasas durante el 2016. “Se espera que al final del 2016 la tasa esté entre 1,5 y 2% y para el 2017 llegue hasta 3% o 3,5%”.

Para paliar este escenario, cree que se debieran revisar algunas tasas y tarifas internas “que permitan a los bancos compensar el aumento del costo. Las reformas que permiten a los bancos cobrar por ciertos tipos de servicios van en esa línea”. Y añade que con la nueva Ley de Alianzas Público-Privadas, aprobada por la Asamblea, se eliminó el cobro del Impuesto a la Salida de Dividas, lo cual ayuda a quese facilite el ingreso de capitales al país.

En contexto

EE.UU. fijó en cero la tasa de interés en diciembre del 2008 para impulsar la economía y estimular el colapsado mercado inmobiliario, que condujo a una crisis económica mundial. Además, se trata del primer aumento de tasas de EE.UU. en los últimos 10 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)