Historias sin fronteras

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria de carácter internacional e independiente que brinda asistencia de emergencia a poblaciones víctimas de catástrofes de origen natural o humano, de conflictos armados, de epidemias y de otras situaciones de exclusión de la salud, sin ninguna discriminación por raza, religión o ideología política. @MSF_Argentina - Sitio Web: www.msf.org.ar - Foto: Jesus Abad Colorado.

Gavi y donantes deben ampliar el suministro de vacunas para alcanzar a los niños que las necesitan

Con la celebración de la Semana Mundial de la Inmunización en todo el mundo bajo el lema 'La gran recuperación', Médicos Sin Fronteras (MSF) hizo un llamado a la Alianza para la Vacunación (Gavi, por sus siglas en inglés) y a sus donantes, para asegurarse de que todos los niños de hasta al menos cinco años que no hayan recibido algunas de sus vacunas infantiles de rutina, o que no hayan recibido ninguna (niños de 'dosis cero'), tengan la oportunidad de ponerse al día con sus vacunas.

El mecanismo de financiación actual de Gavi no cubre adecuadamente todas la vacunas que necesitan los niños con dosis cero. Cambiar la política para vacunar a los niños mayores sería particularmente crítico en países en crisis humanitaria, donde hay muchísimos niños con dosis cero. Gavi también debe tomar medidas urgentes para renunciar a los requisitos que se les imponen a los países con sistemas de salud frágiles o aquellos en crisis humanitaria para cofinanciar las vacunas adicionales, esto con el  fin de eliminar cualquier barrera para ampliar la cobertura de vacunación para niños desprotegidos.

"El doble golpe de las crisis humanitarias y la pandemia ha dejado a un número creciente de niños en muchos países en donde trabajamos con un alto riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales como el sarampión, la difteria o la neumonía, las cuales podrían prevenirse con vacunas", dijo Miriam Alía Prieto, Asesora de Vacunación y Respuesta a Brotes de MSF: “Ampliar el rango de edad para vacunar a los niños de al menos cinco años es crucial para aquellos que no han recibido sus vacunas programadas, lo que les permite ponerse al día y obtener protección contra estas enfermedades potencialmente mortales. Se deben tomar medidas inmediatas y proporcionar vacunas hasta al menos los cinco años de edad en los países que lo deseen y así proteger a millones de niños vulnerables cuyas vidas están en juego".

Los países con una mayor proporción de niños no vacunados son aquellos con sistemas públicos de inmunización débiles y baja cobertura de vacunación, incluidas las áreas de crisis humanitarias y conflicto en donde las personas se enfrentan a serias dificultades, como sucede por ejemplo en los campos de refugiados. Los niños en estos entornos carecen de acceso a servicios médicos básicos y de otro tipo y son más propensos a morir debido a enfermedades prevenibles pero potencialmente mortales.

Durante más de cinco décadas, MSF ha estado vacunando a niños, tanto por vacunación de rutina como en respuesta a brotes de enfermedades en algunos de los contextos humanitarios más desafiantes del mundo. En Siria, devastada por la guerra, por ejemplo, MSF administró más de 118 000 dosis de vacunas a niños de hasta cinco años en 2016. En 2019, los equipos de MSF vacunaron a un gran grupo de niños que no habían recibido una sola dosis de vacuna en dos años, contra nueve enfermedades prevenibles por vacunación en Mingala, una zona remota de la República Centroafricana controlada por grupos armados que impidieron la entrada de cualquier tipo de ayuda o asistencia médica humanitaria durante más de dos años. De hecho, MSF  vacunó a más de 2,5 millones de niños de hasta cinco años como parte de la vacunación de rutina en sus diversos proyectos en todo el mundo en 2021.

Entre 2010 y 2019, aunque el número de niños con dosis cero se redujo a nivel mundial, no hubo avances en los países afectados por crisis humanitarias. Además, hubo un retroceso histórico en la inmunización infantil, debido en parte a la pandemia de COVID-19, lo que provocó una caída en la cobertura mundial de vacunación del 86 % en 2019 al 81 % en 2021. Entre 2019 y 2021, 67 millones de niños no recibieron vacunación de rutina, lo que  incluye a 48 millones de niños con dosis cero que ni siquiera recibieron una sola dosis de las vacunas básicas, incluida la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP).

La política de fragilidad, emergencias y poblaciones desplazadas de Gavi tiene como objetivo llegar a los niños con  dosis cero y que no están vacunados al ofrecer un apoyo más flexible a los países que lo necesitan. Gavi también lanzó el Programa de Inmunización de Dosis Cero para llevar vacunas a las regiones más difíciles del mundo, como el Sahel y el Cuerno de África. Sin embargo, Gavi no ha sido claro públicamente sobre los grupos de edad que estarán cubiertos por estas iniciativas y el modelo de apoyo financiero que se les ofrecerá a los países.

“A pesar del progreso logrado en la expansión de la cobertura mundial de vacunación, casi 11 millones de bebés sin vacunar o con vacunación insuficiente viven en entornos frágiles o humanitarios, incluidos países afectados por conflictos  y siguen siendo los más vulnerables a los brotes de enfermedades”, dijo la Dra. Sharmila Shetty, Asesora Médica de Vacunas para la Campaña de Acceso de MSF.

“Dado que los países en crisis humanitaria ya están luchando financieramente para implementar programas de inmunización de rutina, instamos encarecidamente a Gavi a que renuncie al requisito de cofinanciamiento para los países para esta expansión de recuperación, a fin de garantizar la mayor probabilidad de éxito. No podemos permitir que ningún niño sufra o pierda la vida simplemente porque vive lejos del alcance de las vacunas disponibles”.