14 de octubre de 2018 00:00

Saúl Wamputsrik es un marchista cuencano con raíces indígenas

El marchista Saúl Wamputsrik realiza trabajos de estiramiento en la pista del estadio Jefferson Pérez, en Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe/ EL COMERCIO.

El marchista Saúl Wamputsrik realiza trabajos de estiramiento en la pista del estadio Jefferson Pérez, en Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 7
Redacción Cuenca
(F- contenido Intercultural)
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Saúl Wamputsrik se siente orgulloso de ser hijo de un indígena amazónico. A su criterio, la etnia shuar también pertenece al Ecuador y forma parte de la interculturalidad. Lo manifiesta con firmeza.

Su progenitor, Juan Carlos Wamputsrik, es oriundo de Huamboya, un cantón perteneciente a Morona Santiago. “He visitado a los familiares de mi padre y allí he comprobado los atractivos turísticos de Huamboya. Es una belleza”. Con 14 años es un adolescente desenvuelto y locuaz.

Su madre, la quiteña Gabriela Samaniego, destaca la capacidad de retención que tiene el cerebro de su único varón. En marzo pasado, en su categoría, triunfó en la segunda edición de las ‘Olimpiadas Matemáticas Cuencanas’, organizadas por la Unidad Educativa Particular Borja.

Saúl es alumno del décimo de básica del colegio Santa Mariana de Jesús. Tiene dos hermanas: Dayanna (15 años) y Rebeca (10). La primera practicaba la marcha atlética, pero se retiró; mientras la segunda comparte los entrenamientos con su hermano mayor, desde hace un mes.

Juan Carlos Wamputsrik y Gabriela Samaniego se casaron hace 16 años en Cuenca. Sin embargo, el progenitor del andarín se radicó en la capital azuaya hace más de dos décadas. Sus tres hijos son cuencanos y Saúl es seleccionado de marcha del Azuay.

La semana pasada, el andarín de 14 años aportó a la provincia con una medalla de oro en los Juegos Nacionales de Menores, tras ganar la prueba de los 5 000 metros marcha. Las preseas de plata y bronce fueron para Terry Villacorte (Tungurahua) y Cristian Carillo (Chimborazo).

El deportista estimó como el mejor éxito de su carrera y agradeció a Dios por acompañarle en cada competencia. “Él me da la fortaleza cuando las piernas ya no responden en la pista”. Con la presea dorada anhela ser considerado para los Juegos Sudamericanos Escolares, programados para diciembre próximo en Perú.

Wamputsrik incursionó en la marcha inspirado en los triunfos del doble medallista olímpico, Jefferson Pérez. “Él es mi ejemplo para seguir, quiero emular sus éxitos y de ser posible ser mejor que Jefferson”. No ha tenido la oportunidad de conversar con el múltiple campeón mundial de 20 kilómetros.

En caso de encontrase en algún momento, advierte, “le daría un fuerte abrazo y le agradecería por todas las alegrías que brindó al país”. Se emociona cuando se refiere al explusmarquista mundial e insiste que al ver sus múltiples competencias se ilusiona con llegar a unos Juegos Olímpicos.

Samaniego pone énfasis en la responsabilidad de su hijo en los estudios y en el deporte. Después de llegar del colegio se cambia en su cuarto, almuerza y se dirige a las prácticas que las cumple de 15:45 a 18:00, en las pistas del estadio Jefferson Pérez y del parque de La Madre. “Hace los deberes hasta pasadas las 23:00”.

El entrenador Luis Urgilés dirige a Saúl desde hace un año y medio. Debido a su alejamiento de las pistas por algún tiempo, en los primeros siete meses trabajó en fortalecimiento muscular. Luego, puso énfasis en la parte técnica para evitar las amonestaciones.

Con esa labor, este año también fue campeón nacional en Sucúa y ganó la prueba de los 5 000 metros en la Copa del Pacífico en Guayaquil. Su objetivo es cerrar la temporada con una presea en los Juegos Sudamericanos Escolares, con sede en Trujillo, Perú.

Urgilés destaca la fortaleza física y mental de su dirigido, además de su técnica fluida que le permite terminar las competencias sin amonestaciones. Antes de incursionar en la caminata se dedicaba a las pruebas combinadas.

“No estamos con prisa, aún tiene 14 años, pero estoy seguro de que llegará lejos como marchista”, aseguró.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)