Tema

cementerio

Los familiares se llevaron a sus muertos

Nora Salavarría rezó y veló dos veces a su suegro. Cuando falleció, hace 34 años, y al desenterrarlo de su tumba. La primera fue en una vivienda antigua, en Platanales, en la campiña manabita. Era una casa de madera sencilla, rústica y endeble como el féretro donde fue sepultado.

Un cementerio de Chone tiene las tumbas vacías

El retiro se debe a las inundaciones y a una represa.

Quito tiene su ruta de las funerarias

En una cuadra de la calle 18 de Septiembre, desde la intersección con la Versalles hasta el cruce con la av. América, en el norte de Quito, atienden cinco funerarias y 15 floristerías.

Los cementerios se adaptan a la época

En medio del congestionado tránsito del centro de la ciudad. Desde la avenida Mariscal Sucre, en el sector de San Diego, se ve un puente de conexión entre las etapas antigua y moderna del cementerio más tradicional de la capital.

España fija la instalación de su cementerio nuclear

El primer cementerio nuclear de España estará situado en la pequeña localidad de Villar de Cañas, en la provincia de Cuenca, a una hora y media en coche al sureste de Madrid, según aprobó hoy el gobierno de Mariano Rajoy. La decisión se tomó "tras analizar en profundidad el informe sobre las candidaturas elaborado por la Comisión Interministerial creada para la selección del emplazamiento", señaló el Ejecutivo conservador en una nota. Los ecologistas rechazaron la medida por considerar, entre otras cosas, que se va a nuclearizar una zona que hasta ahora carecía de instalaciones nucleares. El cementerio, llamado oficialmente Almacén Temporal Centralizado (ATC), recibirá el combustible nuclear gastado y residuos radiactivos de alta actividad, que albergará durante unos 60 años. La Unión Europea (UE) obliga a que cada país miembro se haga cargo de sus propios residuos nucleares. El gobierno considera que Villar de Cañas, una pequeña población de unos 450 habitantes principalmente agrícola

Encuentran a cadáver en lote cercano a cementerio

Un hombre, de entre 30 y 35 años, fue hallado muerto en un lote baldío ubicado junto al cementerio Bellavista de Calderón, en el norte de Quito. La mujer que lo encontró, quien no quiso identificarse, contó que salió con sus hijos a dar una vuelta por el sector en la mañana. Cerca del mediodía, pasaron por el cementerio y vieron un colchón anaranjado amarrado con elásticos azules. El color del colchón llamó la atención de sus pequeños, quienes extrañados por saber qué contenía dentro, decidieron acercarse para abrirlo. Al soltar los elásticos sus corazones se helaron, pues de repente salieron dos pies con medias blancas. Producto del impacto, ella y sus pequeños se alejaron y comenzaron a gritar. Los vecinos del barrio, ubicado a unos 10 minutos de la vía principal de Calderón, salieron y llamaron a la Policía. Medicina legal acudió al lugar a las 13:30 para realizar el levantamiento del cadáver. Cuando destaparon el cuerpo se percataron de que aún no estaba rígido y mencionaron que la