12 de mayo de 2016 17:13

Los biarticulados tendrán cargadores para celular, cámaras, televisores, wifi...

Los cinco primeros biarticulados que llegarán a Quito ya se encuentran en la frontera con Colombia este 12 de mayo del 2016. Foto: Cortesía Municipio

Los cinco primeros biarticulados que llegarán a Quito ya se encuentran en la frontera con Colombia este 12 de mayo del 2016. Foto: Cortesía Municipio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 10
Contento 129
Evelyn Jácome

Contarán con 19 salidas de emergencia, dos cargadores para celular en cada vagón, wifi en toda la unidad y paneles donde los pasajeros podrán observar la velocidad a la que viaja el bus y verificar que no viaje demasiado lento o que no sobrepase el límite de velocidad.

Los cinco primeros biarticulados que llegarán a Quito se encuentran en la frontera con Colombia. Las unidades, que están siendo desaduanizadas, entrarán en funcionamiento aproximadamente en tres semanas, según Darío Tapia, secretario Metropolitano de Movilidad del Distrito.

La principal diferencia entre el articulado normal y el biarticulado es que el anterior tiene dos vagones mientras que el nuevo cuenta con tres. Casa unidad cuenta con asientos diferenciados para personas con discapacidad o de tercera edad. Tiene cámaras de seguridad y de grabación de modo que el conductor podrá ver lo que pasa en los tres vagones. Cada vagón cuenta con un televisor para anuncios importantes.

Además, tienen un sistema contra incendios, tiene doble tanque de gasolina y permite el pago con tarjeta electrónica.
Entre las principales ventajas de los buses es que disponen de más espacio para los usuarios. Puede llevar 50 pasajeros sentados, 200 parados mientras que un articulado normal tiene capacidad para llevar 36 pasajeros sentados y 124 parados. Además son unidades completamente inclusivas, cuentan con dos espacios para sillas de ruedas.

Video: Facebook del Municipio de Quito


Los nuevos buses miden 26 metros de largo, 2.5 de ancho y 3.10 de alto y cuentan con 19 salidas de emergencia mientras que el articulado normal tiene 14. Además, las nuevas unidades cuentan con cinco puertas ubicadas en la derecha y cuatro en la izquierda, lo que permitirá a las unidades operar en cualquiera de los corredores exclusivos de la ciudad.

Las nuevas unidades no poseen rampas para evitar accidentes. Tienen una potencia de 340 caballos de fuerza a 2 700 metros sobre el nivel del mar. Tienen aire acondicionado, ventilación y son completamente automáticos.

Tapia explica que como antes no había esa tecnología, los buses deberán pasar un período de prueba mientras los conductores se adaptan a las nuevas unidades. El contrato de compra con la Empresa Marco Polo, Volvo, incluyó la presencia de dos técnicos ecuatorianos quienes permanecieron un mes en Bogotá para conocer al detalle características del chasis carrocería, motor, etc., y traer el conocimiento al país.

Además, 25 técnicos serán capacitados al igual que ocho mecánicos. Según Tapia, se espera que en las siguientes semanas lleguen instructores para enseñar a los conductores a manejar las nuevas unidades.

Una vez que se realice la capacitación correspondiente, cinco buses más llegarán al país cada semana desde la segunda semana de junio, de tal modo que hasta las primeras semanas de Agosto, las 80 unidades estarán en Quito.

El primer bus podría entrar en funcionamiento, dice Tapia, en tres semanas. Primero harán recorridos vacíos, luego con carga muerta (es decir con peso que permita probar la potencia), y finalmente con personas.

La llegada de los buses de última tecnología, que en América, solo existen en Colombia, busca motivar a la gente a dejar el auto en casa y tomar transporte público.

“Aquí hay un promedio bajo de ocupación de auto privado, no llega a 1.6. ocupantes por vehículo. Si le brindamos un servicio de calidad, la gente va a usar el servicio público y se logrará que las personas no abandonen el bus para ir en auto particular”.

Cuando la actual administración asumió sus funciones, dice Tapia, en los buses viajaban hasta 11 personas por metro cuadrado en hora pico, es decir casi el doble de lo que se debería tener. Los nuevos biarticulados permitirán que esa cifra baje a seis personas por metro cuadrado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (92)
No (58)