17 de diciembre de 2017 15:58

Chillogallo celebra el Pase Intercultural del Niño

El Pase del Niño en Chillogallo, en el sur de Quito, fue observado por varias personas que se acercaron hasta el parque. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El Pase del Niño en Chillogallo, en el sur de Quito, fue observado por varias personas que se acercaron hasta el parque del sector. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Paula Merchan

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Por 32 años, las calles del barrio de Chillogallo, en el sur de Quito, se han vestido de color en honor al Niño Jesús. Es esta ocasión, niños, jóvenes y adultos de todas las edades volvieron a bailar en lo que se ha convertido en un clásico de Navidad: el Pase Intercultural del Niño.

Esta tradición nació por iniciativa de la Unidad Educativa Jesús de Nazareth. Su directora general y fundadora, Piedad Arévalo de Estrella, cuenta que todo inició cuando la institución apenas contaba con el Jardín de Infantes. “Lo hicimos por un sentimiento de agradecimiento a nuestro patrono”, dice.

Varias personas disfrutaron del Pase del Niño en el sector de Chillogallo, en el sur de Quito, el domingo 17 de diciembre del 2017. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Varias personas disfrutaron del Pase del Niño en el sector de Chillogallo, en el sur de Quito, el domingo 17 de diciembre del 2017. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Con el paso de los años, en la institución se abrió la educación primaria y ahora cuentan con bachillerato. Pero no son solo los estudiantes los que participan en el Pase del Niño, sino que los padres de familia y los vecinos de Chillogallo también se involucran.

Este año participaron cerca de 2.000 personas. Uno de ellos fue Josué Núñez, que desfiló junto con sus compañeros representando al pueblo cacha, que habitó en lo que ahora es la provincia de Cotopaxi. El joven cursa el primero de bachillerato. “Mis papás están muy felices de haberme cambiado de colegio y haber tomado la decisión correcta”, cuenta. Este es el primer año que participa y dice que esta es una forma de mantener viva a la identidad.

El Pase del Niño realizado por la Unidad Educativa Jesús de Nazaret se realizó el domingo 17 de diciembre del 2017 en el parque de Chillogallo, en el sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El Pase del Niño realizado por la Unidad Educativa Jesús de Nazaret se realizó el domingo 17 de diciembre del 2017 en el parque de Chillogallo, en el sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Eso, de hecho, es uno de los objetivos de este pase del Niño. La directora de la institución explica que además de fortalecer la identidad ecuatoriana, esta tradición tiene como propósito aumentar la fe católica y dar a conocer a la comunidad sobre los diferentes grupos étnicos del Ecuador.

Para Ana Paula Zapata, estudiante de la institución, esta es una época que todos sus compañeros esperan porque es una oportunidad para divertirse mucho entre amigos. “También disfrutamos mucho con mis padres, porque a ellos les gusta ver las comparsas y ayudar”, dice la joven que este año bailó como una mujer tsáchila.

El Pase del Niño se realizó el domingo 17 de diciembre del 2017 en Chillogallo, en el sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El Pase del Niño se realizó el domingo 17 de diciembre del 2017 en Chillogallo, en el sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Todo el esfuerzo que maestros, estudiantes y padres de familia ponen cada año para la realización del Pase del Niño ha hecho que este evento sea reconocido por las autoridades. Por ello, se la ha declarado como ‘Fiesta tradicional de Quito’, por parte del Ministerio de Turismo y el Municipio de Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)