Suecia y Finlandia dan ‘un paso histórico̵…
Socavamiento afecta la vía al Oriente; tramo Tesoro-Logroño
Pablo Beltrán: ‘Hay que reformar la norma para dar l…
Biden y Lasso conversan sobre la Cumbre de las Améri…
Un herido por auto que choca y cae a otra calle en C…
Día del Museo: abiertos espacios culturales gratuito…
EE.UU. retirará algunas sanciones económicas contra …
ONGs denuncian que 350 000 niños de África pueden mo…

Juan Cazares respondió a las críticas de la afición con un mensaje en Instagram

Juan Cazares, formado en Independiente Del Valle, quiere salir de su actual equipo, Atlético Mineiro. Foto: twitter atlético mineiro

Juan Cazares, formado en Independiente Del Valle, quiere salir de su actual equipo, Atlético Mineiro. Foto: twitter atlético mineiro

Juan Cazares, formado en Independiente Del Valle, quiere salir de su actual equipo, Atlético Mineiro. Foto: twitter atlético mineiro

Juan Cazares, jugador ecuatoriano del Atlético Mineiro, ha sido fuertemente criticado por sus fiestas y por romper la cuarentena en plena pandemia del covid-19. El club lo sancionó y además dio positivo a las pruebas médicas que le realizaron. Las autoridades de ese país abrirán una investigación en su contra por poner en riesgo la salud pública.

El jugador de Quinindé pudiera salir del cuadro de Belo Horizonte a finales de la temporada. La dirigencia no quiere renovarle el contrato por sus actos de indisciplina. 

Pero Cazares no se ha quedado callado. En su cuenta de Instagram aprovechó para responder a sus críticos, quienes ya lo califican como irresponsable.

“Las respuestas vendrán cuando la pelota comience a rodar y cuando los datos sean esclarecidos. Ahora sigo atento a mi salud y la de aquellos que comparten los días conmigo en Brasil”, publicó en sus estados de esta red social.

Cazares fue impedido de retomar los entrenamientos en el equipo que dirige el argentino Jorge Sampaoli. Deberá someterse a una cuarentena y a hacerse los chequeos médicos periódicamente.

La Policía de Lagoa Santa también abrirá una investigación contra el jugador, para determinar si los festejos fueron un foco de contagio. La cuarentena prohibía las aglomeraciones y en caso de que el jugador sea culpable de un presunto delito contra la salud pública podría ser condenado hasta un año de cárcel por “propagar una enfermedad contagiosa”, según publicó Globo Sporte.