15 de septiembre de 2015 15:55

Correa no descarta crecimiento bajo, nulo o decrecimiento económico en 2015

El presidente Rafael Correa,durante el Enlace Ciudadano 441, desde Puerto Limón, en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: Presidencia de la República.

Rafael Correa destacó la gestión de su Gobierno en una coyuntura de caída del precio del petróleo y de fortalecimiento del dólar. Foto: Presidencia de la República.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 121
Triste 9
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 9
Agencia EFE

La economía de Ecuador puede registrar un crecimiento económico bajo, nulo o incluso decrecer en 2015, dijo el 15 de septiembre del 2015 el presidente del país, Rafael Correa, quien, no obstante, destacó la gestión de su Gobierno en una coyuntura de caída del precio del petróleo y de fortalecimiento del dólar.

El Gobierno se ha esforzado en conservar el equilibrio macroeconómico, en asegurar las reservas del sector monetario financiero y la solidez de los bancos, "pero ya no hemos podido mantener el dinamismo que hubiésemos querido en el sector real", dijo el mandatario en un encuentro con corresponsales de medios internacionales.

El país, que percibe parte de sus ingresos de las exportaciones petroleras, perderá USD 7 000 millones este año si los precios del petróleo "siguen a este nivel", lo que representa un 7 % de su PIB, señaló el gobernante, quien mencionó la dificultad adicional que representa el hecho de que Ecuador no tiene moneda propia, pues adoptó el dólar en el año 2000.

Correa, economista de profesión, comentó que si un sector no dispone de crédito, se puede generar desempleo, pero no afecta a la economía en general.

"Pero si lo que colapsa es el sector externo, si lo que colapsa es el sector monetario, si la gente va al banco y no tiene reservas, no hay plata, le ocurre una crisis como la del (19)99", dijo en referencia al colapso financiero que sufrió el país ese año.
Por eso, "hemos sido muy estrictos en todo eso, en mantener los equilibrios externos", reiteró.

También dijo que es consciente de que los bancos "están contrayendo crédito", pero indicó que prefiere esa "actitud prudente" del sector financiero y que existan suficientes reservas a correr el riesgo de que se produzca "una crisis monetaria y poner en peligro la dolarización", lo que, a su juicio, generaría "un caos económico y social".

El mandatario recordó que el precio del petróleo "está cayendo ya hace un año" y subrayó que incluso países como Canadá y Noruega, con economías más desarrolladas que la de Ecuador, se han declarado en recesión.

El descenso prolongado de los precios del crudo ha llevado al Gobierno a aplicar medidas para paliar ese impacto, entre ellas recortes de más de 2.000 millones en el presupuesto nacional y la aplicación de salvaguardas aduaneras a cerca de un tercio de las importaciones.

Pero también ha sido necesario reducir inversión pública, algo a lo que no ha escapado el sector petrolero porque algunas de esas inversiones, aunque son "deseables", no son "urgentes", señaló.

El viceministro de Hidrocarburos, Ernesto Grijalva, reconoció durante el encuentro con los corresponsales que la producción petrolera ha descendido "un poco", aunque no precisó cuánto, y dijo que en la actualidad se trabaja para optimizarla.

Según explicó, para enero de 2016 se espera un incremento de unos 20.000 barriles, a lo que se sumará, a lo largo del primer semestre, otro aumento de 25 000 barriles como resultado de extracciones que se llevan a cabo en yacimientos de la Amazonía.
El jefe del Estado dijo que la producción de crudo del país se mantendrá y las inversiones en ese sector se estabilizarán "a medida que mejore el flujo de ingreso".

En su opinión, todo ello ha acentuado las dificultades en un año que se preveía complicado por los desembolsos necesarios en la construcción de un conjunto de plantas hidroeléctricas que está en marcha y que "todavía no nos dan un dólar", explicó.

Lo mismo ocurre con una serie de proyectos multipropósito que permitirán extender sistemas de riego a miles de hectáreas, dijo.
Las hidroeléctricas ahorrarán "al menos 700 millones de dólares" en 2016, cuando entrarán en funcionamiento de forma escalonada y cuando estén a pleno funcionamiento, en 2017, permitirán ahorrar unos 1.300 millones de dólares en importación, sin tener que hacer la necesaria inversión de 2 000 millones de dólares comprometida.

"Si los problemas que recibimos en 2015 los hubiéramos enfrentado en 2016, hubiéramos estado mucho más preparados", comentó el gobernante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (9)