Lolo Echeverría

Conversar con las máquinas

Hace muchos años experimenté por primera vez la extraña sensación que produce la idea de hablar con una máquina. Se trataba de una computadora capaz de traducir de un idioma a otro. En corto tiempo las máquinas se han perfeccionado y no solo nos hablan sino que piensan y dialogan. 

La revista francesa “Etudes” trae una extraordinaria entrevista al autor del libro “Parole de machines”, Alexei Grinbaum,quien comenta los caminos que han llevado a la inteligencia artificial y la diferencia esencial entre el pensamiento humano y la inteligencia artificial. 

Las dos principales vías que llevaron a la inteligencia artificial son los sistemas simbólicos y las redes de neuronas artificiales. La primera se basa en una idea filosófica de Thomas Hobbes según la cual los pensamientos no son más que cálculos según un conjunto de reglas. La otra vía se desarrolló mediante redes de millones de neuronas artificiales con una capacidad de cálculo casi ilimitada.

Cuando Google empiezó a completar las últimas palabras de las frases que escribimos, se inició la revolución de la inteligencia artificial, ahora la máquina realiza trillones de conexiones y comparaciones de fragmentos de palabras ydescubre así las frases correctas y los contextos para formular la idea.

El desarrollo de la inteligencia artificial ha sido impresionante en los últimos cinco años y cambiará el mundo en que vivimos. La inteligencia artificial elabora un proyecto arquitectónico instantáneo, a pedido del cliente, a partir de un modelo o de un esquema y puede cambiar en pocos segundos la geometría, los materiales, los colores, la luz. 

La inteligencia artificial puede escribir discursos para los políticos, podría recomendar recetas como un médico o dictar sentencias como un juez porque conoce todas las enfermedades y todas las leyes, pero no puede asumir la responsabilidad de nada. En esto reside la diferencia entre la inteligencia artificial y la inteligencia humana: nosotros somos libres y responsables.

Suplementos digitales