4 de agosto de 2016 00:00

553 chicos de Alto Rendimiento estudian en centros del exterior

En el Colegio 28 de Mayo, en Guayaquil, se tomó el Examen Nacional para la Educación Superior. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En el Colegio 28 de Mayo, en Guayaquil, se tomó el Examen Nacional para la Educación Superior. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 34
Diego Bravo
dbravo@elcomercio.com

Las universidades de Oxford en Inglaterra, Berkeley-California en Estados Unidos y Waterloo de Canadá son las opciones que analiza David Tello, de 20 años, para estudiar biología a partir de septiembre de este año. A finales del 2015, él rindió el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES) y obtuvo 995 puntos, lo cual le permitió formar parte del Grupo de Alto Rendimiento (GAR) de la Secretaría Nacional de Educación Superior (Senescyt).

Para rendir esa evaluación, él suspendió su pasatiempo preferido, jugar fútbol con sus amigos, y se dedicó a estudiar la mayor parte del tiempo. Se inscribió en uno de los institutos que preparan a los jóvenes para dar el ENES y así logró sacar el puntaje necesario para estudiar fuera del país. Está a la expectativa de las opciones académicas que tiene para estudiar en el extranjero.

En el país existen 1 759 jóvenes que pertenecen al GAR. De ellos, 553 estudian actualmente en universidades internacionales. Se trata de los chicos que obtuvieron las calificaciones más altas en el ENES, desde el 2012 hasta septiembre del año pasado.

De ese grupo, la mayoría estudia en Australia, Reino Unido y Canadá. Un 28% se prepara en la universidad de Queensland; 27%, en la de Toronto; 18%, en la de Manchester; 11%, en la de Purdue; 5% en la de Melbourne; 5%, en la de Londres; 3%, en la de Glasgow; y 3%, en la de Buenos Aires.

Las carreras más demandadas por parte de los chicos del Grupo de Alto Rendimiento son: ingenierías eléctrica, mecánica, biomédica, ciencias, mecatrónica, aeroespacial y arquitectura, según información proporcionada por el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión de la Senescyt.

En este año, 203 chicos seleccionados para formar parte del GAR fueron presentados la semana pasada y se anunció que recibieron la adjudicación de becas en las mejores universidades del mundo.

Ellos son considerados, según la Senescyt, como “la selección académica del Ecuador”, ya que representan al país en centros e institutos de estudios superiores a escala internacional.

El año pasado fueron 240 alumnos. 56% hombres y 44% mujeres. Un 58% provenía de colegios públicos y 41% de privados, en 18 provincias.

“Los sectores que soñaban con estudiar en el exterior, ahora pueden hacerlo y quienes no lo habían soñado, personas de sectores excluidos, del área rural, pueden hacerlo”, manifestó Lorena Araujo, subsecretaria nacional de Educación Superior.
Pero también hay 1 206 chicos GAR que decidieron quedarse en Ecuador para continuar sus estudios superiores.

Natalia Morales, de 18 años, rindió el ENES en septiembre del año pasado y obtuvo 995 puntos. Ella se graduó en el colegio quiteño Santo Domingo de Guzmán y estudiaba más de seis horas al día para rendir ese test. “Tomé clases en uno de esos institutos que preparan para pasar el ENES y luego iba a mi casa para continuar con los repasos. Solo descansaba los fines de semana”.

Asegura que la clave de su éxito radicó en la constancia, pues estudiaba de forma continua lo que había aprendido para no olvidarlo. Comenzó el primer semestre de medicina en la Universidad Central, en febrero de este año. Al principio, ella tenía previsto viajar a Australia para seguir su carrera, pero no lo hizo porque se le hizo complicado alejarse de su familia. “También, iba a repercutir en lo psicológico”.

Ella aspira terminar su profesión en cinco años y luego seguir una especialización afuera del país en neurología.

Los chicos GAR que se quedan en Ecuador se benefician de un salario básico mientras cursan sus estudios. Quienes viajan al exterior, en cambio, primero deben seguir un curso de nivelación especial que incluye 700 horas de idiomas, 380 académicas, 70 específicas de preparación para los exámenes que tendrán que rendir en la universidad de excelencia que elijan. También, otras 40 horas de talleres sobre aprendizaje intercultural.

David Tello sigue actualmente clases intensivas de inglés en el Instituto International House porque su aspiración es ingresar a Berkeley. La razón: allí hay mejores posibilidades de desarrollar su carrera de biología en el campo científico. Cuando finalice sus estudios superiores le gustaría trabajar en los laboratorios de investigación de Yachay o de las universidades Central o San Francisco de Quito.

El carchense William Narváez, de 18 años, sacó 1 000 puntos. “Después de tanto esfuerzo podré seguir el camino en busca de mis sueños”, dijo el estudiante a la Senescyt. Planeaba estudiar medicina. Él rindió dos exámenes ENES en 2015. En el primero obtuvo 900 puntos, pero no le alcanzó para obtener su meta. Por eso se decidió intentar otra vez hasta conseguir 1 000 sobre 1 000. Cuenta que al graduarse quiere ayudar a su padre que tiene problemas en los riñones.

Lorena Araujo explica que las becas para estudios en el extranjero les cubren montos de hasta USD 250 000 por alumno, dependiendo del centro universitario. Eso incluye la matrícula, colegiatura, pagos arancelarios, manutención (arriendo, comida, movilización), materiales de trabajo, tesis. “Se le garantiza los costos de vida”.

En contexto

El Examen para la Educación Superior (ENES) y Ser Bachiller se fusionarán a partir de este año. Las autoridades de Educación indican que, pese a ello, se continuará con las becas para quienes logren ingresar al Grupo de Alto Rendimiento de la Senescyt.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (2)