20 de September de 2009 00:00

El telescopio con varios ‘padres’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Tecnología

Aunque  este año, se celebran cuatro centurias  de la aparición del telescopio, la paternidad de este instrumento   sigue en  discusión. ¿Lo inventó el italiano Galileo? ¿El alemán Hans Lippershey? ¿O los holandeses Zacarías Janssen y Jacobo Metius? 



El instrumento 
La edición digital    de la BBC de Londres advierte que   el alemán    Lippershey presentó por primera vez su invento al gobierno en La Haya en septiembre de 1608.
Galileo   diseñó un telescopio de 20 aumentos en diciembre de 1609. Con él    descubrió montañas y cráteres en la Luna. 
Hace 400 años,    el Senado de Venecia hizo suya la invención de  Galileo   y aprobó un aumento de salario como profesor de la Universidad de Padua.
Algunos de los   telescopios de esa  época   eran  de refracción,  es decir,   disponían de     una lente convexa delantera. Todo comenzó en      1609, cuando Galileo Galilei     recibió  noticias de la existencia de un instrumento maravilloso capaz de acercar los objetos.    Galileo fabricó  su propio   telescopio en aquel año y  más tarde      se lanzó a observar el firmamento.

Para  Ericson López, astrofísico y director del Observatorio Astronómico,  el debate sobre la paternidad del telescopio está centrado entre los  investigadores holandeses y alemán.
 
“Galileo  no construyó este instrumento, pero sí lo  empleó por primera vez   para hacer observaciones estelares”.
 
Eileen Reeves, autor del   libro  Galileo’s Glassworks, indaga  sobre el modo  como llegó el telescopio a manos de este italiano y responde: la teoría más  aceptada es que el Senado de Venecia, conocedor  de este invento -parece que procedente de los Países Bajos-, le encargó a Galileo construir algunos telescopios.
 
El propósito    era    emplearlos  para la vigilancia, algo tan necesario en un Estado que vivía del comercio marítimo.

El astrofísico ecuatoriano precisa  que las investigaciones realizadas hasta hoy   no han sido contundentes  y por esta razón, la ciencia aún no puede atribuirle  el desarrollo del telescopio a una sola persona.
  
“En el   siglo XII había muchos artesanos que se dedicaban a trabajar  el vidrio y construían gafas y lentes”. Las técnicas que permitían la manipulación del vidrio, que    se extendió más en Italia, llegó después a otros países como Alemania.

Por eso, hay muchos científicos que consideran que Hans Lippershey fue el ‘padre’ del telescopio.        

Según el diario The New York Times, este alemán, que luego se radicó en Holanda,   fue un    fabricante de lentes.

Sin embargo, Ericson López recuerda que este personaje  es reconocido      no por ser el primero en diseñar un telescopio, fue porque se le ocurrió solicitar la primera patente sobre el mismo. Aunque no logró  la  patente, sí consiguió  atraer la atención de autoridades, que solicitaron a este artesano modelos más perfeccionados. López explica que    uno llegó a manos de Galileo.

De acuerdo con la revista Science, el  alemán     Lippershey parece que se inspiró en modelos anteriores.
 
Varios artesanos y comerciantes     de la época competían con  Lippershey  por obtener la patente. Los holandeses  Zacharias Janssen y Jacob Metius  también   lo  intentaron y se embarcaron en este proceso legal. 
    
También  hubo conflictos, todos se acusaban mutuamente de haber copiado los modelos propios.  Según Ericson López, el director del Observatorio Astronómico, las versiones  surgidas  contribuyen a    que  su   origen permanezca   en la oscuridad.  
 
Un informe de la revista History Today afirma que el inventor del telescopio fue un fabricante de lentes que vivía    en la ciudad catala de     Gerona, España. Se trata de Juan Roget, quien habría mostrado al italiano Girolamo  Sirturo las fórmulas para su construcción, y le autorizó para anotar las proporciones.  

También se añade que Juan Roget era hermano de un Roget de Borgoña, que residía en Barcelona y que con ayuda de sus tres hijos -uno de ellos monje, dominico por más señas-, fabricaban telescopios.

“La existencia de los Roget está documentada: el anteojero Juan estuvo casado con una francesa de nombre Juana y falleció entre 1617 y 1624”.
 
Roget era un    óptico   que    había  vendido variantes de telescopios a finales del siglo XVI con el nombre ‘olleres de llarga vista’.

López dice   que el desarrollo del telescopio no se dio de la noche a la mañana, fue un proceso que tomó su tiempo y añade:  “Había cientos de aparatos ópticos en el siglo XII y muchas personas dedicadas a este oficio. Saber quién lo diseñó no es una tarea sencilla”. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)