Exfiscal Juan Neira fue asesinado en pleno centro de…
Sargento de la Armada fue asesinado mientras hacía l…
Tabla de pensiones alimenticias para adultos mayores…
Primera Dama de Estados Unidos arribó a Quito
Un perro murió de un disparo tras intento de asalto …
Corea del Norte reporta aumento de 213 280 casos sos…
Cuatro exportadoras de banano son denunciadas por no…
Estados Unidos confirma su primer caso de viruela del mono

Padre y madrastra sentenciados a prisión por el asesinato a una niña de 9 años en Portugal

Imagen referencial. La Justicia portuguesa ya había dictado en mayo del año pasado prisión preventiva para los ahora condenados. Foto: Pixabay

Imagen referencial. La Justicia portuguesa ya había dictado en mayo del año pasado prisión preventiva para los ahora condenados. Foto: Pixabay

Imagen referencial. La Justicia portuguesa ya había dictado en mayo del año pasado prisión preventiva para los ahora condenados. Foto: Pixabay

El tribunal luso de Leiria condenó este miércoles 21 de abril del 2021 a 25 y 18 años de prisión por homicidio, respectivamente, al padre y a la madrastra de una niña de 9 años cuyo cuerpo fue encontrado en un bosque hace un año, en un caso que conmocionó a Portugal.

Valentina, de 9 años, fue encontrada muerta el 10 de mayo de 2020 en un bosque de Peniche, a unos 100 kilómetros al norte de Lisboa, con señales de violencia y tras varios días de búsqueda.

El tribunal dictó 25 años de prisión -la pena máxima- para el padre y 18 años y 9 meses para la madrastra por homicidio cualificado, profanación del cadáver, abuso y simulación de señales de peligro.

La condena del padre también incluye un delito de violencia doméstica.
Los jueces consideraron que quedó probado que Valentina murió por las “brutales agresiones” del padre y que su pareja no hizo nada para impedirlo o socorrer a la menor, por lo que condenó a ambos por homicidio.

Después, acordaron dejar su cuerpo en el bosque y denunciar su falsa desaparición.

La Justicia portuguesa ya había dictado en mayo del año pasado prisión preventiva para los ahora condenados, después de encontrarse el cuerpo de la niña a unos cinco kilómetros de la casa, después de que el padre finalmente confesara y llevase a los agentes al lugar exacto.

La niña, que vivía con su madre biológica, pasaba unos días en la casa de su padre durante el confinamiento, quien denunció su desaparición asegurando que había visto por última vez a la niña la noche anterior en su habitación.

La Policía lusa estimó que Valentina habría muerto en el domicilio paterno el mismo día en que se denunció la desaparición y que, ayudado por su pareja, el padre habría ocultado el cadáver.

En el momento de la desaparición había tres menores más en la vivienda: una menor de 4 años y un bebé de pocos meses, hijos en común de la pareja, y un niño de 12 años, fruto de una relación anterior de la madrastra, cuyo testimonio ante la Policía fue fundamental para centrarse en los progenitores.

Valentina había huido de la casa de su padre dos años antes del suceso, cuando explicó a los agentes que la encontraron que echaba de menos a la madre e iba a buscarla.

La Comisión de Protección de Niños y Menores investigó entonces su caso, pero no halló señales de malos tratos y lo archivó poco después.