20 de mayo de 2019 17:44

La oposición a la dictadura militar en Ecuador llevó a Julio César Trujillo a un confinamiento en la Amazonía

El 13 de abril de 1978, Julio César Trujillo estuvo junto a Oswaldo Hurtado (izquierda) y Jaime Roldós Aguilera. Foto: Archivo / EL COMERCIO

En 1978, Julio César Trujillo (centro) integró el acuerdo político que llevó a  Jaime Roldós (derecha) a la Presidencia. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 5
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 0
Daniel Romero

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El convencimiento sobre la democracia es una de las características que amigos e intelectuales le reconocen a Julio César Trujillo, quien falleció a los 88 años en Quito la tarde del domingo 19 de mayo del 2019, tras complicaciones por un derrame intracraneal grave.

Esa convicción lo llevó a ser un fuerte opositor de la dictadura militar, que se instaló en Ecuador en 1972, cuando el general Guillermo Rodríguez Lara asumió el mando (hasta 1976, antes de que el Consejo Supremo de Gobierno, conformado por la cúpula de las Fuerzas Armadas, tomara la Presidencia). Producto de una férrea oposición, Trujillo fue perseguido.

Enrique Ayala Mora, historiador, cuenta que Trujillo hizo una denuncia respecto al Régimen Militar, sobre la conformación de una cooperativa con la cual pretendía apropiarse de unas tierras en la provincia de Manabí.

El hecho fue revelado en 1975 en una publicación del periódico “Desafío” y le costó a Julio César Trujillo un confinamiento, desde mayo de ese año, en una de las guarniciones militares que se ubicaba en el poblado de Montalvo, en la provincia de Pastaza, en la Amazonía de Ecuador. “Allí Trujillo estuvo por varios meses, como consecuencia de esa denuncia”.

Germán Rodas, parte de la Comisión Anticorrupción de la que formó parte Julio César Trujillo, refiere que ese confinamiento de tres meses no solo tuvo que ver con esa denuncia puntual, sino con todas sus declaraciones respecto a la necesidad del retorno a la democracia.

Trujillo era un demócrata convencido y jugaría un papel preponderante en el final de la dictadura militar, tanto en el camino para que las FF.AA. aceptaran devolver el poder a los civiles, como en el proceso electoral que condujo a las presidenciales.

En 1978, el abogado formado en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador depuso su candidatura a la Presidencia de la República para dar paso al binomio Jaime Roldós Aguilera - Osvaldo Hurtado Larrea, que ganó las elecciones, en una alianza entre Concentración de Fuerzas Populares, Democracia Popular y Unión Demócrata Cristiana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (8)