El Pico y placa sigue suspendido en Quito este 26 de junio
Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…

Fundación Reina de Quito realizó remate de prendas en su tienda El Ropero

La Reina de Quito Sarah Garcés contó que el evento busca obtener fondos para contribuir al Centro Terapéutico Aprendiendo a Vivir, que atiende a 150 niños con síndrome de down. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

La Reina de Quito Sarah Garcés contó que el evento busca obtener fondos para contribuir al Centro Terapéutico Aprendiendo a Vivir, que atiende a 150 niños con síndrome de down. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

La Fundación Reina de Quito realizó hoy (16 de junio de 2017) un remate de prendas con motivo del Día del Padre. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Prendas nuevas y de medio uso fueron ofertadas en el gran remate de El Ropero, organizado por la Fundación Reina de Quito, para obtener fondos que contribuyan al Centro Terapéutico Aprendiendo a Vivir, que atiende a 150 niños con síndrome de down.

Desde las 10:30 del viernes 16 de junio las puertas del parqueadero del edificio de la Fundación Reina de Quito, ubicada en la Iñaquito y Villalengua, en el norte de la ciudad, se abrieron para ofrecer todo tipo de prendas de vestir.

“Estamos próximos a festejar a los papitos y por eso decidimos realizar hoy (16 de junio de 2017) un gran remate, en el que pueden comprar cualquier artículo a precios bajísimos. Hay cosas desde USD 1,00 hasta 3,00″, comentó Sarah Garcés, Reina de Quito.

La Reina de Quito Sarah Garcés contó que el evento busca obtener fondos para contribuir al Centro Terapéutico Aprendiendo a Vivir, que atiende a 150 niños con síndrome de down. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

El Ropero funciona de lunes a viernes desde hace dos años y medio, pero solo en ocasiones especiales se hace un remate. “Esta idea surgió de una reina anterior y su madre que vieron la necesidad de conseguir otro pilar para poder financiar al Centro Terapéutico y nos ha dado grandes resultados”, explicó Garcés.

Los artículos que se venden son donados por empresas privadas y por la ciudadanía en general que busca dar valor a objetos que están subutilizados en sus clósets.

Susana Guadalupe fue una de las personas que visitó el lugar luego de ver un letrero colocado al ingreso del parqueadero. “Esta es una buena opción para ayudar, tanto a quienes no tenemos recursos para comprar cosas nuevas, como para los niños de la Fundación”.