28 de agosto de 2020 17:47

Más de la mitad de especies de anfibios de Ecuador se encuentran amenazadas

Renacuajos de la rana hocicuda son controlados por Luis Coloma y su equipo en el Centro Jambatu. Cortesía Gustavo Pazmiño

Imagen referencial. Casi el 60% de las 630 especies de anfibios del Ecuador se encuentran bajo amenaza de extinción. Foto Archivo/ Cortesía Gustavo Pazmiño

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 7
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Isabel Alarcón

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El 57% de las 630 especies de anfibios que habitan en el país se encuentran amenazadas de extinción. La última actualización de la Lista Roja de estos animales, presentada este viernes 28 de agosto del 2020, demuestra que la fragmentación de los ecosistemas, las actividades extractivas y la deforestación están afectando a sus poblaciones.

Desde el 2017 hasta el 2020, más de 30 herpetólogos representantes de distintas universidades, ONGs e instituciones públicas se dedicaron a la actualización de la Lista Roja de Anfibios del Ecuador. Esta es una herramienta que permite evaluar el grado de amenaza en el que se encuentran las ranas y sapos del país.

Mauricio Ortega, investigador de la Universidad Amazónica Regional Ikiam, explica que, tras la evaluación de 630 especies de anfibios, se determinó que 83 están en la categoría de ‘Estado Crítico’, 149 son consideradas ‘En Peligro’ y 129 son ‘Vulnerables’. Estas tres categorías demuestran que los animales que las integran están amenazados.

Además, 76 son consideradas ‘Casi Amenazadas’, 25 presentan ‘Datos Insuficientes’, 168 son de ‘Preocupación Menor’ y una está en la categoría ‘No Evaluada’.

Ortega dice que la mayoría de las poblaciones amenazadas se encuentran en los bosques montanos y en los páramos. El 10% de las especies no habitan en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Según información del Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio), todas las especies del género de ranas Atelopus están consideradas como amenazadas. Entre estas se encuentran la rana militar del Guayas, la arlequín triste del Parque Nacional Cajas y la rana del Río Faisanes de Carchi. Estas especies son parte del Proyecto Conservación de Anfibios del Ecuador y Uso Sostenible de sus Recursos Genéticos (PARG), que se desarrolla desde hace cinco años.

En el marco de esta iniciativa, que es desarrollada por el Ministerio del Ambiente y Agua, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), este viernes también se presentó el Plan de Acción para la Conservación de Anfibios del Ecuador. Esta es una estrategia para fomentar la protección de estos animales, al igual que su investigación.

Andrea Coloma, investigadora del Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios, explica que 41% de la especies del mundo están consideradas como amenazadas. A escala mundial y local, la pérdida de hábitat, tráfico de vida silvestre, enfermedades emergentes, contaminación y cambio climático son las principales amenazas para estos animales.

Según Coloma, se ha creado una línea de acción para garantizar una política pública enfocada en la conservación de anfibios. Uno de los enfoques es el monitoreo de las poblaciones para conocer los procesos que deterioran a las poblaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)