Corrupción afecta a la atención de pacientes en seis…
La carrera por la Alcaldía va a paso lento en Quito
Interpol asegura que Sebastián Yunda se encuentra en Bolivia
La escasez de ‘chips’ afecta la oferta de TV, vehíc…
Metro de Quito: solo la obra física avanza
Desfile militar de Chile homenajea a quienes han …
Presidente Lasso ya está en Nueva York para la Asamb…
Asamblea defiende contrato de USD 100 000 para logís…

Assange espera la respuesta de la CIDH y la visita del Relator de ONU

Assange fue detenido en embajada de Ecuador en Londres

Assange fue detenido en embajada de Ecuador en Londres

Kristinn Hrafnsson (d), editor de Wikileaks, y la abogada Jennifer Robinson (i) a las afueras de una corte en Londres. Foto: EFE

La defensa de Julián Assange busca protección para el activista en el sistema interamericano de Derechos Humanos, tras la decisión del Gobierno de retirarle el asilo que tenía desde 2012 en la Embajada de Ecuador en Londres.

“Este es un hecho eminentemente grave, por lo tanto esperamos un pronunciamiento”, indicó este jueves 11 de abril del 2019 Carlos Poveda, uno de sus abogados en Quito.

El equipo jurídico había acudido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el sábado pasado, para pedir que se otorgaran medidas cautelares a favor del fundador del portal Wikileaks.

En principio, el recurso no fue aceptado en marzo pasado, cuando buscaba que se suspendiera la aplicación del protocolo que desde hace seis meses regulaba las visitas, comunicaciones y atención médica para Julián Assange.

Poveda estuvo este jueves en la Asamblea Nacional y desde las barras altas atestiguó la comparecencia del canciller, José Valencia, quien presentó un informe al respecto.

Se retiró escoltado por un policía, una media hora antes de que terminara la comparecencia del funcionario, y luego de que el Pleno no aceptara su comparecencia.

A la misma hora, el presidente Lenín Moreno, durante un acto público en Latacunga, defendía la decisión. “Le hemos quitado el asilo a este malcriado, y ventajosamente nos hemos librado de una piedra en el zapato”, sostuvo.

La decisión se dio a 14 días de la fecha en que estaba prevista una visita a Assange por parte del Relator Especial de la ONU sobre Derecho a la Privacidad, Joe Cannataci.

El Relator anunció este jueves que planea visitarlo en el lugar de detención en el Reino Unido. Un primer intento de tener un acercamiento lo hizo el 29 de marzo pasado, pero su solicitud no fue aceptada debido a que se presentó en la víspera, explicó el Canciller.

Una de las voces más críticas provino dela Relatora Especial sobre Ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de la ONU, Agnes Callamard. Ella dijo que al haber expulsado a Assange de la Embajada en Londres “las autoridades ecuatorianas permitieron a las británicas arrestarlo”.

“Al hacerlo, Ecuador expone a Assange a un verdadero riesgo de graves violaciones de sus derechos humanos”, afirmó. Sin embargo, el Canciller reiteró que el Estado “ha recibido por escrito” garantías de Gran Bretaña de que Assange no será extraditado a un sitio donde pueda sufrir tortura, maltratos o corra el riesgo de que se le aplique la pena capital.

Valencia prefirió no elucubrar en el supuesto de que ese compromiso no sea respetado. “No quiero opinar sobre hipótesis, por lo pronto, nosotros tenemos claras determinaciones por escrito de las autoridades británicas y confiamos, por supuesto, en la buena fe en las relaciones internacionales”.

Señaló que Assange tuvo que salir escoltado por la Policía diplomática y afuera fue detenido por las autoridades británicas, como estaba previsto ­-dijo- por haber violado unas medidas en el 2012, al haber ingresado en la Embajada.

El exjuez y jefe del equipo de abogados del activista Julián Assange, el español Baltasar Garzón, catalogó a su cliente como víctima de una “clara persecución política”, por lo que hará “todo lo necesario” para defenderle de las acusaciones.

Por la tarde, la presidenta de la Asamblea General de la ONU y excanciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, a través de una portavoz, dijo que “espera que los derechos del señor ­Assange sean respetados y protegidos, con base en los estándares internacionales”.

En el organismo se explicó que la diplomática ecuatoriana no va a hacer comentarios como exministra de Exteriores, dadas sus actuales responsabilidades en Naciones Unidas, donde encabeza un órgano en el que debaten los 193 Estados miembros de la organización.

Espinosa era canciller cuando Ecuador concedió a Assange la nacionalidad en diciembre del 2017 y trató de sacarlo de Londres bajo estatus diplomático para poner fin a la situación en la que se encontraba desde 2012, cuando el gobierno de Rafael Correa le concedió asilo. Sobre ella hay un pedido de juicio político en la Asamblea Nacional.

Suplementos digitales