3 de November de 2009 00:00

Bienal de Cuenca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Alexandra Kennedy Troya

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Se inaugura la décima edición de la Bienal más importante de la costa pacífica. 20 años de experiencia que van desde haberla planteado como un certamen dedicado a la pintura contemporánea de América Latina hasta la paulatina y difícil apertura a otros medios artísticos en razón de los cambios sufridos. Se han ido perfilando y distinguiendo las tareas administrativas de las curatoriales o de selección, las técnicas de montaje o difusión; se ha creado un Centro de Documentación, una revista, ampliado los lugares de exhibición, la ciudad como receptora de obra. Se han definido tesis curatoriales como lo hacen otras bienales, contratado curadores nacionales o extranjeros para cada convocatoria, jurados de trayectoria, se unificaron los premios económicos (tres de USD 20 000 cada uno). 

Los artistas locales se han beneficiado de los contactos humanos y artísticos. Y a pesar de estos grandes esfuerzos y logros aún quedan asignaturas pendientes a resolver, problemas que en esta edición se visualizan claramente.  Resalto solo uno.  La obra seleccionada deja mucho que desear; a buena parte de la misma le falta madurez. 

Las excepciones saltan a la vista, por esto la tarea de los jurados no debió haber sido difícil.  Premiadas o mencionadas: la instalación argentina, duro comentario sobre la vida de los piqueteros en Buenos Aires, ‘San Darío del Andén’, el video instalación antimilitarista del cubano Duvier del Dago, ‘Levedad de la serie Error Humano’ o ‘Nacidos vivos’, pinturas de Saidel Brito (cubano residente en Ecuador) que aluden a la fragilidad de la memoria colectiva, son prueba de ello. La pregunta de siempre, ¿el curador cubano Noceda solicitó que los artistas trabajaran de cara a su tesis curatorial?

¿O se basó en trabajos probados que creía podían calzar en dicha tesis? ¿Pudo visitar talleres, establecer relación con  curadores de otras naciones o la selección se llevó a cabo vía electrónica como lo están haciendo en otros lugares para abaratar costos y ganar tiempo? ¿Cómo justifica el uso de ejes temáticos que no confluyen?

Propongo trabajar de modo distinto.  En vez de curar la muestra bajo una tesis en particular, sugiero que los curadores seleccionen obra probada de artistas cuya indagación en la contemporaneidad es sobresaliente, propuestas realizadas independientemente en los dos años precedentes. Una bienal laboratorio que descubra a través de las artes visuales, aspectos y preocupaciones latentes en América Latina dando como resultado novedosas geografías artísticas. Se requieren nuevos actores que reflexionen y gestionen este evento desde perspectivas más frescas, profesionales y dinámicas.  Entonces podría entrar en el circuito de bienales reconocidas a nivel mundial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)