26 de agosto del 2016 00:00

Sopladora será concesionada por 30 años

Ayer, el presidente de la República, Rafael Correa, inauguró Sopladora. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Ayer, el presidente de la República, Rafael Correa, inauguró Sopladora. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 66
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 22
Giovany Astudillo
Editor (I)

La Central Sopladora, que inició sus operaciones ayer, será concesionada a 30 años. Ese fue el anuncio que realizó el presidente de la República, Rafael Correa, en la inauguración de la hidroeléctrica, realizada en el campamento ubicado en el cantón azuayo de Sevilla de Oro.

La razón fundamental, señaló, es obtener liquidez para financiar el funcionamiento del Estado debido a las actuales condiciones económicas. Dijo que hay varios interesados y que la concesión tendrá una compra regulada de energía.

Pero ni el Mandatario ni el ministro de Electricidad, Esteban Albornoz, especificaron cuántos o de quién se trata. Albornoz señaló que este tema está en análisis y no hay plazos ni fechas previstas, sin dar más detalles.

Sopladora está valorada en USD 900 millones, pero hay entidades especializadas en esta materia que están analizando las cifras. Cuando se tengan los informes se decidirá. “La concesión es delegar que operen la central”, dijo.

La inversión en esta central asciende a USD 755 millones, que incluye las obras civiles, equipamiento, entre otros rubros, de acuerdo con información de la Corporación Eléctrica del Ecuador. La ejecución estuvo a cargo del consorcio China Gezhouba - Fopeca.

Para financiar la obra, el Gobierno firmó en octubre del 2011 un préstamo con el Exim Bank de China. El monto fue de USD 571 millones y el resto fue financiado con recursos del Estado ecuatoriano.

Según Correa, no es el modelo que más le gusta porque el Estado arriesgó al poner el dinero en un negocio asegurado, “pero hay que ser realistas frente al momento... Hemos perdido USD 9 000 millones de exportaciones, de ingresos a la economía”.

La concesión, dijo Correa, no contradice la Constitución porque si bien esta prohíbe privatizar o vender empresas de sectores estratégicos, en el caso de Sopladora es un activo que será concesionado. Dijo que esta decisión no afecta la soberanía eléctrica del país porque esta central tiene una potencia instalada de 487 megavatios (MW), lo que representa solo el 5% de la generación.

Sopladora es parte del proyecto Paute Integral, no cuenta con una presa y tiene su embalse dentro de la montaña. Aguas arriba están las centrales Mazar y Paute-Molino y del agua turbinada de esta última se alimenta la central inaugurada ayer. Las tres turbinas de Sopladora aportarán con una generación eléctrica de 2 800 gigavatios/hora al año (GWh) al Sistema Nacional Interconectado, que representa un 13% del requerimiento energético nacional, que asciende a 22 000 gigavatios/hora al año.

Para completar el proyecto Paute Integral falta construir la central Cardenillo, ubicada en el mismo cauce del río Paute, en los límites de Azuay y Morona Santiago. Los estudios de factibilidad de Cardenillo, que tendrá una potencia instalada de 596 MW, están listos.

Correa anunció que se construiría en alianza pública-privada, pero le correspondería al próximo gobierno. Este último proyecto tendrá seis turbinas y se prevé una inversión de USD 1 000 millones.

De las ocho centrales que impulsa el Gobierno como proyectos estratégicos para el cambio de matriz energética, dos han entrado en operación: Maduriacu y Sopladora.

El Coca-Codo Sinclair funcionará con sus ocho turbinas en octubre próximo (cuatro primeras turbinas ya está en funcionamiento). Cuatro (Minas San Francisco, Toachi - Pilatón, Delsitanisagua y Mazar Dudas) entrarán en operación a inicios del 2017.

Información oficial a diciembre del 2015 señalaba que estaba previsto que entren entre finales del 2015 y marzo pasado. Para el proyecto Quijos no se dio fecha.

Sobre el retraso en el inicio de las operaciones de estas últimas, Correa dijo que la causa fue la caída de ingresos que afronta el Gobierno por el descenso del precio de crudo.

Los otros proyectos, a excepción de Quijos, estarán listos a inicios del próximo año. Con esto la potencia instalada del Ecuador alcanzará los 8 700 MW. Con ello, el 92% de la generación eléctrica del país será con recursos renovables.

Por la reducción de la importación de combustibles para las centrales térmicas, el país ha ahorrado USD 100 millones, dijo Correa. USD 30 millones por el aporte de energía que dio Sopladora al Sistema Nacional Interconectado durante las pruebas de sus tres turbinas que se realizaron desde febrero pasado.

Cronología

Abril del 2008


Se colocó la primera piedra para la construcción de las dos vías de acceso al sitio para construir la Central Hidroeléctrica Sopladora.

Agosto del 2009

Empezó la licitación para la construcción de obras civiles, ingeniería, montaje, prueba del equipamiento y puesta en operación de la central.

Agosto del 2010

Se adjudicó al Consorcio China Gezhouba- Fopeca la obra y un año después, en abril, se inició la construcción de la central.

Octubre del 2011

El Gobierno ecuatoriano firmó un crédito de USD 571 millones con el Eximbank de China para financiar parte del proyecto.

Febrero de 2016


El Gobierno inició las pruebas hidráulicas en uno de los tres generadores, que tiene esta central hidroeléctrica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (1)