Nueva alerta por el racismo y la xenofobia

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 8
Lunes 24 de febrero 2020

La tragedia llegó a dos bares donde se fumaban pipas turcas. Un hombre mató a mansalva a nueve clientes de los locales en Hanau, cerca de Fráncfort, e hirió a otros. El criminal luegomató a su madre y se suicidó en su casa.

En sus manos se encontraron documentos xenófobos y algunos videos. Se estudia si se trata de un lobo solitario o de un psicópata y si tenía algún vínculo con grupos extremos. El homicida había comprado su arma por Internet. Esto reaviva el debate sobre la venta y tenencia de armas.

La canciller Ángela Merkelcondenóelhecho:“Elracismoesunveneno,el odio es un veneno y este veneno está entrando en nuestra sociedad”.

En Alemania, desde el 2017 un grupo de extrema derecha tiene representación parlamentaria. Sus proclamas y acciones preocupan en un país donde los estragos terribles que llevaron al Holocausto y a los crímenes de guerra son un fantasma que acecha a la conciencia colectiva.

Dos semanas atrás se había desmantelado a un grupo extremista. El año pasado, un intento de ataque a una sinagoga en Halle dejó dos muertos. Los delitos de odio se cifraron durante el 2018 en 8 113.

Pero el odio racista no solo está presente en Alemania. Varios países europeos lo experimentan sobre todo tras la llegada masiva de emigrantes de Siria o Turquía, que huyen de la guerra civil y la violencia extremista.

La religión causa cismas cuando es llevada a extremos, como el terrorismo del llamado Estado Islámico. Oriente Próximo tiene tensiones con Israel por causas similares. Mahmud Ahmadinejad, expresidente de Irán, dijo hace algunos años que Israel debía ser borrado del mapa.

América sufre por la xenofobia. Miles de personas deambulan por Centroamérica. Masas humanas van rumbo a Norteamérica, donde no son acogidos. La crisis en Venezuela ha expulsado a millones de personas. En Colombia no son bien vistos y cosa parecida sucede en nuestro país y en otros de la región.

El odio a lo diferente es un gran mal que la humanidad está llamada a superar, más todavía cuando se reivindica tanto la globalización.