Festival de Orquestas en la agenda de Fiestas para e…
¡Que viva el Quito de antaño en La Ronda!
María Elena García: ‘La inclusión beneficia a toda l…
12 días al año bajará el IVA del 12% al 8% en el sec…
Las exportaciones de arroz nacional cayeron 95% este 2021
Mera, Bagüí y Pellerano, los ‘duchos’ de la final
Vacunarse es una responsabilidad colectiva
Australia detecta el primer caso local de la variant…

Pesca de tiburón, sin control

El tiburón martillo está protegido en Ecuador. Desde 2020 no se permite la comercialización de los ejemplares capturados incidentalmente. Foto: Crédito: Cortesía César Peñaherrera y EFE

Los tiburones crecen lentamente, tienen muy pocas crías y se demoran muchos años en llegar a la madurez sexual.
A pesar de estas características, son víctimas de la pesca debido al atractivo comercial de sus aletas. Aunque en Ecuador está prohibida su captura intencional, un promedio de 200 000 son pescados incidentalmente cada año.

El término ‘incidental’ hace referencia a los animales que caen en las artes de pesca en el momento de querer capturar a otros peces. Es decir, no es dirigida. El meollo del problema es que en Ecuador no se definen los límites de esta práctica.

Este tipo de captura incidental ha generado debate e indignación en el país y pocos resultados. Al interior de la Asamblea Nacional se discutió la propuesta de una moratoria de la pesca de tiburón, pero fue rechazada en septiembre pasado. La propuesta tuvo 95 abstenciones y dos votos negativos. Algunas de las justificaciones se relacionaron con la afectación a los pescadores con esta moratoria.

El asambleísta de la ID Xavier Santos, en la sesión 723, explicó que está en contra de la pesca de tiburón, pero no se podía dar paso a esta propuesta porque “ya hay una ley al respecto”.

Alex Hearn, investigador de la Universidad San Francisco de Quito y experto en tiburones, explica que la nueva ley de pesca se aprobó el 18 de febrero del 2020 y aún no está listo el reglamento. En este último, se supone que se deberían definir los niveles permitidos para la captura incidental.

Otro problema es que en esta pesca están presentes especies vulnerables. Según el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, los tiburones que más se capturaron de esta forma fueron el rabón bueno, azul, mico, rabón amargo y tinto, en 2020. Todas estas, menos el tipo azul, son consideradas especies amenazadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esos tiburones se mueven entre Galápagos y las costas de los países.

Una sobreexplotación del tiburón sedoso o rabón en los exteriores del archipiélago ecuatoriano pudiera impactar en el turismo de buceo que se realiza en el interior de las islas, ya que es la misma población la que está adentro y afuera de los límites del país.

Mediante el Decreto 486 de julio de 2007 se prohibió la pesca de tres especies de tiburón en el país. Entre estas constan el tiburón blanco y el peregrino, que no están en aguas ecuatorianas; y el ballena, que sí está en Ecuador.
En Ecuador se prohibió la pesca y comercialización de tiburones en 2004, pero desde 2007 se permite vender y exportar las aletas capturadas.

Hay excepciones como el tiburón martillo, que desde 2020 cuenta con más protección; no se permite vender sus partes. Datos del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca revelan que durante 2020 esta Cartera de Estado emitió 41 autorizaciones para la exportación de aletas de tiburón y todas fueron enviadas a Perú.

El especialista en tiburones dice que desde el país vecino son enviadas al mercado asiático. Una investigación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) demuestra que estas exportaciones de tiburón desde Ecuador a Perú son consideradas uno de los movimientos comerciales más importantes del mundo.

Desde 2009 a 2019, los investigadores registraron la exportación de 21 176 toneladas de carne de este animal. (Ver infografía). Para Juan Cristóbal Lloret, asambleísta de UNES e integrante de la Comisión de Biodiversidad y Recursos Naturales, preocupa que Ecuador sea reconocido como un exportador de tiburones. Por eso Lloret, que votó a favor de la moratoria, muestra su rechazo a la falta del reglamento.

Un estudio de la organización Natural Resources Defense Council revela que Ecuador es el segundo país, después de Costa Rica, que utiliza los puertos estadounidenses para enviar las aletas a Asia.

Otro tema que preocupa a Lloret, quien llamó a las autoridades competentes a comparecer ante la Comisión por este tema, es que no existen suficientes datos sobre la pesca incidental en el país. El Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca ha informado que durante el año 2019 se pescaron incidentalmente 217 000 tiburones, que representaron el 3% de la pesca total.

En 2020, en cambio, solo informaron que fue el 1% de la pesca total del país, sin revelar la cifra de ejemplares.

Suplementos digitales